Eva / 25 junio 2020

Control de crucero adaptativo: ¿sabes cómo funciona?

El control de velocidad de crucero es un sistema de ayuda a la conducción. Su misión consiste en mantener una velocidad prefijada por el conductor de manera automática. De este modo, ya no es necesario que el conductor continúe acelerando el vehículo.

Por tanto, por un lado, el control de crucero se hace cargo de la velocidad a la que va del vehículo y, por otro lado, libera al conductor de estar pendiente del velocímetro para no incurrir en exceso de velocidad, así como evita que haya que estar continuamente moviendo el pie en el pedal del acelerador.  

En la actualidad, casi todos los coches incluyen ya el control de crucero, pero este sistema ha experimentado una evolución que ya incorporan los coches de alta gama. Se trata del control de crucero adaptativo o ACC. Este último es un sistema más inteligente porque tiene en cuenta el tráfico que hay en ese momento en la carretera y mantiene la velocidad en función de este.

Cómo funciona el control de crucero adaptativo

¿Cómo funciona el control de crucero adaptativo?

El control de crucero adaptativo posee una serie de radares que le ayudan a recabar la información que necesita para adaptar la velocidad del coche. Estos detectan el tráfico existente en la vía, así como el coche que está delante. Si este último reduce su velocidad, automáticamente, el control de crucero adaptativo reducirá la velocidad del coche, utilizando el freno, y avisará al conductor del peligro.

De esta manera, el vehículo mantiene la distancia de seguridad, sin apenas esfuerzo para el conductor. Una vez que el carril se despeje, el vehículo recuperará la velocidad programada por el conductor inicialmente.

Algunos controles de crucero adaptativo han evolucionado aún más. Este es el caso del Braking Guard de Audi, que es capaz de avisar al conductor si el vehículo de delante frena de repente.  No cabe duda de que este tipo de tecnología podrá evitar accidentes de tráfico.

Ventajas del control de crucero adaptativo

Contar con este tipo de sistema de ayuda a la conducción tiene una serie de ventajas:

  • Menor cansancio: el conductor se fatiga mucho menos al reducirse el número de tareas de las que tiene que estar pendiente cuando circula con el vehículo.
  • Estar pendiente de otras tareas relacionadas con la conducción: en línea con lo anterior, al tener menos tareas el conductor puede enfocarse en otras cosas como en la dirección.
  • Descansar la pierna derecha: cuando se conduce durante muchas horas y no se está acostumbrado, la pierna derecha se puede cansar al presionar el acelerador continuamente. Gracias al control de crucero, el conductor puede descansar un poco la pierna derecha.
  • Evitar posibles multas: como es el propio vehículo el que se encarga de mantener una velocidad constante, sirve de ayuda para evitar posibles multas de tráfico por exceso de velocidad.
  • Facilita llevar un ritmo de viaje constante y relajado: esto es muy útil sobre todo en desplazamientos largos.

Todas estas características son legado del anterior sistema de control de crucero. Sin embargo, el control de crucero adaptativo trae consigo aún más ventajas:

  • Detectar objetos delante: gracias a los radares de proximidad, el vehículo puede detectar si existe otro coche delante y a qué velocidad va ese otro vehículo. Con estos datos el control de crucero puede desacelerar o frenar el coche para mantener la distancia de seguridad. 
  • Recuperación de la velocidad: el sistema recupera la velocidad programada inicialmente en cuanto se incrementa la distancia de seguridad entre los dos vehículos, siempre y cuando no exista otro coche por delante.
  • Diferenciar el tráfico: el control de crucero adaptativo es capaz de identificar el tráfico en una vía con varios carriles para cada sentido. 
  • Atascos: dispone de defunción de Paraná y arranque para atascos. Esto es muy útil para las personas que se ponen nerviosas ante esta situación. Esto evita chocar con el coche de delante por despiste del conductor.

Desventajas del control de crucero adaptativo

Este sistema de control de crucero adaptativo tiene principalmente cuatro desventajas:

  • Cambio automático: esta tecnología solo la incorporan aquellos vehículos que disponen de cambio automático.
  • Solo detecta la distancia de seguridad: el control de crucero adaptativo solo reacciona si detecta que la distancia de seguridad se ha reducido. No es capaz de anticiparse al conductor cuando ve las luces de freno del vehículo de delante. Por eso no es conveniente utilizarlo en carreteras con mucho tráfico.
  • Incrementa el gasto de combustible: aunque el uso del control de crucero supuestamente favorece una conducción eficiente, cabe señalar que este sistema mantiene una velocidad constante incluso en aquellos repechos y cuestas, acelerando el vehículo lo que sea necesario. Esto supone un aumento del consumo de combustible. Por el contrario, cuando es el conductor el encargado de acelerar el coche, este mantiene un rango de velocidad en el que el coche pierde velocidad cuesta arriba y gana velocidad cuesta abajo, logrando un menor gasto de combustible.
  • Cambios de carril y adelantamientos muy anticipados: el control de crucero adaptativo detecta el vehículo que tienes delante al cambiar de carril y reduce la velocidad del vehículo. Hay que tener en cuenta que en un adelantamiento, el sistema procede a reducir la velocidad del vehículo. Como consecuencia, los cambios de carril y los adelantamientos hay que hacerlos con mucha antelación.
Sigue leyendo en REnting Finders

Entradas relacionadas

top