Laura / 13 febrero 2020

Revisa estos puntos de tu coche antes de salir de vacaciones

¿Tienes planeado hacer un viaje? Antes de hacerlo, deberías revisar tu coche para asegurarte de que está en excelentes condiciones y poder disfrutar de viaje seguro y libre de problemas.

Lo normal es tener el coche siempre a punto, pero antes de salir de viaje, además de comprobar que hemos metido las maletas y todo lo que necesitamos, es conveniente asegurarnos que algunos elementos del vehículo están listos para emprender el viaje.

Sigue estos útiles consejos para revisar los elementos clave de tu vehículo antes de emprender el trayecto para evitar sorpresas desagradables.

Comprueba el estado de los neumáticos 

Las ruedas del coche son un elemento clave para un viaje seguro, ya que están en contacto directo con la carretera. Debemos revisar su estado, comprobar el desgaste del dibujo del neumático o la existencia de grietas o cortes.

Además, se debe prestar especial atención a la presión del aire de los neumáticos para evitar un pinchazo o un reventón. Una presión inadecuada afecta en el consumo de combustible del coche y en el desgaste del neumático.

La presión del aire puede variar dependiendo del clima, con el frío las ruedas suelen perder presión más rápido porque el aire interno se contrae. Con la presencia del calor pasa todo lo contrario.

Revisa los limpiaparabrisas y las luces del coche

La visibilidad conduciendo es fundamental, por tanto, el limpiaparabrisas y las luces son dos elementos a revisar antes de cualquier viaje.

Revisa el estado del líquido del limpiaparabrisas para poder limpiar el cristal cuando los insectos se peguen a la luna del coche o un camión te salpique con barro. Además, comprueba el estado de las escobillas, cada cierto tiempo también hay que sustituirlas, y son imprescindibles, sobre todo, cuando la lluvia es muy fuerte y dificulta la visión.

Conducir sin luces es peligroso, tanto tu visibilidad como la de otros conductores se reduce considerablemente, por la noche, con niebla o escasa luz es fundamental llevar las luces encendidas. Revisa que todas las luces, tanto internas como externas, funcionan antes de emprender tu viaje, que están en la altura correcta y que los cristales están limpios.

Comprueba los niveles del coche: aceite, refrigerante y otros fluidos

Es importante comprobar el nivel de aceite del coche, sobre todo en invierno, por el frío y la conducción más lenta, el coche consume más aceite de lo habitual. Utiliza una barra medidora para comprobar el nivel, siempre con el motor en frío.

En los coches más actuales, el cuadro del coche nos indicará con un testigo si el nivel de aceite es el adecuado o tiene una temperatura elevada. El aceite es imprescindible para el correcto funcionamiento del motor, revisa que no te hayas excedido en los kilómetros recorridos recomendados por el fabricante.

Lo mismo ocurre con el líquido refrigerante, debe estar en su nivel adecuado y se debe comprobar siempre con el motor en frío, además de utilizar un líquido anticongelante específico y recomendado por el fabricante.

Comprueba el nivel del líquido de frenos, si está bajo o existe alguna fuga. Además, con temperaturas muy bajas el líquido puede llegar a congelarse o ensuciarse.

Documentación y elementos obligatorios

Es importante llevar en el coche la documentación obligatoria y en vigor, el carnet de conducir, el permiso de la ITV y la ficha técnica del coche. El impuesto de circulación y el recibo del seguro son opcionales.

Además, es necesario llevar en el vehículo chalecos reflectantes; triángulos de emergencia; cadenas, si viajas a zonas de montaña en época de nieve; si tus ruedas lo requieren, un kit de herramientas (rueda de repuesto, gato y llave inglesa); y un pequeño botiquín de urgencia.

Realiza un mantenimiento continuo del coche durante todo el año y acude a las revisiones obligatorias. Antes de cualquier viaje aplica estos consejos para disfrutar de un trayecto seguro y cómodo.

Sigue leyendo en REnting Finders

Entradas relacionadas

top