Glosario de términos

Tracción delantera

La tracción delantera, denominada FWD o Front Wheel Drive en inglés, es aquel sistema que solo transmite el par motor al eje delantero, donde también se halla la dirección del vehículo. Los vehículos con tracción delantera tienen el diferencial integrado en la estructura de la caja de cambios o transmisión.

Origen de la tracción delantera

El primer vehículo con tracción delantera tiene su origen en el año 1931 con el lanzamiento del DKW F1. Aunque el coche más popular con este tipo de sistema fue el vehículo de lujo americano Cord L-29.

Sin duda, un modelo que destacó en su época fue el Citroën Traction Avant (1934). Sus principales ventajas eran que dejaba espacio libre bajo suelo y se simplificaba el eje trasero, que hasta entonces había sido propulsor. Sin embargo, hasta que no se desarrolló la junta homocinética este sistema no fue del todo aceptado.

En 1959, con el motor transversal se le dio un verdadero impulso al sistema de tracción delantera. Esto se debió a que en el Mini liberó bastante espacio dentro del habitáculo y se abarataron los costes de producción. Desde aquel momento, casi todos los vehículos hasta cierto tamaño y precio contaban con el sistema de tracción delantera.

Otros vehículos que emplearon este sistema de transmisión fueron: Citroën 2CV (1948), Saab 92 (1949), Auto Union 1000 (1958) y Fiat 128 (1969). En la década de los 80, gracias a las ventajas de la tracción delantera y el mejor empleo del espacio, muchos vehículos de tamaño mediano lo incorporaron.

Ventajas de la tracción delantera

  • Se libera espacio constructivo en el capó: en aquellos motores transversales el capó puede hacerse más corto, beneficiando así al habitáculo.
  • Se incrementa el espacio del habitáculo.
  • Se reduce el peso del vehículo.
  • Se genera una mayor estabilidad en la curva.
  • Existe una mayor tracción en situaciones adversas, como pueden ser en caso de lluvia o que haya gravilla en la carretera.
  • Hoy en día, la tracción delantera es tan eficaz o más que la tracción trasera. Ambos sistemas son igual de seguros.
  • En lo que al mantenimiento se refiere, este es más económico debido a que los vehículos con tracción delantera poseen menos partes móviles.

Desventajas de la tracción delantera

  • Los neumáticos delanteros tienen mucho más trabajo al tener que hacerse cargo de transmitir la fuerza del motor al suelo. Además, también se encargan de la dirección del vehículo y soportan gran parte del esfuerzo en las frenadas.
  • A partir de cierta potencia, se produce un agarre difícil del par motor en aceleraciones francas, debido al momentáneo reparto de peso. De ahí que la solución ideal sería la tracción total o 4×4 porque hay un reparto de potencia en las cuatro ruedas.
  • Los vehículos con tracción delantera tienen más tendencia al subviraje: en esta situación la parte delantera del coche puede patinar hacia el exterior de la curva. Cuando se acelera se aumentan los ángulos de inclinación de las ruedas delanteras.

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

    O llámanos tú al
    91 078 39 50

    Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
    Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h