GLosario de términos

Líquido de frenos

El líquido de frenos es el responsable de proporcionar la fuerza al pedal correspondiente para que el automóvil pueda frenar.

Esta acción se lleva a cabo a través de una bomba principal situada en los frenos, con conductos de mangueras elásticas y metal, acopladas a las bombas que auxilian a los frenos en cada llanta.

El líquido de frenos se comprime, ejerciendo presión al pedal bajo el pie del conductor. El pistón en el cilindro de la bomba principal ejerce presión sobre el fluido, que empuja las pastillas de los discos y se dirige a los rotores, frenando al coche debido a la fricción.

Tipos de líquido de frenos

El líquido para frenos cuenta con varios tipos, dependiendo de las exigencias requeridas en cada vehículo y según deban operar en condiciones extremas de temperatura.

  • DOT 3, su punto de ebullición es a 205 °C.
  • DOT 4, su punto de ebullición es a 230 °C.
  • DOT 5, su punto de ebullición es a 260 °C.
  • DOT 5.1, su punto de ebullición es a 270 °C.

Es importante tener en cuenta el punto de ebullición del líquido de frenos, debido a que cuando éste entra en ebullición aparecen burbujas que inciden de manera directa en la efectividad de la capacidad de freno.

De allí que el mismo sea revisado cada cierto tiempo, ya que cuando es sometido a mayores grados de calor entrará más rápido en ebullición.

El líquido de freno también debe cambiarse para eliminar la contaminación producida por la humedad, puesto que al absorber humedad el líquido puede reducir su rendimiento. De igual forma, debe cambiarse por estar expuesto a partículas de suciedad.

¿Cómo cambiar el líquido de frenos de su vehículo?

Para cambiar el líquido de frenos a su vehículo puede seguir los siguientes pasos:

  1. El coche debe ubicarse en un sitio llano y, por supuesto, debe estar apagado.
  2. Proceda a abrir el capó y encuentra el recipiente en donde va el mencionado líquido.
  3. Extraiga el viejo con la ayuda de una jeringa y suministre el nuevo de la misma forma.
  4. Una vez realizada esta acción, debes purgar las pinzas de freno; para ello, el automóvil debe estar colocado en un elevador y se deben retirar las cuatro ruedas.
  5. Ahora debe colocar un tubo acoplado al bombín del freno, mientras que en el otro extremo coloca un recipiente donde se recogerá el líquido de frenos antiguo.
  6. Busque la ayuda de otra persona para que pise el freno de forma repetida y así bombear el líquido. Tras ello, aflojar el tornillo del purgador para permitir que el líquido salga por el tubo.
  7. Con el tornillo aflojado, el ayudante volverá a pisar el freno, esta vez aumentando la presión de forma progresiva hasta que llegue al fondo del pedal.

El funcionamiento efectivo de los frenos de tu vehículo debe ser prioridad a la hora de revisarlo. Además de ayudarte a conducir mejor, también ayudará evitar accidentes y salvar tu vida y la de los pasajeros. Es recomendable realizar el cambio de este fluido en un periodo de cada dos años.