Glosario de términos

Tuning

El tuning es una palabra inglesa que hace referencia a la puesta a punto, a ajustar o sintonizar algo. “To tune” significa literalmente afinar o ajustar algo. Este término se emplea comúnmente para mencionar las modificaciones que se realizan en las características de un coche con el objetivo de personalizarlo.

En base a esto, se puede definir al tuning como la alteración de las características que un vehículo trae por defecto de fábrica. Estos cambios pueden ser tanto exteriores (carrocería) como interiores (mecánica). Como resultado se obtiene un coche personalizado y totalmente único.  

El inconveniente del tuning es que algunas de estas transformaciones pueden hacer que el coche ya no pueda circular de manera legal por la vía pública. Muchos de estos coches acaban pareciéndose demasiado a los coches de carreras. A esto hay que sumarle la ley que entró en vigor en 2011 sobre las modificaciones en los vehículos.

Origen del tuning

Aunque el tuning pueda parecer algo nuevo, no lo es. Esta práctica viene dándose desde la década de los 40 del pasado siglo XX, tras la Segunda Guerra Mundial. Primero se hizo popular en Estados Unidos. Durante ese tiempo muchos jóvenes no podían comprarse un coche nuevo, así que modificaban o hacían añadidos a los que ya tenían hasta conseguir una apariencia totalmente diferente. 

Después causó furor en Europa y más tarde en Asia. En España, el tuning se hizo popular a finales de los 90. Con el paso del tiempo, se convirtió en una tendencia con miles de seguidores e incluso dio lugar a tiendas y publicaciones especializadas en tuning. Había un nuevo mercado orientado a jóvenes de entre 19 y 25 años que demandaban productos muy concretos.

Además, con la llegada de Internet, empezaron a surgir webs especializadas o dueños que mostraban sus coches tuneados, foros donde se comentaban los diseños y se fijaban lugares de encuentro. Por otro lado, los videojuegos como Need For Speed o la saga cinematográfica Fast and Furious (A todo gas) marcaron una tendencia, que para muchos se convirtió en un estilo de vida.

Las modificaciones más populares del tuning

Entre las modificaciones más habituales se encuentran la suspensión, los asientos, las ruedas, el sistema de audio o el motor, por citar algunas. Además, muchas veces se realizan encuentros para mostrar las modificaciones que se han llevado a cabo en un vehículo. Las más habituales son:

  • Óxido nitroso: sistema que aporta potencia extra al motor durante un corto período de tiempo. Este óxido nitroso o Nitro suele conectarse de manera directa al motor, siendo el propio conductor el que lo activa. En España, no es ilegal tenerlo instalado, pero sí transitar con ello activado. Aunque no se podrá pasar la ITV si el vehículo cuenta con esta modificación.
  • Pinturas y vinilos: es uno de los cambios más frecuentes. En algunos casos, los coches llegan a transformarse en auténticas obras de arte sobre ruedas.
  • Alerones: desde la reforma 866/2010, los alerones no pueden ocultar otros elementos (luces de freno), ni exceder las medidas indicadas, ni pueden ser metálicos. Además, para pasar la ITV se ha de tener la conformidad del fabricante y un certificado del taller que hizo la transformación.
  • Llantas: existen de todas las formas y colores, pero deben estar homologadas.
  • Sistema de sonido: es uno de los aspectos que más se juzgan. Algunos coches son auténticas discotecas.
  • Motor: para homologar la modificación, el nuevo motor ha de ser del mismo año de fabricación o más moderno que el original, así como menos contaminante. Asimismo, habrá que homologar otras piezas como son el tubo de escape, silenciadores, colectores…
  • Carrocería: aquí las alteraciones pueden ser muy variadas, desde entradas de aire, disminución de peso, alerones, paragolpes, etc.

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

    O llámanos tú al
    91 078 39 50

    Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
    Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h