GLosario de términos

Gato

El gato es una herramienta necesaria para la elevación del coche que se utiliza para reparar o cambiar los neumáticos del coche.

Una de las teorías sobre el término gato es que uno de los primeros gatos que se usaron para la elevación de los coches tenía una curvatura hacia arriba que simulaba la forma de los gatos (animales) cuando están enojados.

Los gatos para coches suelen clasificarse dependiendo del peso que son capaces de levantar, normalmente de 1,5 toneladas en adelante.

Tipos de gato para coche

  • Gato mecánico: más conocido también como gato de tijera, son los que ofrecen los fabricantes de coches. Este gato para coche está basado en distintas piezas y un sistema multiplicador con un husillo y una pieza roscada. Se suelen utilizar para cargas pequeñas y tiene un precio bastante bajo.
  • Gato hidráulico: común en talleres y, en muchos casos, con ruedas para trasladarlo más fácilmente. Los gatos hidráulicos usan el principio de Pascal para la elevación del coche, y su capacidad para levantar es mayor a la del gato mecánico. El gato hidráulico admite entre 2 y 3 toneladas. La facilidad y más velocidad de accionamiento del gato hidráulico lo convierten en el gato favorito. Actualmente, el precio del gato hidráulico ha bajado bastante y ahora conseguir un gato hidráulico nuevo es más accesible.
  • Otros gatos: existen otros tipos de gatos, como el de cremallera, pero de un uso más específico y para más toneladas. Normalmente, los gatos de cremallera se usan para los vehículos agrícolas, 4×4 o tractores. Su precio es bastante más alto. Existen también otros gatos para la elevación en construcciones.

Cómo usar un gato con un coche

Para cambiar una rueda o tener que trabajar bajo el coche, primero se debe asegurar el gato de forma estable y segura, en una superficie limpia, seca y nivelada. 

Deberemos aflojar los tornillos de la rueda pinchada antes de fijar el gato. Tras este paso, colocaremos el gato, bien sea gato mecánico o gato hidráulico, en la parte inferior del coche. Todos los coches tienen puntos de anclaje para fijar el gato. Suele haber cuatro puntos para fijar el gato del coche, dos detrás de las ruedas delanteras del coche y otros dos delante de las ruedas traseras.

Una vez tengamos el gato fijado en los puntos de anclaje del coche, terminaremos de desenroscar los tornillos y sacaremos la rueda pinchada para colocar la rueda de repuesto que atornillaremos correctamente con un tornillo guía asegurándonos que está fuertemente sujeta.