Roberto / 14 noviembre 2019

¿Por qué deberías tener una etiqueta ECO pegada en tu coche?

Los últimos protocolos para disminuir la contaminación han endurecido más aún las restricciones de tráfico en los núcleos de las grandes ciudades, en especial en Madrid y Barcelona. 

Ningún vehículo sin la correspondiente etiqueta de la DGT podrá circular en zonas restringidas. Por ello, si tienes un coche con distintivo ECO tienes que asegurarte de que está colocada en un lugar visible para poder beneficiarte de sus ventajas.

Aunque no es obligatorio colocar la tarjeta, la Dirección General de Tráfico recomienda que se ponga en la esquina inferior derecha de la luna del coche para que no obstaculice la visión a la hora de conducir. 

¿Qué es la etiqueta de distintivo ambiental?

Las etiquetas de distintivo ambiental se crearon a partir del Plan Nacional de Calidad del Aire y Protección de la Atmósfera cuyo propósito es limitar la emisión de dióxido de nitrógeno a la atmósfera en los núcleos urbanos.

Partiendo de esta idea, la DGT clasificó a los coches en cuatro grupos dependiendo de sus emisiones de forma que se penaliza a los que más contaminan y se beneficia a los que menos gases perjudiciales emiten.

¿Cómo clasifica los coches?

La forma en la que la etiqueta de distintivo ambiental clasifica a los coches es la siguiente:

  • CERO. Esta etiqueta de color azul distingue a los vehículos 100% eléctricos, los eléctricos de rango extendido, los coches de pila de combustible y los híbridos enchufables que cuentan con más de 40 kilómetros de autonomía eléctrica.
  • ECO. En la pegatina verde y azul estarían incluidos los vehículos enchufables con menos de 40 kilómetros de autonomía, los vehículos a gas y los híbridos no enchufables.
  • C. La pegatina amarilla identifica a los turismos y furgonetas de gasolina del año 2006 hacia adelante o los diésel matriculados a partir de 2014. También se incluyen los coches de más de ocho plazas y los vehículos pesados matriculados a partir de 2005.
  • B. La etiqueta verde incluye a los turismos y furgonetas de gasolina posteriores al año 2000 o al año 2006 si se trata de diésel, así como a vehículos de más de ocho plazas y pesados posteriores a 2005. 

Durante el año 2016, la DGT realizó una campaña masiva por la que todos los conductores recibieron por correo ordinario la etiqueta que correspondía a su vehículo. 

Si no recibiste la tarjeta o has adquirido tu automóvil en momentos posteriores, tendrás que solicitar la que te corresponde. 

Si no estás seguro acerca de cuál se trata, en la propia web de la DGT encontrarás un buscador en el que, introduciendo la matrícula de tu coche, te dirá cuál es el distintivo que debe llevar tu vehículo.

¿Qué ocurre si, aun introduciendo tu matrícula, no aparece ningún resultado en la web? Eso quiere decir que tu coche tiene motor de gasolina anterior al año 2000 o motor diésel anterior al año 2006 y, por lo tanto, se considera contaminante de forma directa.

Si, por el contrario, ya has confirmado que puedes contar con una tarjeta ECO, puedes solicitarla en cualquier oficina de Correos por el precio de 5 euros o en la Jefatura Provincial de Tráfico. Algunos talleres y gestorías también pueden tenerla.

Por supuesto, si vas a comprar un coche hoy día no tienes que preocuparte por la etiqueta ya que viene contenida junto a la documentación del vehículo.

Ventajas de tener un coche ECO

Y aquí llega el quid de la cuestión y por qué deberías tener la etiqueta ECO en tu coche aunque la DGT no te obligue a ello.

Lo primero que vamos a contarte es que, aunque en efecto la DGT no obliga a colocar el distintivo, y, por tanto, no sanciona a quien no lo haga, los ayuntamientos de algunas ciudades de España han anunciado que no permitirán la circulación de coches sin el distintivo ambiental durante días de alerta por alta polución.

En términos estrictos, los ayuntamientos no están obligando a nadie a colocar la etiqueta ambiental, pero quien no la muestre, no podrá circular por el centro de las ciudades en los días de mayor contaminación atmosférica. La Dirección General de Tráfico delega estas competencias en los ayuntamientos por lo que su exigencia es legal.

Por ello, si tienes tu tarjeta ECO pegada en un lugar visible, no tendrás que preocuparte por estas restricciones, ya que, de forma automática, se te permitirá circular por estas ciudades sin ningún problema.

Otro de los beneficios incluidos en la distinción ECO, es que obtienes un descuento del 75% en el impuesto de circulación y la gratuidad del impuesto de matriculación.

Además, algunas ciudades incluyen otras ventajas a los coches ECO como recompensa por su baja contaminación. En Madrid hay descuentos en los aparcamientos regulados y en Barcelona se ofrecen rebajas en los peajes de las autopistas de la Comunidad.

Por todo ello, es buena idea cambiar a coches ECO y asegurarse de colocar el distintivo ambiental donde mejor se vea. Y si no puedes o quieres costearlo o tomarte la molestia de gestionarlo, puedes directamente acceder a un coche que ya tenga la etiqueta ECO pegada mediante nuestro renting. 

Sigue leyendo en REnting Finders

Entradas relacionadas