Glosario de términos

Embrague

El embrague es un sistema que permite cambiar de marchas en el coche, es decir, transmitir e interrumpir la potencia del motor a la caja de cambios de forma manual. Por tanto su función es imprescindible para el funcionamiento de un vehículo, porque separa y une el giro del motor a la transmisión para liberar el movimiento hacia las ruedas motrices, siempre y cuando haya una marcha engranada.

El embrague le permite al conductor cambiar de potencia, aumentar o disminuir, en cualquier momento, siempre pisando el embrague y cambiando la marcha al mismo tiempo.

¿Cómo funciona el embrague? 

El embrague está constituido por una serie de elementos que se ubican entre el motor y los dispositivos de transmisión. El sistema de embrague tiene tres posiciones:

  1. Posición de embrague: las ruedas y el motor están vinculados, el giro del embrague transmite la potencia suministrada por el motor.
  2. Posición desembragada: el pedal del embrague está pisado, se interrumpe la transmisión, lo que significa que el motor y las ruedas están libres. En esta posición se cambia de marcha.
  3. Posición intermedia: el sistema restablece de manera progresiva la transmisión, para que el cambio suceda sin brusquedad para no dañar ni el motor, ni la caja de cambios.

En conclusión, cuando se pisa el pedal de embrague el collarín se desplaza hacia el interior mientras presiona las pastillas que giran y separan el disco del embrague, permitiendo transmitir el movimiento a la caja de cambios y así, se ejecuta el cambio de marcha.

Mientras no se pise el embrague, el motor y la caja están acoplados y la fuerza del motor se transmite hacia las ruedas.

Elementos de un sistema de embrague

  1. Pedal.
  2. Campana: tapa metálica unida al volante de inercia del motor.
  3. Disco de embrague: se encuentra ubicado entre el volante del lado del motor y la placa de presión interior de la cubierta del embrague.
  4. Plato de presión: con forma de corona circular con unos soportes sobre los que actúan las pastillas.
  5. Muelles y pastillas: se encargan de conectar la campana con el plato de presión.
  6. Collarín: constituido por un rodamiento axial con un orificio central por el que pasa el eje primario.

El collarín se desplaza una vez se pisa el pedal del embrague mientras presiona las pastillas que hacen girar el plato de presión que a su vez, libera el disco del embrague al vencer la resistencia de los muelles.

Tipos de embrague

Hay distintas clasificaciones con las que se puede tipificar un embrague. Por la presión que se ejerce sobre el plato, podemos hablar de embrague de muelles, colocados en la periferia del disco de embrague. Hablamos de embrague de diafragma cuando los muelles se sustituyen por diafragmas. Y, finalmente, de embrague centrífugo, se puede embragar y desembragar por la fuerza que ejercen unos contrapesos movidos por la fuerza centrífuga del giro del motor.

Pero la clasificación más importante es en función del tipo de mando:

  1. Embrague de fricción o mecánico: es el tipo de embrague más común y del que hemos hablado. Está formado por el motor en el que se apoya. Funciona mediante un cable hidráulico transmitiendo potencia desde el motor por medio de fuerza de fricción.
  2. Embrague hidráulico: la fuerza del motor hacia la transmisión se realiza mediante un embrague automático permitiendo que la caja de cambios realice su función cuando llega a un determinado límite de giros, trabajando específicamente desde una bomba centrífuga.
  3. Embrague electromagnético: como bien su nombre lo indica, aprovecha la fuerza del campo electromagnético para la transmisión del par de giro.

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

    O llámanos tú al
    91 078 39 50

    Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
    Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h