Eva / 29 marzo 2019

¿Por qué hacer renting?

Cuando nos disponemos a adquirir un vehículo nuevo es importante saber qué necesitamos y cómo lo vamos a pagar. No estamos hablando de si necesitas un SUV, un monovolumen o un coche híbrido, si no si realmente necesitas comprar un coche o si tienes otras opciones como el renting. Seguramente es algo que nunca te has planteado, pero el renting puede ser una opción muy interesante para ti.

En España existe la tradición de comprar coches, es una costumbre cultural desde hace décadas. Sin embargo, poco a poco otra de las grandes opciones que existen a la hora de tomar el control del volante, que es hacer un renting, ha ido aumentando en los últimos tiempos.

Por que hacer un renting para particulares y profesionales
Foto de Viktor Lundberg de Pexels

¿Por qué hacer un renting?

El renting de un coche es un alquiler de larga duración (normalmente de 2 a 5 años). Se paga una cuota mensual por el uso del coche, pero nunca se es propietario de éste. A cambio de la cifra mensual, el cliente tiene un todo incluido. Sólo tiene que preocuparse de conducir, sin importarle revisiones, el seguro, averías, neumáticos… Es un alquiler con muchos derechos y ventajas respecto a comprar el vehículo.

Fiscalmente el renting también da ventajas a aquellos que apuestan por él, pues empresas y autónomos pueden deducirse del 100% de la cuota del renting, sin incluir el IVA, y entre el 50 y 100% del IVA en función de tu actividad profesional.

Esto es muy importante a la hora de reducir el coste de tener un coche. Si conseguimos sacar partido a los puntos a favor en lo que a impuestos se refiere el dinero que gastemos en el coche será mucho menor que si lo comprásemos.

Una de las características que más se debe tener en cuenta es la cantidad de kilómetros que se tiene pensado hacer con el coche. De hecho, es la única limitación relevante que hay que achacar a este modelo de adquirir un coche. Si fijamos una cantidad concreta de kilómetros anuales (Frecuentemente van de 10.000 a 20.000 kilómetros) y nos pasamos, deberemos pagar una penalización por cada kilómetro de más que estemos haciendo uso del coche, normalmente entre 2 y 5 céntimos por km. Si queremos asegurar una cifra de kilómetros alta, el importante del renting será mayor. Ahí es dónde hay que saber estimar las distancias que vamos a hacer con el coche para aprovechar bien este tipo de operaciones y sacar mayor partido de descuento.

Para aquellos que quieran estar totalmente despreocupados de los factores ‘externos’ y sólo quieran conducir, el renting es una opción muy interesante. Tener un coche de renting nos exime de responsabilidades como el impuestos de circulación, el seguro, y otros pagos y obligaciones rutinarias. En el renting se incluye también el mantenimiento del vehículo, revisiones y reparaciones que tengan que hacerse por el paso del tiempo y de los kilómetros.

Toda la información sobre cómo es contrata un renting en nuestra página.

Para elegir un renting en lugar de comprar sólo es cuestión de echar números y darse cuenta de los costes tan altos que implica tener un coche propio… Además también hay que valorar a favor del renting el tener la opción de renovar el vehículo con mayor frecuencia y menores preocupaciones; como la posterior venta del coche usado, mantenerlo en un estado óptimo, o tener que gastar grandes cantidades en ciertas reparaciones inesperadas. Con el renting muchos factores ‘aleatorios’ desaparecen de la ecuación.

Puedes conocer más llamando al 91 040 72 19 o escríbenos a renting@rentingfinders.com y estaremos encantados de ayudarte.

Sigue leyendo en REnting Finders

Entradas relacionadas