GLosario de términos

Tracción total

La tracción total es aquella que transmite la fuerza del motor a las cuatro ruedas. También recibe el nombre de tracción integral, tracción en las cuatro ruedas, 4×4 o 4WD. Su popularidad se debe a que proporciona mucha más seguridad y tiene mejor agarre en firmes donde se suele perder la adherencia con lluvia.

¿Cómo funciona la tracción total?

Este tipo de tracción suele emplearse en aquellos vehículos que han sido diseñados y fabricados específicamente para transitar por zonas sin asfaltar. Este sistema se suele instalar en camionetas y SUVs. Se trata de una tracción que envía potencia a las cuatro ruedas por igual, sin controlar esa entrega de potencia en cada uno de los ejes de las ruedas.

Dicha división igual de la ponencia es perfecta para cuando hay que realizar maniobras en situaciones de baja tracción. Cada rueda gira a la misma velocidad que el resto y la potencia que proviene del motor se transfiere a la transmisión donde la caja de transferencia se encargará de dividir dicha potencia entre los ejes del vehículo.

El 4×4 es perfecto para terrenos irregulares, pero no así por asfalto. Esto es debido a que algunas acciones como doblar o tomar una curva sean algo más complejas en carretera. De ahí, que haya sistemas como los 4WD, un sistema a tiempo parcial que facilita habilitar la tracción en uno de los ejes para permitir una mejor conducción sobre asfalto.

Tipos de tracción total

Existen dos tipos de vehículos con tracción total

Permanente o de tracción integral (AWD)

La tracción AWD lleva constantemente las cuatro ruedas acopladas a la transmisión del motor. Sus ventajas son:

  • Otorga un mayor agarre y control en ciertas condiciones de carretera.
  • La conducción y la tracción son más deportivas.
  • Funciona constantemente.

Asimismo, la tracción AWD presenta una serie de desventajas:

  • Produce mayor gasto de combustible. 
  • Agrega más peso y complejidad al vehículo. 
  • Es más costoso, ya que la instalación del tren de potencia y los equipos necesarios para la tracción total es compleja y cara.

Acoplable o conectable (4WD)

Estos son vehículos de tracción trasera y/o delantera, aunque tiene la capacidad de acoplar el otro eje en caso de necesidad. En esta categoría, a su vez se pueden distinguir dos tipos de tracción:

  • Con diferencial central: estos pueden utilizar la tracción total sobre el asfalto con buena adherencia, incluyendo carreteras mojadas y a cualquier velocidad.
  • Sin diferencial central: solo se puede hacer uso de la tracción integral en determinadas condiciones con poca adherencia (nieve, barro o hielo) o terrenos complicados y a una velocidad baja.

La tracción 4WD cuenta con una serie de ventajas:

  • La tracción es mejor en terrenos irregulares, es decir, fuera de la carretera.
  • Se puede ahorrar combustible apagando el sistema de tracción.
  • Se trata de una tecnología robusta y probada.

Así como con algunas desventajas:

  • Añade peso y una mayor complejidad a los vehículos.
  • No se puede emplear en todas las situaciones. 
  • Son más caros que aquellos modelos con tracción en uno de los ejes (tracción trasera o tracción delantera).
top