Ruben / 14 abril 2020

Consejos para mantener tu coche sin uso durante la cuarentena por COVID-19

Una de las consecuencias inevitables del confinamiento en casa como medida para combatir el COVID-19 es que muchos coches están pasando largos periodos sin circular.

Aún no sabemos a ciencia cierta cuánto tiempo más durará la cuarentena, por lo que es necesario realizar algunas acciones de mantenimiento preventivo, que te permitirán proteger tu coche de las averías y el desgaste que podrían presentarse por pasar mucho tiempo sin uso.

Si quieres que tu coche funcione perfectamente cuando todo haya pasado y evitar tener que pagar una costosa reparación ocasionada por el desgaste silencioso, sigue los sencillos consejos que te presentamos a continuación.

Consejos para mantener tu coche sin uso durante la cuarentena por COVID-19

Protege la batería

La batería es uno de los elementos de tu coche que pueden verse afectados si el vehículo está mucho tiempo aparcado. Para protegerla, basta con arrancar el coche una vez a la semana. De este modo se pondrá en funcionamiento todo el sistema eléctrico, así como el motor de arranque.

Si tu coche está en un garaje privado, puedes rodar un poco dentro del aparcamiento para que los fluidos se movilicen, se lubriquen los engranajes y evites el endurecimiento de los componentes mecánicos.

Si la batería es nueva, seguramente el coche arrancará sin problemas aunque no lo enciendas en un par de semanas, sin embargo, si ya tiene un tiempo o no se encuentra en buen estado, será necesario que tomes cartas en el asunto si no quieres que se agote por completo.

En estos casos, puedes desconectar su terminal negativo, es decir, afloja la tuerca y retira el cable para que no haga contacto con el borne negativo. Luego, envuelve el cable con cinta aislante y listo, tu batería podrá estar hasta 3 meses desconectada sin descargarse.

Esta medida no sirve en el caso de los coches de última generación, pues absolutamente todas las funciones dependen del sistema eléctrico. Lo mejor es que revises el manual de tu coche para saber qué debes hacer.

Otra forma de mantener el voltaje de la batería de tu coche a punto es utilizar un cargador eléctrico. Así que si cuentas con uno de estos dispositivos, conéctala un par de horas cada semana.

Activa los sistemas eléctricos de tu coche con regularidad

Si puedes dejar la batería conectada, cada vez que vayas a arrancar el vehículo aprovecha para poner en funcionamiento el aire acondicionado, las intermitentes, los limpiaparabrisas, los espejos retrovisores, subir y bajar las ventanillas, y ajustar los asientos y el volante si estos son eléctricos. De esta forma, estos sistemas seguirán funcionando normalmente.

En caso de que hayas desconectado la batería, tendrías que volverla a conectar si quieres activar estos sistemas. Tal vez resulte tedioso, pero son muchos los problemas y los gastos que te ahorrarás al ponerlos en funcionamiento al menos cada quince días.

Limpia cuidadosamente tu coche por dentro

Es frecuente que al abordar un automóvil percibamos olores desagradables. El moho, los hongos y las bacterias son los responsables de esos olores. Imagina lo que podría ocurrir si el coche está cerrado durante semanas.

Comienza con un aspirado en profundidad, especialmente en las plazas traseras si tienes niños. Puedes utilizar un producto de lavado en seco para la tapicería, lava las alfombrillas y limpia las puertas. Incluso puedes instalar un ambientador del tipo y fragancia que prefieras.

Si el coche está aparcado en un garaje cerrado, podrías dejar un par de ventanillas abiertas, unos tres centímetros sería suficiente. Pero que no se te ocurra hacerlo si el automóvil está a la intemperie, la lluvia puede ser un remedio peor que la enfermedad.

Cubre tu coche

Lo ideal es aparcar el coche bajo techo para evitar los efectos del sol o, peor aún, de la resina o de los excrementos de los pájaros que son muy corrosivos y pueden dejar feas manchas sobre la pintura.

Si has tenido que dejar tu coche en la calle durante la cuarentena por el COVID-19, te recomendamos que lo cubras con una funda, preferiblemente de lona transpirable. Cuando todo haya pasado, dale una buena lavada, preferiblemente con manguera a presión, agua y jabón.

Cuida tus neumáticos

La pérdida de aire de los neumáticos es algo habitual, y más aún cuando el coche está parado, ya que se desinflan con más rapidez que cuando está en circulación. Esto puede causar deformaciones tanto en los neumáticos como en las llantas, que tendrían que cargar el peso del coche. Para evitar estas molestias, que además resultan muy costosas, basta con aumentar ligeramente la presión de las ruedas de tu coche.  

Otra recomendación para el cuidado de tus neumáticos es rodar el coche unos centímetros cada cierto tiempo, de esta forma el peso del vehículo no recaerá demasiado tiempo en el mismo punto, evitando también así las posibles deformaciones.

Nivel y estado de los fluidos

Es normal que los fluidos del coche se evaporen, e incluso que se pierdan por alguna fuga. Por esta razón, antes de poner nuevamente tu coche en circulación debes medirlos y asegurarte de que están en el nivel óptimo, especialemte el aceite, el líquido anticongelante, el líquido del limpiaparabrisas y el líquido de frenos. También deberás revisar la viscosidad del aceite y el estado de los filtros.

En este momento, son millones los coches aparcados en las calles de los pueblos y las ciudades, en garajes privados o en aparcamientos comunitarios. Llegará el momento en que todo vuelva a ponerse en movimiento, incluso tu coche. Para que su funcionamiento sea el mejor, bastará con tomar estas sencillas medidas que te hemos explicado.

Sigue leyendo en REnting Finders

Entradas relacionadas

top