Laura / 29 enero 2021

¿Sabías que hay coches que comparten plataforma?

En la industria automotriz es una práctica frecuente que distintos modelos de coche compartan la misma plataforma. Utilizando una misma plataforma para la fabricación de diferentes vehículos, se consiguen reducir considerablemente los costes de fabricación e I+D, por lo que las alianzas entre fabricantes y los grandes grupos movilísticos que agrupan a varias marcas promueven esta acción. 

Así, las marcas ofrecen productos diferenciados destinados a clientes específicos, que aunque tienen apariencias distintas, pueden tener numerosos elementos en común. 

A continuación te explicamos qué es la plataforma de un coche y cómo es posible compartirla; además, te presentamos algunos ejemplos representativos de coches que comparten plataforma, muchos de los cuales podrás conocerlos en las ofertas de renting para particulares.

¿Qué es la plataforma de un coche?

La plataforma no es otra cosa que la base misma de la carrocería del vehículo. Estos son algunos de los elementos que podemos encontrar en la plataforma de un coche:

  • Los puntos de fijación de la suspensión.
  • Los soportes del motor y otros componentes mecánicos y estructurales.
  • Los ejes delantero y trasero.
  • La suspensión delantera y trasera.
  • El mecanismo de dirección.
  • El sistema de dirección asistida.

Dicha plataforma se adapta a las necesidades de las marcas, tanto tecnológicas como económicas. Efectivamente, buscando simplificar y optimizar las cadenas de montaje, así como abaratar los costes de producción, los fabricantes de automóviles han optado por compartir la plataforma de los coches.

¿Por qué hay coches que comparten plataforma?

Al comienzo de la historia del automóvil se utilizaba el chasis, que era la estructura o bastidor que sostenía al resto de los elementos. El desarrollo de un chasis tenía un coste elevado, y eran muy pocos los ajustes que se podían hacer en el diseño del coche. Actualmente el chasis forma parte de los vehículos industriales.

La posibilidad de desarrollar un mismo chasis para distintos modelos de vehículos se hizo efectiva cuando comenzaron a estandarizarse las carrocerías, como por ejemplo la del sedán o el familiar. Esto significó menos riesgos económicos para las empresas, pues hasta entonces cada modelo específico tenía su propio chasis.

Hoy en día las plataformas son desarrolladas conjuntamente por grupos empresariales y luego son utilizadas para varios modelos de coches. Esto es posible porque las modernas plataformas poseen una estructura variable, lo cual les permite modificar determinados aspectos.

Y como cada fabricante diseña el coche que va a comercializar con base en una plataforma,  podemos encontrar automóviles muy diferentes en su aspecto exterior, aunque básicamente se trate del mismo vehículo. Por ejemplo, pueden tener los mismos puntos de anclaje de las piezas principales o compartir elementos como la suspensión o la transmisión.

La producción automotriz es sumamente costosa, y la creación de una plataforma es uno de los elementos más elaborados y onerosos. Con los coches que comparten plataformas, las empresas automovilísticas reducen los costes de producción, facilitan el proceso de elaboración del automóvil y obtienen mayores ganancias.

Algunos coches que comparten plataforma

Existen en el mercado numerosos ejemplos de coches que en el exterior son distintos pero que comparten plataforma. En algunos casos, puede producirse que una misma plataforma se use en modelos de configuraciones diferentes de una misma firma; otras veces, se realiza esta estrategia entre marcas, filiales o no. Veamos a continuación algunos de los casos más significativos.

Fiat 124 Spider / MX-5

La plataforma de estos coches sale de la misma factoría japonesa, y ellos comparten casi todos sus elementos mecánicos: motor delantero por detrás del eje anterior, tracción trasera y caja de cambios manual. 

También el habitáculo los acerca, como se ve por ejemplo en el diseño del salpicadero. Sin embargo, las carrocerías son diferentes, así como los motores: mientras que el Mazda MX-5 puede equipar dos 4 cilindros atmosféricos, en el Fiat 124 Spider encontramos el 1.4 litros turbo del grupo FCA.

Mazda MX-5 / Fiat 124 Spider / Abarth 124 Spider

La asociación entre la empresa japonés y el grupo FCA ha dado como resultado estos tres coches deportivos que comparten además el chasis monocasco y muchas de las características del habitáculo.

Hay algunas características que los distinguen; por ejemplo, los Mazda MX-5 equipan motores atmosféricos de 1,5 y 2,0 litros, mientras que el Fiat 124 y el Abarth 124 Spider emplean un 1,4 Multiair Turbo. Este último es el más rápido de los tres. También hay diferencias entre estos coches en el diseño y la suspensión.

Infiniti Q30 / Mercedes Clase A

Ambos coches pertenecen al mismo segmento, y además de la plataforma FMA comparten también muchos de sus elementos mecánicos y estructurales. También son similares en el espacio interno y la conducción.

El diseño de ambos coches es muy diferente, así como la estructura; por ejemplo, la capacidad del maletero del japonés es de 368 litros, un poco superior que la del Mercedes.

Plataformas del grupo Volkswagen 

Uno de los fabricantes que ha visto las numerosas ventajas de desarrollar una plataforma para compartirla entre varios coches es Volkswagen. Destacan dos plataformas: La MQB (Modularer Querbaukasten) y la PQ12.

La lista de coches del grupo alemán que emplea la MQB es bastante extensa: Volkswagen Golf, Tiguan y Passat; Audi A3 y TT; SEAT León y Ateca. En la mayoría de los casos, se trata de coches muy similares, aunque hayan motorizaciones y versiones específicas. Esta plataforma también es usada por el Skoda Superb y el Octavia.

En el caso de la PQ12, es compartida por el Seat Mii, el Skoda Citigo y el Volkswagen up! Estos tres son prácticamente el mismo coche, pues además de tener la misma plataforma, equipan con el mismo motor 1.0 MPI de tres cilindros y tienen idéntica tecnología.

Subaru BRZ / Toyota GT86

Estos dos coches son el producto de un proyecto conjunto entre Subaru y Toyota. Desde el punto de vista técnico son casi iguales; también el motor bóxer atmosférico de cuatro cilindros y dos litros de cubicaje que equipan fue desarrollado por ambas empresas.

En cuanto a la suspensión, en el Toyota es más blanda y apunta hacia una conducción deportiva más placentera; Subaru, en cambio, se ha decantado por una mayor estabilidad y aplomo en su BRZ.

Su diseño es muy distinto, especialmente en la parte delantera ya que el paragolpes frontal de cada coche tiene personalidad propia. En el interior, los diferencia el panel decorativo que recorre el salpicadero, de diferente color y diseño, y el cuadro de instrumentos, ya que los colores, las agujas y las grafías son distintos, destacando el espíritu deportivo del GT86.Hemos podido ver cómo al hablar de coches que comparten plataforma podríamos referirnos al mismo modelo con diferencias mínimas, o a coches tan diferentes entre sí que nos costaría notar alguna vinculación entre  ellos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sigue leyendo en REnting Finders

Entradas relacionadas