Raquel / 1 febrero 2021

Cambiar de marcha: ¿lo estoy haciendo bien?

¿El cambio de marchas siempre ha sido uno de tus mayores quebraderos de cabeza desde que comenzaste a conducir? ¿Dónde centras la atención? ¿En las revoluciones? ¿En la velocidad? ¿En el sonido del coche? 

Hay que decir que cualquiera de estas preguntas puede tener respuesta. Si quieres conocer de primera mano cuál es la mejor manera de tratar correctamente a tu coche al cambiar de marcha, en este artículo te contamos todo lo que necesitas saber. 

Antes de nada, ¿sabes cuáles son los componentes de la transmisión?

La transmisión de un coche no solo es una palanca que al moverla pasa de un cambio a otro por arte de magia. Está formada por el árbol de transmisión, el grupo cónico-diferencial, los palieres, el embrague y, como no, la caja de cambios. 

Al cambiar de marcha en nuestra transmisión hay que tener en cuenta que todos estos elementos funcionen correctamente en nuestro vehículo, ya que un fallo en cualquiera de ellos puede terminar en una visita al mecánico, además de entorpecer nuestra conducción.

La primera marcha, lo primero que te encontrarás al subirte al coche

Al subirte al coche te encuentras siempre en una de estas dos situaciones. O bien tenemos el coche en punto muerto porque hemos aparcado en un lugar plano, o tenemos alguna marcha seleccionada si aparcamos en cuesta. Para empezar la conducción siempre elegiremos la primera marcha; hay muchas cuestiones importantes que rodean al número 1 de tu caja de cambios.

En primer lugar, debemos tener en cuenta que el primer cambio es el que más combustible consume de todos, ya que es aquel que mayor potencia imprime al motor. Esto es obvio, ya que será siempre la marcha con la que arrancamos al estar parados.

Pero la utilizamos para salir y nada más. En cuanto tu coche esté en movimiento, apretamos el embrague y cambiamos a la segunda marcha. Es importante que uses lo menos posible el primer cambio ya que desgasta mucho el motor, además de consumir una gran cantidad de combustible. Es por esto por lo que en los atascos se gasta tanta gasolina.

Velocidad o revoluciones, dos buenas guías a la hora de cambiar de marchas 

Una vez has arrancado y ya te dispones a seguir con tu conducción, sigue siendo muy importante cómo usas todas las marchas de las que dispones. Y la duda más frecuente es, ¿en qué momento cambio cada marcha? Tanto la velocidad como el número de revoluciones por minuto de tu coche son dos buenos indicadores.

Después de haber metido la segunda marcha tras salir de la posición de stop, se sigue una secuencia

  • a partir de los 40 km/h, 3ª marcha 
  • a partir de los 60 km/h, 4ª marcha 
  • a partir de los 80 km/h, 5ª marcha

Estas velocidades están marcadas para un coche estándar, pero pueden variar dependiendo de tu coche. No es lo mismo tener un coche con X número de caballos que con Y. Poseer una furgoneta o un utilitario. Conducir bajo la lluvia o nieve o en condiciones normales. Todo puede influir a la hora de cambiar de marchas.

El otro indicador del cambio de marchas son las revoluciones. Siempre puedes encontrar opiniones encontradas respecto a si llevar el coche muy revolucionado o llevarlo por lo bajo. Lo que te recomendamos es que intentes cambiar de marcha entre 2.000 y 2.500 revoluciones por minuto si tu coche es de gasolina, o en el rango entre 1.500 y 2.000 si es diésel.

¿Cómo debes conducir para cuidar la caja de cambios?

Día a día sueles encontrarte con muchas situaciones diferentes a la hora de conducir tu coche. No es lo mismo ir por la autopista, estar en un atasco o entrar en la calle que llega hasta tu casa. En cada situación varía mucho cómo debes usar la caja de cambios en tu conducción.

En autopista, lo recomendable es que lleves siempre la mayor marcha posible, y que mantengas el coche entre 2.000 y 2.500 revoluciones para gastar menos combustible. Está demostrado que en 3ª marcha el coche consume unos 7,1 litros de gasolina, en 4ª unos 6,1 litros y en alrededor de 6 litros.

Pero cuidado con llevar las revoluciones muy bajas. Por debajo de las 1.500, no es recomendable pasar al siguiente cambio, ya que al final acabarás forzando el coche y consumiendo aún más combustible.

Esta eficiencia al consumir combustible es muy importante no solo para tu bolsillo, sino que también estarás contribuyendo a generar una menor cantidad de dióxido de carbono, ayudando a mantener un mundo más limpio. 

En situaciones en las que el tráfico está muy congestionado, lo que te recomendamos es circular con la segunda marcha y cambiar a tercera en cuanto el número de revoluciones rebase las 2.000.

Una circulación fluida, es decir, evitando los frenazos y acelerones innecesarios, es otra manera de cuidar tu sistema de transmisión. Intenta mantener siempre una velocidad uniforme y si te encuentras con alguna situación en la que tengas que reducir la velocidad o incluso pararte, hazlo de forma progresiva jugando con el embrague y cambiando de marcha poco a poco.

¿Y qué decimos sobre el freno motor? Mucha gente piensa que en bajada hay que mantener las marchas largas e ir tirando más de los frenos. Lo recomendable es que uses el freno motor siempre que puedas, y sobre todo si lo hacemos para mantener la velocidad, ya que después al acelerar lo haremos de una manera mucho más suave. No recomendamos reducir la marcha para frenar. Si la situación lo requiere, de manera eventual puedes optar a hacerlo, aunque es preferible que lo evites siempre que puedas.

Todo lo que debes saber sobre el cambio de marchas, también debes intuirlo

En cada hogar puede que haya uno, dos o incluso más coches. Cada embrague, cada caja de cambios y cada motor es un mundo. Aunque en esta guía hemos tratado de darte referencias sobre cómo usar tu caja de cambios, la verdad es que uno de los mejores consejos que te podemos dar es que escuches a tu propio coche, y sabrás qué le sienta mal y cómo va mejor.

¿Conoces ya la manera más inteligente de tener un coche nuevo? Recuerda que si optas por un coche de renting, dispondrás de un coche en perfectas condiciones con todas las ventajas de la mejor cuota de renting del mercado. Olvídate de trámites y papeleo. Con el pago de la cuota mensual fija, tendrás incluido ITV, seguros, mantenimiento y hasta cambios de neumáticos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sigue leyendo en REnting Finders

Entradas relacionadas