Eva / 10 junio 2020

Las mejores carreteras para viajar con el coche por España

Hoy te traemos una selección de rutas y carreteras para que disfrutes de la experiencia de conducir tu coche mientras descubres España. Y es que sin duda la variedad del paisaje español salta a la vista, y merece la pena dedicar un tiempo a complacerse con ella.

Cualquiera de estas rutas se pueden hacer conduciendo hasta el destino final en un solo tramo, o en varios tramos y tomándote tu tiempo para conocer paisajes y pueblos excepcionales. Así que baja las ventanillas, pon la música a tope y prepárate para un viaje inolvidable. 

De Almería a Granada por la A-7

Recorriendo la carretera A-7 desde Cabo de Gata, Almería, tendrás la impresión de haber viajado en el tiempo, pues se trata de una antigua vía muy poco transitada. Para que te hagas una idea, atravesarás túneles horadados en la piedra, carentes de los adelantos en materia de vialidad de los pasos subterráneos de las grandes ciudades.

Este recorrido, de aproximadamente dos horas, también te invita a hacer algunas paradas que te resultarán más que placenteras. Dedica un tiempo para conocer los impresionantes desiertos de los alrededores de Almería y el parque de Cabo de Gata. ¡Merece la pena sacar unas buenas fotos, considerando que sirvieron de escenario para la serie Juego de Tronos!

Ya en marcha por esta ruta costera, déjate llevar curva tras curva por los azules del Mediterráneo, y disfruta de la vista de las escarpadas rocas de los acantilados de Maro-Cerro Gordo. Y por supuesto no dudes en detenerte en más de un sitio para disfrutar de las buenas vistas.

Las mejores carreteras de España para recorrer en coche

Málaga: de Coín a Ronda por la A-366

Comenzamos en Coín, Málaga, un hermoso pueblo de calles adornadas con plantas y flores. Cerca de Coín tienes el pinar de los Llanos del Nacimiento, una ruta con ríos y pozas que son una delicia. Coge la carretera A-366 con dirección a Ronda y disfruta del verde que el camino te regala: campos de labranzas, pinos, eucaliptos y un sinfín de naturaleza. Si lo deseas puedes entrar a la villa de Tolox y conocer su Balneario que fue fundado en 1867.

Continúa hasta el pueblecito de Alozaina, donde además de una buena dosis de historia, disfrutarás de excelentes tapas en los tradicionales bares del lugar. Un poco más adelante, el mirador de Jorox te muestra la estampa de esta aldea que creerás que ha salido de algún cuento infantil, con su cascada en medio del poblado y su conjunto de acequias y albercas de origen árabe.

Continúa por la carretera, recorre sus curvas pronunciadas a través de sierras blancas hasta llegar a Yunquera, un sitio especialmente bueno para degustar la gastronomía del lugar. Muy cerca puedes pasear por un bosque de pinsapos, un abeto superviviente a la época de los glaciares, y recorrer miradores naturales que te ofrecen verdaderas postales.

El trecho que sigue es un paisaje diferente con campos de olivos y cereales. Impresionantes barrancos te acompañarán hasta El Burgo, un pueblecito de origen medieval donde vale la pena detenerse.

Más adelante te espera el mirador de la Cabra Montés con sus vistas extraordinarias, y más allá la romántica Ronda, que parece colgada al borde del abismo, y donde no te arrepentirás de pasar al menos una noche. Si viajas sin detenerte puedes hacer esta ruta de 63 kilómetros en una hora y media, aproximadamente. 

Extremadura: cerezos en flor que bordean la N-111

La N-110, que une Plasencia, Cáceres, con Barco de Ávila en Castilla y León, con una ruta de aproximadamente una hora, es una de las carreteras secundarias más bonitas de España. Partimos justamente de Plasencia, cuyo casco histórico está rodeado por una famosa cerca militar medieval, que vale la pena conocer.

En esta ruta atravesarás el Valle del Jerte, y el río Jerte te acompañará casi todo el camino. Además, podrás disfrutar de las maravillosas vistas al embalse. Si bien durante todo el año el recorrido es ideal, durante la primavera el paisaje es una experiencia inolvidable. Entre marzo y abril, unos dos millones de cerezos en flor se extienden ante tus ojos, dando la imagen de un campo nevado.

A lo largo del recorrido, hay nada menos que 11 pueblos dónde parar para disfrutar de unas buenas tapas. Tornavacas es una parada obligatoria para disfrutar de su interesante arquitectura y su mirador, desde donde puedes contemplar unas magníficas vistas que alcanzan la ciudad de Plasencia. También puedes visitar el museo de la cereza de Cabezuela del Valle.

Rebollar y Piornal son otros pueblos de Cáceres con encanto que puedes visitar. Entre estos dos últimos hay un desvío que conduce a la Cascada del Caozo, un lugar especialmente atractivo.

De Bilbao a San Sebastián por la AP-8

Si se trata del placer de conducir unos 100 km durante poco más de una hora, esta ruta es para ti. Así como si deseas pasar algunos días recorriendo ciudades y pueblos maravillosos, y llenando tus ojos con muchos de los más impresionantes paisajes de España.

Conduce por la AP-8 hasta los pueblos de Górliz y Plentzia en País Vasco. Sus alrededores son especialmente apreciados por los amantes del senderismo, dado las impresionantes vistas que ofrecen.

Un poco más adelante encontrarás otra parada obligatoria: San Juan de Gaztelugatxe. Aparca tu coche y haz un poco de ejercicio subiendo los 241 escalones para llegar a la ermita, situada en lo alto de un islote en el mar con unas vistas inigualables. Más allá te espera Bermeo, un pueblo con coloridas calles llenas de bares donde beber y comer a tus anchas.

Sigue conduciendo, porque aún falta mucho de la Costa Vasca por conocer: el casco histórico de Lequeitio, la playa de Isuntza y la isla de Garraitz, a la que podrás llegar andando a través de una senda de arena cuando la marea está baja.

Las playas de Santiago y Lapari están más adelante en tu ruta, y de allí llegarás adonde la erosión del mar se ha encargado durante siglos de preparar para ti los 13 km más espectaculares de la AP-8: el Geoparque de la Costa Vasca, conformado por Zumaia, Deba y Mutriku.

Enamórate luego de las vistas de Guetaria y Zarauz, y un poco más allá el punto de llegada: la majestuosa San Sebastián, con su preciosa bahía de aguas cristalinas, playas de arena blanca y bares de pintxos por doquier.

Ahora cuentas con unas cuantas rutas para viajar con el coche a tus anchas por las mejores carreteras de España. De un tirón o en varios días, no importa cómo las recorras, los paisajes españoles más bonitos te están esperando.

Sigue leyendo en REnting Finders

Entradas relacionadas

top