Laura / 29 junio 2020

Cómo cambiar la rueda del coche de forma segura

Si tu coche ha sufrido un pinchazo en pleno trayecto por carretera, lo más normal es que te toque cambiar la rueda de forma manual. Muchas veces estos pinchazos son inevitables, sin embargo, en ocasiones podemos evitarlos si comprobamos el estado de los neumáticos de forma periódica.

Lo más recomendable es revisar las ruedas antes de iniciar la marcha, por nuestra propia seguridad, independientemente de si el trayecto es largo o corto. Comprueba que los neumáticos no tengan ningún desgaste o grieta aparente, y si vas a salir de viaje, no te olvides de comprobar la presión en una estación de servicio.

En caso de pinchazo, es importante saber que se debe hacer para cambiar la rueda de pinchada y sustituirla por la de repuesto. Aprende cómo cambiar la rueda de tu coche de forma segura con los siguientes pasos.

Cómo cambiar la rueda de tu coche de forma segura

Pasos para cambiar la rueda de tu coche de forma segura

1. Estacionar el coche en un lugar seguro

Si notas que la rueda de tu coche tiene un pinchazo, lo primero que debes hacer es aparcar en un lugar seguro o cerca del arcén, para evitar la congestión del tráfico. Es preferible estacionar en un lugar llano y firme para facilitar el proceso de montaje y desmontaje de la rueda.

En caso de encontrarse en medio de la carretera, lo segundo más importante es ponerse el chaleco reflectante antes de salir del coche. Además, debes colocar los triángulos de preseñalización de peligro, uno detrás del coche y el otro delante, para prevenir a los que vienen detrás y a los que vienen en sentido contrario.

2. Localizar las herramientas necesarias para cambiar la rueda

Las herramientas que necesitas para proceder al cambio de la rueda de tu coche son:

  • Rueda de repuesto
  • Gato
  • Llave
  • Adaptador (en caso de que la rueda tenga tornillos especiales)

3. Extraer la rueda pinchada

Una vez tengas las herramientas, el tercer paso es ponerse manos a la obra para extraer la rueda pinchada. Afloja las tuercas de la rueda que está montada y ubica el gato en el lugar correcto para levantar el coche. Una vez levantado, retira los tornillos y retira la rueda pinchada.

4. Sustituir la rueda pinchada por la rueda de repuesto

Una práctica muy útil al cambiar la rueda de tu coche de forma segura, es colocar la rueda pinchada que has retirado debajo del coche junto al gato. De esta forma, si el gato no resistiera el peso del coche, este caería directamente en la rueda, actuando como amortiguador del golpe y evitando accidentes de mayor gravedad. El siguiente paso es encajar la rueda de repuesto en su sitio, colocar los tornillos y ajustarlos manualmente.

5. Bajar el coche y apretar los tornillos

En este punto, ya se puede retirar la rueda ubicada junto al gato. Una vez que el coche está apoyado de nuevo sobre el asfalto, haz uso de la llave y aprieta los tornillos hasta que no la puedas girar más. Es necesario aplicar la mayor fuerza posible para evitar que los tornillos se salgan.

Cambiar la rueda de un coche de forma segura es un proceso simple, pero que necesita de fuerza para asegurar la estabilidad. Si quieres evitar sustos, es recomendable comprobar el estado de los neumáticos antes de salir de casa.

Cómo comprobar el estado de los neumáticos

La revisión y el seguimiento de las ruedas que se puede hacer desde casa cada día es más bien visual, es decir, puedes echar un vistazo de forma periódica para verificar que los neumáticos no tienen abultamientos, grietas, desgastes o cortes irregulares.

Ahora bien, a la hora de emprender un viaje largo, lo más recomendable es acudir a la estación de servicio para comprobar la presión y la banda de rodadura de los neumáticos:

  • Presión: se puede comprobar con un manómetro que indica si el neumático tiene la presión correcta para realizar un trayecto largo. Un neumático con una presión inferior a la recomendada reduce la estabilidad del vehículo y aumenta el consumo de combustible. 
  • Banda de rodadura: es la que proporciona al neumático sus virtudes de frenado, maniobrabilidad y mantenimiento de la dirección. Si el desgaste es desigual indica que el nivel de presión es inferior al nivel recomendado, que la alienación es incorrecta o que hay problemas con la suspensión.

Los neumáticos pueden durar alrededor de los 5 años, todo dependerá de la fabricación, el mantenimiento y la cantidad de kilómetros recorridos, entre otros factores. Lo importante es realizar revisiones periódicas de los neumáticos de tu coche, ya que circular con los neumáticos desgastados puede provocar una multa de hasta 200 euros.

Sigue leyendo en REnting Finders

Entradas relacionadas

top