GLosario de términos

Parachoques

El parachoques es una pieza de seguridad del coche que se ubica en la parte delantera y trasera del mismo para lograr amortiguar cualquier golpe.

El parachoques se encuentra en la parte más cercana al suelo, principalmente por medidas de seguridad, pero también forma parte del diseño. Ese lugar le permite proteger a los pasajeros y amortiguar el impacto en caso de colisión. Forma parte de la estética del coche y se puede personalizar.

Evolución de los parachoques

Los primeros parachoques fueron creados por Frederick Richard Simms en el año 1905. Estaban fabricados con caucho, un material barato y resistente. Pero en la década de los 80, el plástico sustituyó al caucho por ser un material más resistente y ligero.

En la actualidad, los requisitos imprescindibles que tiene que tener un parachoques son resistencia y flexibilidad, ya que estos garantizan la seguridad pasiva del coche. Se utilizan materiales derivados del plástico que normalmente incluyen, policarbonatos, poliamidas, poliuretanos, etc. y se mezclan o se combinan con otros para reforzarlos como la fibra de vidrio.

Tipos de parachoques

Dependiendo de la gama o segmento al que pertenece el vehículo, los fabricantes optan por utilizar distintos tipos de materiales:

  • Plástico: como hemos dicho en el punto anterior, son baratos, fácilmente de fabricar pero no lo suficientemente seguros y además se estropean con cualquier colisión. 
  • Parachoques de Acero: antiguamente funcionó muy bien, pero hoy en día  prácticamente ha desaparecido. El motivo fue que a pesar de su resistencia a los impactos era demasiado pesado.
  • Fibra de carbono: este material es muy resistente a los golpes y a pesar de su ligereza también es duradero. Lo suelen llevar los coches de lujo ya que es un material muy caro. 
  • Fibra de vidrio: este material es muy similar al anterior, posee las mismas propiedades de ligereza y durabilidad, no es tan flexible pero su precio también es más barato. 

La elección de un material u otro dependerá de la economización, la ligereza o resistencia necesaria. Así un coche con un uso extraurbano usará materiales más resistentes y un deportivo buscará materiales más ligeros.