Rubén / 13 marzo 2021

¿Por qué me vibra el volante? 5 principales posibles causas

El volante es uno de los elementos más importantes del coche, pues con él accionamos la dirección y mantenemos el control en la vía. Por esta razón debemos estar atentos a cualquier cambio que pueda presentar. 

Una de las fallas más comunes de los volantes es la vibración, la cual está asociada a problemas con los neumáticos, la suspensión o la dirección. 

Vale resaltar que la dirección del coche siempre debe ser precisa y suave; es decir, cualquier vibración o movimiento inusual del volante no puede considerarse como una situación normal. Si notas que tu volante tiembla o vibra, lo más recomendable es que lo lleves lo más pronto posible a una revisión. 

Pero… ¿Por qué vibra el volante? A continuación te contamos cuáles son las causas más frecuentes de esta falla en el coche que provoca vibraciones o temblores en el volante. 

1. Desequilibrio y estado de los neumáticos

La razón más común por la cual vibra el volante se encuentra en los neumáticos, ya sea porque están desequilibrados o porque se han desgastado de forma desigual.

Neumáticos desequilibrados 

Podrás reconocer que los neumáticos están desequilibrados porque la vibración no será continua y solo se presentará en determinadas situaciones. Generalmente, cuando aparece esta falla los volantes empiezan a temblar a partir de los 100 km/h. En cambio, en una velocidad menor la falla no será perceptible.

Si este es tu caso, lo más probable es que uno de tus neumáticos haya perdido el plomo de equilibrado, lo que se puede solventar fácilmente llevando el coche al taller. Se trata de una reparación sencilla que no cuesta más de 10 euros por rueda.

Desgaste desigual de los neumáticos

Por otro lado, la falla también se puede deber a un desgaste desigual de las ruedas. Esto sucede por dos razones: alguno de los neumáticos es defectuoso o no hemos usado el coche durante mucho tiempo y las ruedas se han deformado. 

Así mismo, también es posible que los neumáticos estén muy viejos y necesiten un cambio urgente. En cualquiera de estos casos es necesario reemplazar los neumáticos por unos nuevos; antes de adquirirlos, recuerda verificar que no tengan ninguna abolladura y que el patrón de las ruedas sea uniforme.

2. Problemas con la alineación de la dirección

El volante forma parte del sistema de dirección; por lo tanto, si la dirección no está bien alineada el volante va a moverse o temblar. Este problema puede estar relacionado con el desgaste desigual de los neumáticos, pues esto es una consecuencia de una mala alineación. 

Por lo tanto, si el volante de tu coche está vibrando, lo más conveniente es que le hagas una revisión al vehículo que incluya tanto los neumáticos como la alineación. 

Es fácil saber que una dirección no está bien alineada, ya que el coche se moverá ligeramente hacia un lado aunque tengamos el volante recto. Además, puede que el vehículo emita algunos sonidos y ruidos inusuales. No debes preocuparte si te sucede esto, pues se trata de una falla muy común que se corrige rápidamente.

3. Fallos mecánicos 

Existen otras averías que pueden ocasionar que el volante vibre, entre ellas un deterioro de los discos de freno o la cremallera de dirección.

Falla en los discos de freno

En el caso de una falla en los discos de freno, solo sentiremos la vibración al momento de frenar, por lo tanto nos será fácil identificar el origen del problema. Ten en cuenta que la vibración en el volante se produce porque los discos no están lisos; lo más probable es que tengan una deformación o estén alabeados. 

Al no estar lisos, los discos transmiten vibraciones tanto al volante como a los pedales, lo que disminuye considerablemente la eficacia de los frenos. Es por eso que esta falla debe revisarse cuanto antes. 

Holgura interna de la cremallera de dirección

La cremallera de dirección es el mecanismo que se encarga de convertir el movimiento rotacional del volante en movimiento lineal, mediante el cual los brazos de dirección hacen cambiar la orientación de las ruedas delanteras. 

El mecanismo está compuesto por cremallera y piñones que son propensos a desgastarse, generando holgura entre ellos, por lo cual la dirección deja de estar perfectamente ajustada (lo que produce vibración en el volante). La holgura es fácil de detectar; si puedes mover el volante un par de grados sin que se muevan las ruedas, entonces hay holgura en dicho mecanismo.

4. Problemas con los silentblocks

Una de las principales razones de la vibración en el volante, especialmente a velocidades moderadas y altas, es el fallo en las uniones de los de los componentes del tren delantero. Estas uniones están compuestas por los silentblocks, que son elementos compuestos de goma y metal que se encargan de evitar ruidos y de amortiguar las vibraciones mientras permiten ciertos grados de movimiento. 

Cuando se deterioran, producen holguras que generan tanto ruidos como temblores. Si estas holguras se presentan en los brazos de la suspensión, en los porta masa, o en los brazos de dirección, producirán movimientos en el volante. 

Ten en cuenta que los silentblocks en mal estado perjudican notablemente la vida útil de los neumáticos, por lo que se recomienda repararlos lo más pronto posible. 

5. Falla en los rodamientos y cubos de rueda

Un rodamiento (o una agrupación de cubo-rodamiento) defectuoso puede generar molestas vibraciones en el volante, sin embargo, esta falla no es tan fácil de detectar porque la vibración no se presenta todo el tiempo; de hecho, podemos confundirla con un desgaste en los discos de freno, pues el volante tiembla solo en determinadas ocasiones. 

Asimismo, puede que el temblor se presente acompañado de un zumbido que aparece y desaparece de acuerdo a la velocidad del coche. Para solventar este inconveniente, se debe cambiar todo el rodamiento o el cubo.

Como puedes ver, hay muchas razones por las cuales te puede vibrar el volante. En cualquier caso debes llevar tu coche a revisión y no postergar la reparación, pues a la larga la falla puede empeorar y dañar la estructura del vehículo. 

Si te decides por el renting, no tendrás que preocuparte por estas fallas, ya que en la cuota mensual están incluidos los gastos de mantenimiento, reparaciones y revisiones. Además, dado que los coches de renting son nuevos, no tendrás los problemas propios de los coches con muchos años de antigüedad y muchos kilómetros recorridos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sigue leyendo en Renting Finders

Entradas relacionadas

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

    O llámanos tú al
    91 078 39 50

    Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
    Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h