Laura / 4 junio 2020

Cómo cuidar el motor de tu coche para prolongar su vida

Algunas veces no se trata de dinero, sino de amor por el vehículo que ha pasado más de una década a tu lado y por tal motivo cuesta desprenderse de él o sustituirlo por otro. Si tu coche ya tiene unos cuantos años y quieres conservarlo, aquí te dejamos algunos consejos para que aprendas a cuidar de su motor y prolongar su vida lo máximo posible.

El consejo más sencillo que cualquier especialista puede darte es nunca obviar ningún síntoma de problema o avería. Ya que si lo dejas pasar lo más probable es que acabes visitando el taller y desembolsando una cantidad de dinero considerable. Sin embargo, esto no tiene por qué ocurrir si tomas las siguientes precauciones.

1. Utilizar el aceite recomendado y cambiarlo con frecuencia

El aceite es la vida del motor, por lo tanto, el mejor consejo para cuidar el motor de tu coche y alargar su vida es usando el mejor aceite, aquel recomendado por la marca del coche.

El cambio de aceite debe realizarse cuando lo sugiere el fabricante o incluso antes, si consideras que el aceite está restando vida útil del motor del coche. Por lo general, debe hacerse cada 5.000 kilómetros. Hay que considerar que el cambio a tiempo del aceite es un factor importante para alargar la vida del motor, pues este necesita conservar sus piezas lubricadas siempre.

Cómo cuidar el motor de tu coche

2. Esperar unos segundos antes de acelerar el coche

Una práctica beneficiosa para el coche es una vez arrancamos el motor, esperar unos segundos para ponerlo en marcha. De esta manera el aceite del coche se calienta y se prepara para acelerar. En los diésel antiguos era necesario esperar unos minutos para que las bujías de precalentamiento se elevarán, y en algunos coches, había testigos que avisaban cuando podía arrancar el coche. En los diésel actuales esto ya no es necesario. Sin embargo, sigue siendo recomendable esperar unos segundos.

Si acostumbras a arrancar en frío, el motor y el arranque se verán sometidos a trabajar forzosamente, lo cual con el paso del tiempo afecta a la vida útil del coche. Lo mismo para el caso contrario, es decir, si se ha conducido un largo trayecto y ya es hora de parar, no apague el motor inmediatamente. Es recomendable mantener el turbo al ralentí para que se vaya enfriando gradualmente y posteriormente se apague el coche.

3. Sustituir la correa de distribución

De igual forma que el cambio de aceite, la correa de distribución es otro factor determinante. Para cuidar el motor de tu coche y prolongar su vida útil, es necesario cambiarla con la regularidad recomendada.

Sí la correa de distribución se desgasta antes de tiempo, muy probablemente tengas que afrontar una de las averías más caras. La culata podría doblar algunas válvulas y para repararlas hay que llevarlo a un taller especialista. Incluso puedes cambiar la correa antes de tiempo a modo de prevención.

4. Repostar el combustible cuando lo indica el coche

Es muy habitual que cuando se enciende la reserva del coche sigas circulando con la tranquilidad de que el coche aún tiene suficiente combustible. Esta práctica tan recurrente es un riesgo para el coche, pues en el fondo del depósito reposan impurezas que se van acumulando con el paso del tiempo. Cuando se apura la reserva del depósito, la bomba termina absorbiendo todas estas impurezas y puede obstruir el paso del combustible causando daños a los inyectores del coche.

5. Realizar un mantenimiento de los filtros, bujías e inyectores

Lo más importante para prolongar la vida del motor de tu coche es realizar un mantenimiento adecuado del filtro del aire, pues es este por el que el motor respira. Además, es importante prestar atención a las bujías y los inyectores, pues son unas de las piezas que más se desgastan con el tiempo. Estas piezas afectan en la potencia y el desarrollo del motor en la carretera. Por lo tanto, es recomendable revisarlas de vez en cuando para verificar su estado.

6. Cuidar el circuito de refrigeración 

Otro factor importante para cuidar el motor de tu coche es prestar atención al circuito de refrigeración, ya que es otra de las partes más vulnerables al paso del tiempo. Es recomendable revisar el nivel del líquido refrigerante, así como comprobar que no hay ningún tipo de fuga. De esta manera te aseguras de que el coche no se recalienta y evitas daños irreparables en el motor. Además, es importante que la marca del refrigerante sea siempre la misma.

Ahora que conoces los hábitos adecuados para mantener el motor de tu coche en buen estado y prolongar su vida útil, solo tienes que ponerlos en práctica y disfrutar de los resultados. Cuida el motor de tu coche para que dure más años a tu lado.

Sigue leyendo en REnting Finders

Entradas relacionadas

top