GLosario de términos

Volante

Es la parte del vehículo mediante el cual, el conductor, controla y transmite el movimiento de dirección a las ruedas. Todos los vehículos disponen de un volante, desde los coches más pequeños hasta los vehículos más pesados como los camiones, incluso otros medios de transporte como las embarcaciones.

El sistema de dirección facilita al conductor dirigir la trayectoria del vehículo. Este sistema está compuesto principalmente por un conjunto de componentes, el volante acciona la barra de dirección unida a la caja de dirección mediante engranajes, bielas y varillas que transmiten la dirección a las ruedas.  

Características de un volante de dirección

El volante del coche y por tanto, el sistema de dirección, es un elemento más de seguridad que debe cumplir una serie de características:

  • Irreversibilidad: cuando el volante transmite un giro al sistema de dirección, las vibraciones e irregularidades experimentadas por las ruedas no deben regresar al volante, es decir, se emiten movimientos a las ruedas pero las ruedas no devuelven el movimiento al volante.
  • Seguridad: es la principal característica de un volante de dirección. La seguridad se verá afectada por diferentes factores como la calidad de los materiales, la fiabilidad del mecanismo y un uso correcto del mismo.
  • Suavidad: característica que se ha venido afinando con el paso del tiempo y la evolución de las tecnologías usadas en la industria automotriz para facilitar una conducción cómoda y placentera. Depende de un montaje preciso y un buen engrase para que el sistema de dirección no esté duro.
  • Precisión: un eje o chasis deformado, un desgaste desigual en los neumáticos o cualquier anomalía en los componentes del sistema de dirección puede afectar a la precisión de la trayectoria del volante y por tanto, del vehículo, por lo que el volante y el sistema de dirección deben evitar el exceso de dureza o de suavidad.

Tipos de sistemas de dirección

Sistema de dirección de bolas recirculantes

Es el sistema que por lo general tienen los camiones, autobuses o cualquier otro tipo de vehículo pesado. Su nombre se debe a un sistema compuesto por esferas encargadas de facilitar el movimiento del volante, mediante un tornillo que gira sobre sí mismo para desplazar los engranajes dentro de una caja con valvulina.

Sistema de dirección hidráulico

El volante de dirección hidráulico es uno de los más conocidos, es el que está presente en la mayoría de los coches. Actúa con una bomba hidráulica que va conectada al motor mediante una correa, emplea la cremallera como un pistón hidráulico para generar asistencia a la misma.

Así, cuando el conductor gira el volante, un sensor permite el paso del fluido hacia una parte del pistón y así, aumenta la presión hacia ese lado y se mueve la cremallera hacia dónde queremos girar. Al dejar de girar la cremallera vuelve a su posición original

Sistema de dirección electro-hidráulico

Este sistema utiliza un motor eléctrico en lugar de una correa para obtener la fuerza del motor. La bomba hidráulica no está conectada al motor por que lo que se evitan problemas mecánicos relacionados con la dirección con correa. Además, el consumo de combustible se reduce porque no se utiliza la potencia del motor de combustión. la bomba hidráulica se mueve a través del motor eléctrico accionado por una batería.

Sistema de dirección eléctrico es la versión más moderna de dirección asistida. Este tipo de dirección utiliza un motor eléctrico para hacer girar el volante en lugar de utilizar la fuerza del propio motor del coche, sin restar potencia al motor. Este sistema es más ligero y está compuesto por menos elementos.