Eva / 27 enero 2021

¿Cómo arrancar un coche que se ha quedado sin batería?

Una de las averías más comunes es que el coche se quede sin batería. La batería del coche puede descargarse por varios motivos: periodos prolongados de inactividad, alarmas activas durante un período extenso, por dejarse las luces encendidas durante varias horas, tener un alternador defectuoso, un cortocircuito o simplemente por desuso. 

Esta falla se incrementó especialmente durante los meses de confinamiento, debido a la reducción en el uso de los vehículos. Por ello, es recomendable que sepas qué hacer en caso de que esto suceda. 

Se aconseja realizar un mantenimiento constante al coche y estar atentos de no dejar la alarma sonar durante mucho tiempo u olvidarse de apagar las luces. Asimismo, es recomendable encender el coche un par de minutos cada cierto tiempo en caso de no estar usándolo regularmente por la pandemia o porque trabajas desde casa. Pero si no has aplicado estas recomendaciones y te has quedado sin batería, a continuación te contamos qué debes hacer para arrancar el coche. 

¿Cómo podemos arrancar el coche si se ha quedado sin batería?

Tenemos varias opciones, pero lo primero que hay que diferenciar es si tu coche es automático o manual. En caso de que sea automático, no te quedará otra opción que energizar el sistema de arranque, ya sea con unos cables auxiliares y otro vehículo, o utilizando un arrancador portátil; de estas alternativas hablaremos más adelante.

Arrancar el coche empujando

Esta técnica solo es posible con coches manuales, pues con ellos se puede engranar el motor y la transmisión aunque estén apagados. De esta forma ponemos en marcha el motor generando movimiento a partir de las ruedas. 

Si vas a aplicar esta solución, debes proceder con mucho cuidado. Ten en cuenta que, en este caso, el coche no tendrá dirección asistida y los frenos no funcionarán de forma óptima, puesto que la bomba de freno necesita del vacío producido por el motor para trabajar adecuadamente. 

Hay varias maneras de arrancar un coche manual empujándolo, pero básicamente el principio es poner el coche en movimiento para después hacer llegar ese movimiento al motor mediante la transmisión. Para ello se requiere algo de velocidad. 

Para lograr esto, si estás en plano, necesitarás la ayuda de varias personas para empujar. Si por suerte estás en una pendiente o puedes acceder a una, te será más fácil. Una vez que el coche esté en movimiento, se debe pisar a fondo el embrague y colocar la segunda marcha. 

Debes ir soltando suavemente el embrague para sincronizar el motor con el movimiento proveniente de las ruedas. Si te encuentras en una pendiente larga, también es posible tomar un poco más de velocidad y encender el coche en tercera para disminuir el impacto hacia la transmisión. 

Así mismo, en caso de que te halles en una posición donde el vehículo está de subida, también es posible llevar a cabo el proceso en retroceso. Esta última opción es la más peligrosa y la menos recomendable. 

Es importante recordar que esto no puede convertirse en una práctica habitual; solo debes aplicarlo en estrictos casos de emergencia, ya que arrancar el coche empujado causa un impacto inusual en la transmisión y en el motor.

Arrancar el coche con cables auxiliares

Esta es una de las formas más comunes y también una de las más sencillas, pues es una solución económica, rápida y los cables auxiliares son de fácil almacenaje. Para llevarla a cabo, es necesario acercar un coche con la batería cargada al coche descargado. Verifica que haya suficiente espacio en medio de ambos coches para poder caminar cómodamente entre ellos, luego sigue los siguientes pasos:

  • Lo primero que debes hacer es apagar el coche que aportará electricidad.
  • Coloca en el suelo las pinzas que conectarás a este, asegurándote de que no estén en contacto una con la otra. 
  • Conecta el cable rojo al polo positivo de la batería descargada, y el negro a un área metálica del compartimiento de motor, que sea fija y esté alejada de partes móviles.
  • Conecta el cable rojo al terminal positivo de la batería cargada y por último el cable negro al terminal negativo.
  • Enciende el coche donador y acelera levemente durante algunos minutos, para así transferir carga a la batería descargada. No debes dar arranque al coche descargado si el otro está encendido, ya que la caída de voltaje causada por el arranque puede ocasionar daños al ordenador de a bordo del vehículo. 
  • Una vez que hayas cargado la batería durante unos minutos, apaga el coche donador.
  • Sin desconectar los cables, procede a dar arranque al coche que se está cargando
  • Después de dar marcha al coche descargado, retira de este el cable negro y después el rojo.
  • Finalmente, retira el cable rojo del coche cargado y por último el negro.

Arrancar el coche con un arrancador portatil

Un arrancador portátil es básicamente una batería de alta capacidad, que puedes conectar a los terminales de la batería descargada para dar arranque al coche inmediatamente. Es un método muy sencillo y rápido, pero estos equipos tienen la desventaja de ser algo caros.

Si dispones de tiempo, otra opción sería comprar un cargador casero para baterías de coche, que te puede resultar útil en el futuro y es más económico. 

Como recomendación final, recuerda que para utilizar cualquiera de los métodos anteriores debes asegurarte de que no estén encendidos ninguno de los componentes eléctricos adicionales del coche, como por ejemplo las luces, el reproductor o el aire acondicionado, ya que esto consumirá parte de la energía que estás tratando de administrarle a la batería. 

Así mismo, ten en cuenta que es preferible realizar las previsiones necesarias para que no se te descargue la batería. Si tu coche estará aparcado durante un tiempo prolongado, no olvides encenderlo con regularidad; tampoco olvides revisar que las luces estén apagadas. De igual modo debes hacerle una revisión frecuente a tu vehículo para asegurarte de que todo esté en orden.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sigue leyendo en REnting Finders

Entradas relacionadas