De la crisis de semiconductores al exceso de chips

De la escasez de semiconductores a la avalancha de chips

Desde los inicios de la pandemia en 2022, la industria automotriz ha tenido que lidiar con grandes inconvenientes debido a la crisis de semiconductores. Los proveedores de semiconductores tuvieron serios problemas para abastecer a sus clientes, como consecuencia de la parálisis industrial que vivimos durante el desarrollo de la COVID-19. 

Esta crisis trajo consigo otros efectos colaterales; por ejemplo, los fabricantes de automóviles se vieron obligados a extender los tiempos de entrega. Incluso, en muchos casos, no se pudieron fabricar determinados modelos. Ahora bien: actualmente, aunque los plazos de espera siguen siendo algo largos, los expertos afirman que este escenario está a punto de cambiar, y que dicho cambio podría tomar un giro de 180 grados.

En palabras de la consultora tecnológica VNC Automotive, es probable que se esté gestionando una oportunidad para que los fabricantes mejoren su relación con los proveedores de microchips, quienes anteriormente se habían considerado como un elemento “secundario” dentro de la producción de coches, a pesar de la gran cantidad de equipamientos tecnológicos que se instalan actualmente en los vehículos.

Las mejores ofertas de Renting Furgonetas

Estrena coche nuevo con nuestro renting

Opel Combo Life 1.5 TD Edition Plus
desde 397 € mes / IVA incl.
Renting Finders Opel Combo Life Edition Plus Furgoneta 5 Plazas Manual Blanco
Más información
Fiat Doblò Cargo Combi N1 SX 1.6 Multijet
desde 422 € mes / IVA incl.
Renting Fiat Doblò
Más información
Fiat Ducato 35 L2H2 Multijet
desde 529 € mes / IVA incl.
Renting Fiat Ducato 33 l2h2
Más información

La inflación económica y sus efectos secundarios

Todos estos factores en el mundo automotriz se han generado por los inconvenientes en la demanda de chips, que ha experimentado altos y bajos muy pronunciados en los últimos dos años. 

Recordemos que, con la llegada de la pandemia, el teletrabajo aumentó notoriamente, lo que exigió un equipamiento tecnológico mucho más elevado (para smartphones, ordenadores y otros dispositivos). Millones de trabajadores en el mundo tuvieron que adquirir estas herramientas, lo que acabó con el stock de distribuidores y fabricantes. 

Para solventar este cambio, los fabricantes y proveedores de microchips tuvieron que aumentar el ritmo de producción, dándole prioridad a los clientes que consumen electrónica y dejando de lado al sector automotriz que, durante la pandemia, tampoco requería de tanta producción.

Ahora bien, con la llegada del 2022, los proveedores continúan produciendo microchips al mismo ritmo que en el 2020. Pero la inflación económica, motivada por la guerra en Ucrania y por otros factores, está generando que se reduzca la demanda de microchips. 

Un fenómeno particular: se han invertido las tornas

En consecuencia, se ha creado un vacío de microchips sin colocar, de la cual la industria automotriz se puede beneficiar. Esta es la opinión del CEO de VNC Automotive, Tom Blackie, quien asegura que nos enfrentamos a una situación un poco irónica: el mismo fenómeno de escasez de chips para el sector automotriz está generando su recuperación, ahora que se han invertido los niveles de producción y demanda. 

Una apuesta por el futuro 

La pregunta es: ¿las compañías de automóviles sabrán aprovechar esta oportunidad? Tom Blackie se muestra optimista al respecto. En sus palabras, si bien en el pasado la industria automotriz ha mantenido relaciones complicadas con los proveedores de chips, siempre enfocadas en los precios y poco en los planes a futuro, ahora nos damos cuenta de que es necesario fortalecer y crear nuevos lazos entre ambas industrias, en pro de construir un mejor futuro y de mejorar la cadena de producción. 

Aunque el sector automotriz es más bien un comprador pequeño en comparación con otras industrias que trabajan con chips, de todos modos se trata de un pilar fundamental que no puede volver a verse afectado por crisis similares.

Curiosamente, según los datos de la consultora Gartner, el sector automotriz solo consumió un 9% de los chips fabricados en el transcurso del 2020 (representando una adquisición de 38.700 millones de dólares). Sin embargo, se cree que para el 2030, gracias al crecimiento de los vehículos eléctricos y de la conducción autónoma, la adquisición de microchips por parte de la industria de la automoción puede ascender a los 116.000 millones de dólares. 

No podemos prever con exactitud qué le depara a la industria automotriz, pero las cifras no suelen equivocarse. Es probable que, después de experimentar una profunda crisis de semiconductores, el sector ahora se enfrente a una avalancha de chips, lo que permitirá mejorar las relaciones con los proveedores y hacer mejores planificaciones para futuros inconvenientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sigue leyendo en Renting Finders

Entradas relacionadas

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

O llámanos tú al
91 198 75 45

Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h