Ruben / 12 diciembre 2019

¿Has calculado alguna vez cuánto te cuesta realmente un coche en propiedad?

Cuanto te cuesta realmente un coche en propiedad

Has ido al concesionario después de mirar muchos coches y comparar precios para al fin comprar el vehículo con el que siempre habías soñado. De hecho te sientes afortunado, porque lo has conseguido a muy buen precio y con unos plazos más que asequibles, pero con el tiempo te das cuenta del coste de un coche en propiedad.

¿Crees que el desembolso empieza y termina en el momento en el que pagas el coche? Tienes que saber que a parte del precio de compra y del combustible un coche acarrea varios gastos que harán que quizás no estés tan satisfecho conforme pase el tiempo.

Para ello, vamos a explicar cuánto cuesta en realidad mantener un coche en propiedad para que puedas evaluar tu decisión. Y si aún no la has hecho que estos consejos te sirvan para que hagas la mejor elección posible.

¿Cuántos años de vida tiene un coche?

Para saber de verdad cuánto cuesta un coche en propiedad es necesario saber durante cuántos años tendrás que estar afrontando los gastos extras al margen del precio de venta. Un coche no deja de ser una máquina que necesita mantenimiento y revisiones al año, así como reparaciones a largo plazo.

Es difícil calcular la vida real de los coches, ya que pueden seguir funcionando durante muchos años. El desembolso en mantenimiento y reparaciones puede ser tan elevado debido a la edad del vehículo que ya no te compense seguir manteniéndolo. Esto suele suceder en torno a los ocho o diez años de vida del coche. 

Otro factor que puedes tener en cuenta es el kilometraje: cuanto más se ha usado un coche, más desgastado está y, por tanto, más cerca del final de su vida útil. A partir de 320.000 kilómetros recorridos, un coche puede empezar a dar muestras de agotamiento. Suele calcularse una antigüedad de alrededor de los catorce años.

¿Y qué ocurre con esos conductores que aún mantienen coches de veinte años? Es probable que apenas hayan hecho uso del coche y no se haya desgastado. Pero eso comporta desventajas, como su bajada de precio en el mercado de coches de segunda mano y la dificultad para encontrar piezas de sustitución.

Más allá de la compra: gastos anuales ineludibles

Según las últimas estimaciones, el conductor de un coche se gasta en torno a unos 2.000 euros al año en el mantenimiento de su vehículo. Haz la cuenta con los años de vida media que tiene un coche conforme a lo que hemos hablado en el punto anterior y verás que al final los coches en propiedad cuestan mucho más que su valor de venta.

Para ello analizaremos de dónde viene este gasto. Comenzando por los intereses que se pagan en los plazos del coche, algo que haría subir de forma estrepitosa la cifra que hemos mencionado más arriba. No todo el mundo tiene tanto efectivo como para comprarlo de golpe.

La mayor parte del coste de coche en propiedad pertenece al combustible. En el año 2019, se ha experimentado una subida del gasto en combustible. Esto se puede explicar debido al aumento de precio tanto de la gasolina como del gasóleo. Para ello puedes calcular el gasto de gasolina por kilómetros para ver cuánto consumes.

El seguro es otro de los costes ineludibles que acarrea tener un coche en propiedad, aunque es variable dependiendo del tipo de seguro que se tenga contratado. Se ha estimado una cantidad media de 500 euros, aunque depende de las pólizas y coberturas que se hayan incluído en el contrato del seguro.

El coste de mantenimiento por marca puede variar aunque la media está en torno a los 200 euros. Aquí entrarían cualquier tipo de reparación, mantenimiento y modificación del vehículo. 

En España puede salir más caro porque aún se realizan acciones obsoletas y anticuadas en algunos talleres mecánicos.

Tanto los parkings como los peajes estarían incluidos en estos gastos aunque sabemos que no todos los conductores gastan dinero en estos conceptos. La media se sitúa alrededor de los 100 euros anuales.

Los impuestos municipales dependen de cada ayuntamiento así que la cantidad puede variar según donde vivas. La media está en los 200 euros aunque hay lugares donde los impuestos son mucho más elevados o mucho más bajos.

Por último, habría que sumar todos los gastos derivados de la financiación del precio del coche y que pueden superar los 2000 mil euros.

¿Y cuánto te costaría con un renting?

¿Y si en lugar de comprarte ese coche decides optar por firmar un contrato de renting durante cuatro años? ¿Seguirán manteniéndose esos costes al año?

En el renting tú vas a pagar una cuota fija mensual por el alquiler del vehículo y su cuantía siempre va a depender de las características tanto del coche escogido como del tipo de contrato que hayas firmado.

En esta cuota, que suele ser más baja de lo que sería un plazo de compra, van incluidos los servicios de mantenimiento y el seguro, es decir, que no tendrías gastos imprevistos ni grandes desembolsos de dinero durante los años del contrato.

Sigue leyendo en REnting Finders

Entradas relacionadas