Laura / 21 octubre 2020

7 medidas que puedes tomar para preparar tu coche para la llegada del frío

Con la llegada de las estaciones frías y las bajas temperaturas, los fenómenos climatológicos adversos de lluvia, nieve o hielo reducen la visibilidad y provocan que las carreteras sean deslizantes, lo que impide circular con normalidad o incluso pueden causar accidentes o que el coche sufra una avería. Para evitar que se den estas situaciones, es recomendable tomar algunas medidas preventivas para preparar tu coche ante cualquier imprevisto. 

Igualmente, si vas a salir de viaje en invierno, se recomienda estar bien equipado, y disponer en todo momento de agua, comida, un cargador de coche, una manta, algún trapo de color llamativo por si fuera necesario que los servicios de emergencias tuvieran que actuar y que el depósito de combustible nunca baje de la mitad. Al contar con el suficiente combustible, podrás mantener el motor y la calefacción en marcha. Además, se recomienda prestar especial atención a la carretera y conducir con precaución adaptando la forma de conducción a la meteorología. Cuando se circule en invierno es aconsejable que se lleven las luces encendidas y se incremente la distancia de seguridad ya que, al estar la calzada fría, el tiempo de frenada puede aumentar.  

A continuación te proponemos una serie de medidas de mantenimiento preventivas que puedes tomar para preparar tu coche a la llegada del frío.

Revisión de los neumáticos

La banda de rodadura de los neumáticos tiene una función fundamental, ya que es el único elemento que une el coche con la calzada. Se recomienda revisar periódicamente el estado de los neumáticos, y especialmente ante la llegada del frío y la lluvia, ya que se incrementa la posibilidad de que el caucho pierda adherencia. Es importante revisar las presiones y tener en cuenta que el dibujo de las gomas debe ser superior a 3 mm. 

Revisar los neumáticos disminuye el riesgo de sufrir aquaplaning. Este fenómeno sucede cuando hay una gran concentración de agua en la carretera y se circula a cierta velocidad. Para evitar el aquaplaning se recomienda reducir notablemente la velocidad al pasar por tramos inundados o con mucha cantidad de agua. 

En España los neumáticos de invierno no se suelen utilizar con mucha frecuencia, dato que varía en función de la zona, pero en el caso de que vivas o que viajes a zonas muy frías, las ruedas de invierno son imprescindibles. Son efectivas a temperaturas de hasta -10ºC y se pueden diferenciar por las siglas M+S. También es obligatorio el uso de cadenas siempre que se vaya a circular en zonas de montaña. En la actualidad existen muchos tipos de cadenas con precios muy variables. Están desde las más asequibles que funcionan como un aerosol hasta las más costosas, que se denominan semi-automáticas. 

Nivel de anticongelante 

Durante el verano, se puede haber dado un uso muy intensivo al coche, lo cual, junto a las altas temperaturas, puede haber afectado al nivel de los líquidos. Una sencilla medida que puedes tomar para preparar el coche para la llegada del frío es comprobar el nivel del anticongelante. Tener un nivel adecuado de anticongelante hará que el líquido del radiador no se congele, lo que impediría arrancar el coche. Si el coche tiene agua o agua jabonosa, es aconsejable cambiarla por anticongelante, ya que este puede llegar a soportar temperaturas de hasta -40ºC. Con este tipo de líquidos evitarás poner en riesgo el motor y conseguirás un mejor arranque en frío. Asimismo, es conveniente revisar el estado de los manguitos del circuito de refrigeración, que con las bajas temperaturas pueden llegar a romperse. 

Parabrisas y escobillas 

El depósito de agua del limpiaparabrisas se debe cambiar por líquido limpiaparabrisas, que soportará mejor las posibles heladas. El uso de jabón en este depósito no es muy aconsejable ya que con el tiempo se pueden dañar y/o taponar los circuitos de agua. 

Las escobillas, por su parte, son imprescindibles ante condiciones meteorológicas adversas, ya que de ellas depende la visibilidad. Si las escobillas no están en perfecto estado, la visibilidad, y con ella la integridad del conductor y los pasajeros se ve comprometida. Durante el verano, las altas temperaturas pueden haber dilatado, resecado o dañado las gomas, reduciendo la eficiencia de las escobillas, por lo que con el cambio de estación conviene revisarlas y cambiarlas si estuvieran en mal estado. Es una pieza que no tiene un precio muy elevado y puede evitar que sufras un accidente. 

Estado de la batería y pinzas

Al llegar el otoño, y tras un verano con temperaturas elevadas, es posible que la batería se haya debilitado, por lo que está indicado hacer una revisión. Además, si el vehículo duerme en la calle, es posible que la batería se descargue con el frío. También es aconsejable tener a mano un juego de pinzas de arranque, que te pueden sacar de un apuro si la batería queda descargada. Asimismo, se debe tener en cuenta que a partir del tercer año, la batería puede comenzar a perder carga.

Nivel de aceite

Si resides en una zona de temperaturas bajas, debes controlar el nivel de aceite o, en su defecto, cambiarlo por un aceite de viscosidad baja. De esta forma, el motor se podrá lubricar de manera habitual y sin peligro de avería. 

Iluminación

El objetivo de las luces es ver y ser vistos. Resulta conveniente llevar los faros limpios y pulidos en todo momento. Los nuevos sistemas de Xenón o LED se regulan de forma automática, pero si tu coche equipa faros halógenos te recomendamos que los revises con la llegada del otoño. Asimismo, es adecuado que siempre lleves luces de repuesto por si algún faro o piloto se funde durante el trayecto. No olvides encender las luces antiniebla en caso de lluvia, niebla o nieve. 

Las nuevas tecnologías de iluminación ofrecen una alta visibilidad y la mejor calidad, no obstante, también se recomienda revisarlas. 

Botiquín y rasqueta

El botiquín y la rasqueta no deben faltar en los coches durante el invierno. En caso de posible accidente, es recomendable contar con vendas, gasas y agua oxigenada. 

En cuanto a la rasqueta o quitahielos, es fundamental tenerla a mano permanentemente en el interior del vehículo durante los meses fríos. Durante la noche y si se ha aparcado en la calle,  se puede haber depositado y acumulado nieve o hielo en el vehículo, y gracias a esta práctica herramienta podrás rascar el parabrisas y las ventanillas del coche.  

Desde Renting Finders te recomendamos que lleves a cabo estas medidas para preparar tu coche para el frío. Si crees que ha llegado la hora de cambiar de coche y te interesa el renting a largo plazo, te presentamos nuestras ofertas de renting para particulares. Disfruta de un coche nuevo con todas las tecnologías y asistentes de ayuda a la conducción a cambio del pago de una cuota mensual fija con todos los servicios incluidos. Contacta con nosotros si necesitas hablar con un asesor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sigue leyendo en Renting Finders

Entradas relacionadas

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

    O llámanos tú al
    91 078 39 50

    Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
    Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h