Glosario de términos

Freno de pie izquierdo

La técnica de frenado con el pie izquierdo procede de los pilotos de rallies, siendo su origen los países escandinavos. Su utilización se centra en coches de tracción delantera y bajo superficies con poca adherencia, donde su eficacia es mayor. Al frenar con el pie izquierdo y acelerar con el derecho de manera simultánea, se trata de contrarrestar la tendencia natural a subvirar de los coches con tracción delantera. 

Se debe frenar con la fuerza suficiente para que las ruedas traseras comiencen a deslizar, provocando de esta manera la situación de sobreviraje, mientras que al mismo tiempo se acelera para que las ruedas motrices (es decir, las delanteras) sigan girando a pesar del frenado. Se busca encontrar un equilibrio entre acelerador y freno, añadiendo la dificultad de acostumbrar el pie izquierdo a tener la sensibilidad necesaria para utilizar el pedal del freno. 

Esta técnica se limita a la competición, donde los vehículos cuentan en su equipamiento con repartidor de frenada, pudiendo cargar más la fuerza de freno sobre el tren posterior (provocando así un bloqueo de ruedas más fácil) y evitando el desgaste de los frenos delanteros del coche. La descripción de un ejemplo de uso de esta técnica comenzaría con la llegada a una curva, frenando antes de llegar al punto de inicio de giro. 

Cómo realizar la técnica del pie izquierdo

Cuando se gira el volante, se comienza a acelerar, manteniendo el pedal de freno pisado, tratando de mantener ambas acciones en equilibrio para evitar tanto un exceso de aceleración, como un bloqueo de ruedas delanteras por exceso de frenado, lo que provocaría automáticamente un subviraje. Si se realiza de manera correcta, el vehículo debería entrar en una situación de sobreviraje, controlado con la técnica de contravolante, mantenible hasta que se vuelva a acelerar para salir de la curva. 

Cuanto más deslizante sea la superficie sobre la que se circula, más eficaz y fácil de ejecutar será la técnica. Su utilización sobre asfalto seco es muy delicada, ya que los márgenes de adherencia son menores y, además, no sería tan necesario contrarrestar el subviraje característico de todo vehículo de tracción delantera, eliminando también el sufrimiento de elementos mecánicos que se estarían forzando con esta técnica. 

Actualmente, los pilotos de rallies también están utilizando el frenado con el pie izquierdo sobre coches de tracción integral, lo cual va en contraposición con la explicación teórica de la técnica, pero el empleo de las modernas transmisiones secuenciales, que al no contar con pedal de embrague, permite la utilización del pie izquierdo para el frenado en exclusiva, y la utilización de motores turboalimentados, cuyo mayor potencial se basa en trabajar siempre con presión de aceleración alta y así salir de cada curva con toda la potencia disponible. Además, se deben tener en cuenta las ayudas electrónicas y sistemas activos que permiten configurar una distribución de frenada que favorezca la utilización de esta técnica y variar el comportamiento al gusto del piloto. 

El frenado con el pie izquierdo puede combinarse con otras técnicas, como el péndulo.

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

    O llámanos tú al
    91 078 39 50

    Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
    Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h