Glosario de términos

Pastillas de freno

Las pastillas de freno son piezas que forman parte del sistema de frenos de disco. Están conformadas por una parte que es el soporte metálico y otra que sobre este constituye el forro del rozamiento. Se unen por medio del encolado o del remachado.

Las pastillas de freno cumplen la función de que la frenada se realice de forma uniforme y efectiva. La fricción del forro sobre el disco, al pisar el pedal, hace que el coche se detenga. De allí que garantizar su buen estado sea fundamental para la seguridad del conductor.

¿Cómo funcionan?

Las pastillas de freno van montadas sobre la pinza, de tal forma que los forros de freno están próximos al disco. Están separadas de este por un espacio comprendido entre 0,20 y 0,25 mm, por lo que mantienen contacto ligero.

Cuando el conductor pisa el pedal, estas pastillas comprimen axialmente el disco por medio de unos cilindros hidráulicos. Con este mecanismo se produce el par deseado o puede detenerse totalmente la marcha.

¿Pueden fallar las pastillas de freno?

Por la sencillez de su configuración, las pastillas de freno no están sometidas a averías. Más bien pueden perder efectividad por el desgaste que se deriva naturalmente de su uso. Su deterioro compromete la eficacia del sistema.

Esta condición de esta pieza tan importante para la seguridad exige que se realice periódicamente su revisión y mantenimiento. La sustitución por pastillas nuevas es un procedimiento muy simple de mecánica rutinaria.

Síntomas de deterioro de las pastillas de freno

Un primer aviso del desgaste de las pastillas por el uso es el aumento de la distancia de frenado. La disminución de calidad de la superficie de fricción del forro disminuye la eficiencia del sistema.

Una señal que puede alertarnos sobre la pérdida de condiciones de las pastillas es el ruido en la frenada. Por lo general, cuando las frenadas son chirriantes, indican desgaste de estas piezas o del propio disco de freno.

Finalmente, la tecnología nos evita que lleguemos al extremo de derrapes peligrosos por el mal estado de las pastillas. Cuando están deterioradas, se enciende el testigo luminoso al accionar el pedal de freno durante la marcha.

Mantenimiento recomendable

Conviene revisar las pastillas cada 5.000 km para verificar que el grosor, incluido el del soporte metálico, supere los 7-8 mm. La vida útil de estas piezas varía según la clase (blanda o dura) y el tipo de conducción. Lo normal ronda de 30.000 a 40.000 km.El cambio de estas piezas debe realizarse con pastillas nuevas para garantizar los estándares de seguridad. A diferencia de otros sistemas del coche, no se pueden adquirir componentes usados.

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

    O llámanos tú al
    91 078 39 50

    Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
    Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h