Roberto / 19 noviembre 2019

Olvídate de la ITV gracias al renting

pasar la itv un coche de renting

Tener un coche conlleva la obligación de realizar unas cuantas gestiones que pueden llegar a ser algo engorrosas, como es el caso de la ITV o inspección técnica de vehículos. Buscar el lugar donde hacer la revisión del vehículo, pedir cita un día que te venga bien, acudir a la ITV y esperar, etc.

Todo ello puede ser capaz de acabar con la paciencia de cualquiera, además del tiempo que toma hacerlo.

Por ello, una de las mejores ventajas que tiene el renting de coches es que, a la hora de afrontar la revisión del vehículo, será la empresa que lo gestiona la encargada de llevar el vehículo a pasar la ITV, sin que tú tengas que hacer nada.

Pasar la ITV de un vehículo de renting se convierte en un trámite del que puedes olvidarte en todos los sentidos, ya que si hay algún gasto que se derive de la revisión, la empresa de renting de vehículos también se encarga de ello.

En la lista de beneficios y ventajas del renting de vehículos, sin duda todo lo relacionado con la ITV es uno de los más importantes, por las molestias que te ahorra como conductor.

A continuación te contamos todo acerca de la ITV y los coches de renting.

¿Cada cuánto tiempo tiene que pasar un coche la ITV?

Todos los propietarios de un vehículo en España tienen la obligación de llevarlo a pasar la ITV una vez al año, aunque hay variaciones al respecto.

Las únicas excepciones son los vehículos que estén dados de baja, es decir, que no circulen, y los vehículos recién comprados, que se limitarán a esperar la fecha de su primera ITV. Un coche nuevo tendrá que pasar su primera ITV cuando hayan pasado cuatro años desde su matriculación. Después, el plazo será de dos años, y una vez que el vehículo tenga una antigüedad de diez años, será obligatorio que pase la revisión de ITV cada año.

Si hablamos de vehículos de uso industrial los plazos de inspección técnica se hacen un poco más estrictos, ya que su primera ITV será a los dos años de la matriculación, periodo que se repetirá hasta que el coche tenga seis años. A partir de ahí, la revisión de ITV será cada año, y cuando llegue a diez años, tendrás que pasar la ITV cada seis meses.

Es muy importante que la ITV siempre esté al día y que cuentes con el certificado de validez, ya que en caso de accidente, si no has pasado la correspondiente revisión, el seguro no tiene por qué hacerse cargo de los gastos y gestiones del vehículo.

Las últimas pruebas que se han sumado a la ITV

Las pruebas habituales de la ITV o inspección técnica de vehículos son las siguientes:

  • Inspección de elementos exteriores como espejos retrovisores, lunas, matrícula, bajos y estado general del vehículo.
  • Revisión del funcionamiento correcto del cierre de puertas y ventanas, así como de los cinturones de seguridad y el cierre centralizado.
  • Comprobación del sistema de luces del coche: Intermitentes, cruce, carretera, freno, marcha atrás, etc.
  • Inspección de frenos, ejes, suspensión, emisión de monóxido de carbono y otras pruebas mecánicas.

Además de estas comprobaciones habituales en los vehículos, en septiembre de 2018 se añadieron nuevas pruebas a la ITV, que afectan en especial a los coches que hayan sido matriculados después del año 2006.

Consiste en el uso de unos dispositivos de lectura OBD, el control de la centralita del vehículo. De esta forma, el mecánico podrá recuperar los datos del funcionamiento de los sistemas que tiene el coche para gestionar las emisiones. Esto supone que se van a comprobar los filtros de partículas, la inyección y el sistema SCR de reducción de óxidos nitrosos en el caso de que el vehículo sea diésel y lo lleve incorporado. El fallo en alguno de estos casos supondrá el rechazo inmediato del coche en la revisión.

Para evitar inconvenientes, es recomendable llevar el coche a una inspección pre-ITV en la que los mecánicos comprobarán todos estos elementos, para asegurarse de que todo funciona de la forma correcta.

Si tienes un renting, te olvidas de la ITV

Teniendo en cuenta que los coches de renting son nuevos y que los contratos en raras ocasiones superan los cuatro años, hay muchas posibilidades de que los vehículos de renting no tengan que pasar la ITV mientras están en manos de su conductor.

Pero recuerda que hemos comenzado este artículo explicándote que una de las ventajas que tiene el renting de vehículos es que no tienes que preocuparte por la ITV, ya que es la empresa de renting quien se encarga de realizar esta gestión.

Sin embargo, no temas el hecho de que puedes tener que prescindir del coche en cualquier momento porque tenga que pasar la ITV. Como hemos dicho al comienzo, los coches pasan su primera revisión ITV a los cuatro años de ser matriculados. Esto es un motivo más para recurrir al renting de coches en lugar de a la compra de vehículos ya que, no solo podrás cambiar de coche cada pocos años, sino que, en la práctica, nunca tendrás que pasar la ITV de un coche de renting.

Sigue leyendo en REnting Finders

Entradas relacionadas