Roberto / 1 junio 2020

Motivos para cambiar de coche y pasarte al renting

¿Te ha pasado alguna vez que compraste un coche y luego te arrepentiste? A veces se adquiere en propiedad un vehículo que en los primeros años cumple perfectamente las funciones que estaban previstas que cumpliera. Sin embargo, las circunstancias cambian con mucha facilidad.

Una situación muy común es que el coche que se había comprado se queda pequeño cuando la familia aumenta. Otra circunstancia que se suele dar es que el vehículo, en un principio, solo iba a ser para uso personal, pero se acaba necesitando para tareas de carácter profesional.

Sabemos que la compra de un vehículo no es sencilla. El motivo es que la mayoría de los compradores piensan que el coche ha de ser útil a corto y medio plazo, así como creen que no se puede estar constantemente cambiando de coche.

Si te dijéramos que existe una manera con la que ya no tendrías ninguno de estos problemas y que además no necesitas pensar en el mantenimiento del coche, ni tampoco en su seguro, ¿nos creerías? Existe una fórmula llamada renting que te permite acabar con todas estas preocupaciones y estrenar coche las veces que lo necesites.

Cambia de coche y pásate al renting

¿Merece la pena pasarse al renting?

Es cierto que algunas inversiones merecen la pena porque a largo plazo pueden proporcionar cierta rentabilidad, como la compra en propiedad de un piso, joyas o arte, ya que estas se revalorizan con el paso de los años. Con los vehículos esto no pasa, al contrario, estos pierden valor desde el momento de la compra y además supone un gasto fijo al mes, más los extras que puedan surgir. De verdad, ¿es tan importante o primordial tener un coche en propiedad? ¿Alguna vez has pensado en pasarte al renting?

El renting de coches se trata de una fórmula que te permite tener un coche ya seas particular, profesional o empresa, en la que se firma un contrato de cesión a largo plazo. Es decir, no alquilas un vehículo por unos meses, sino por años. Lo habitual suele ser de 2 a 4 años a cambio de una cuota fija mensual, que se recoge en el contrato. Si aún no estás convencido y sigues prefiriendo tener un coche en propiedad, aquí te damos unos cuantos motivos para cambiar de coche y pasarte al renting.

6 razones por las que cambiar de coche pasándote al renting

1. Despreocúpate de la pérdida de valor

Cuando un coche se matricula, este se devalúa al menos un 10% de lo que pagaste por él. Este descenso continúa al cumplir un año y de nuevo se deprecia transcurridos cuatro años. Teniendo en cuenta que un vehículo recién comprado pierde valor entre un 15% y un 25% al año, en apenas cinco años el coche se habrá depreciado en más de la mitad de su valor de compra.

Tan solo tienes que comprobar el descuento que hace un concesionario cuando vas adquirir un coche nuevo y entregas el tuyo. Con el renting, puedes cambiar de coche cada 3 o 4 años y adquirir uno nuevo sin tener que preocuparte de la depreciación del vehículo.

2. Evita gastos extras

Todo coche en propiedad tiene un gasto fijo: seguros, revisiones, averías, impuestos, cambio de neumáticos, combustible, aparcamiento o parcela, cuota de garaje… A esto habrá que sumar la financiación del vehículo. La suma de todo esto supone un gasto mínimo de 155 euros al mes. Pero luego surgen imprevistos como una multa o una avería, con lo que la visita al taller y el pago a la DGT ya suponen un gasto extra.

En renting esto no sucede, ya que la cuota que se establece en el contrato incluye el seguro, el mantenimiento, la revisiones de ITV, reparación de algunas averías, etc. Aunque puedes sumarle las partidas que necesites como un sistema de telepeaje, recurso de multas…

3. Estrena vehículo cada cierto tiempo

Al poco tiempo de comprar el coche, te darás cuenta que en pocos meses va a estar desactualizado. Los fabricantes pueden sacar una versión más actualizada de tu vehículo o descatalogarlo, por lo que en caso de averías va a ser más complicado encontrar las piezas. Con el renting esto cambia, porque siempre tienen disponibles los últimos modelos del mercado con la equipación que prefieras y cada vez que renuevas contrato tienes la opción de estrenar coche nuevo.

4. Lo último en tecnología y seguridad

A medida que pasa el tiempo tu coche se queda anticuado tecnológicamente hablando, ya que carece de las ayudas a la conducción y de sistemas de conectividad y de seguridad más modernos. Esto no sucede con un coche de renting, ya que todos sus vehículos incorporan la última tecnología.

5. Restricciones del tráfico y normativas medioambientales

Cada vez son más restrictivas las leyes sobre emisiones de partículas, NOX y CO2. Estas hacen que se cierre el acceso a ciertos vehículos en determinadas zonas de las grandes ciudades. Gracias al renting, puedes cambiar de coche y optar por uno eléctrico que se beneficie de todas las ventajas que ofrecen las etiquetas Cero y Eco de la DGT.

6. Di adiós a las gestiones

Lo mejor de todo es que con el renting dirás adiós a la ITV, a estar pendiente de cuándo le toca pasar la revisión de mantenimiento o de en qué fecha toca pagar el impuesto de circulación. Despídete de todas estas gestiones con el renting de coches.

¿Necesitas más razones para pasarte al renting? En Renting Finders contamos con un amplio abanico de ofertas en vehículos de renting. Si estás interesado en saber más sobre cómo puedes adquirir un coche de renting, no dudes en consultarnos. Estaremos encantados de atenderte.

Sigue leyendo en REnting Finders

Entradas relacionadas

top