Roberto / 21 septiembre 2020

¿Qué me conviene más, la compra o el renting?

Si con frecuencia te preguntas qué te conviene más, la compra o el renting, es necesario que analices las ventajas y las principales diferencias entre ambas opciones. De esta manera, podrás escoger la mejor opción de acuerdo a tus necesidades y requerimientos profesionales o personales. A continuación descubrirás todo lo que debes conocer sobre la compra o el renting de tu próximo coche.

¿Compra o renting de vehículos?

El renting es el alquiler de coches por un periodo de dos a cinco años. En el pasado esta opción solo era posible para empresas y autónomos, pues se consideraba que era quienes podrían cubrir el pago de la mensualidad. En la actualidad, con la amplitud de modelos y una mayor cantidad de empresas dedicadas al renting, los particulares también pueden considerar esta opción al momento de adquirir un vehículo.

Al aceptar el contrato establecido por la agencia se aceptan el compromiso de pago, el plazo de tiempo y el kilometraje máximo permitido anualmente. El renting, además de incluir el alquiler del vehículo, también cubre los costos relacionados con el seguro, las averías en carretera y los servicios de mecánica: cambio de neumáticos, revisiones preventivas, entre otros. 

Por su parte, la compra del vehículo no incluye el seguro ni los gastos originados por la reparación de alguna avería imprevista.

Al comprar elegiremos el coche de nuestra preferencia y podremos hacerles modificaciones, tales como una reprogramación mecánica o el cambio del equipo de sonido o del techo. Con la modalidad de renting esto no es posible, pues los acabados de la unidad asignada deberán permanecer iguales hasta la entrega final del vehículo.

Principales diferencias entre la compra y el renting 

Para decidir qué opción es la que más se adapta a tus necesidades, es importante analizar ambas alternativas. Conoce las principales diferencias entre la compra y el renting de coches para particulares:

  • La principal diferencia es que al comprar un coche es de tu inmediata propiedad, mientras que con el renting pagarás mes a mes hasta culminar el contrato. No es menos cierto que el renting te permite comprar el coche finalizados todos los pagos, sin embargo esta es una decisión que puedes tomar o no. 
  • Al elegir el renting se cubre la mayor parte de los gastos. Al comprar el coche, el seguro y el resto de los trámites administrativos, como el impuesto por matriculación y la gestión de multas, deben pagarse aparte.
  • El renting no cubre los costos de combustible ni las averías que se deduzcan del uso indebido del coche.
  • Con el tiempo los vehículos suelen perder su valor, y este es un aspecto a considerar cuando se decide comprar. Con el renting, al envejecer tu vehículo solo deberás cambiarlo.
  • Con el renting siempre deberás recordar pagar la cuota mensual. Si compras tu coche de contado, puedes olvidarte de pagos de mensualidades.

Antes de tomar cualquier decisión realiza cálculos sencillos donde se haga la sumatoria total del importe mensual del renting y de la entrada, el estimado del gasto en combustible y el kilometraje permitido anualmente; así sabrás si se ajusta o no a tus necesidades de uso. Este importe debe dividirse entre el tiempo establecido en el contrato. 

Si decides comprar, es necesario hacer la suma de los gastos administrativos y de mantenimiento, así como del importe total de la compra. Considera también que el tiempo y el kilometraje serán mayores a los que dispondrás con el renting, dependiendo de la fiabilidad del coche. 

Renting ¿mejor opción frente a la compra?

Cada año aumenta el número de autónomos, empresas y particulares que eligen el renting frente a la compra de vehículos. Como muestra de ello, la seguridad de los turismos matriculados en renting reciben en un 82% las cinco estrellas en los análisis de seguridad europeos Euro NCAP.

Una de las ventajas más destacadas es que permite estrenar coches a corto plazo, lo que implica mayor seguridad, comodidad y confort. Así mismo, el valor de las cuotas siempre será el mismo, según lo establecido en el contrato. En caso de defectos de fábrica, la agencia está en la obligación de cambiar el vehículo. 

El ahorro es otra de las ventajas que evalúan quienes prefieren el renting. La compra no solo incluye el valor total del vehículo, además se requiere comprar un seguro de coches, el pago del IVA mensual y la revisión mecánica periódica (todo por cuenta del propietario).

Con el renting los gastos del alquiler del parking y los de peaje pueden ser desgravados. Al elegir el alquiler de vehículos es posible reducir entre el 50 y el 100% el IVA mensual y el IRPF y, como ya se ha dicho, el seguro y la revisión en los talleres de la agencia están cubiertos

La decisión dependerá de las necesidades de cada persona y el uso al que esté destinado el coche. En el caso de los autónomos las ventajas fiscales y económicas pueden llevarlo a decidirse por el alquiler, mientras que para aquellos que desean mantener un vehículo propio por mucho tiempo, la compra será la mejor opción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sigue leyendo en REnting Finders

Entradas relacionadas