GLosario de términos

Motor Bóxer

El Bóxer es un motor de combustión interna cuyos pistones se ubican de forma horizontal y contrapuesta entre sí, por lo que se le considera un motor plano. Su nombre le fue dado debido a la forma en la que trabajan sus cilindros: su movimiento se asemeja a los del calentamiento de un boxeador.

Los motores Bóxer cuentan con bielas con muñequillas en el cigüeñal. Los pistones se acercan o se alejan del centro del motor de forma sincronizada, llegando al mismo tiempo al PMS (Punto Muerto Superior).

El cigüeñal del motor Bóxer tiene a cada lado sus cilindros; cuando los motores poseen un único cigüeñal se les conoce como motores de 90º, mientras el motor Bóxer, por contar con una bancada de pistones, pasa a denominarse motor de 180º.

Los motores Bóxer, también conocidos como H4, realizan un ciclo completo cada 360º debido a la característica de sus pistones. De esta manera, sus impulsos de llenado y escape son más variables que en los vehículos con motores de 90º. A pesar de que los diferentes pulsos en el cigüeñal se pueden convertir en vibraciones, estas no son percibidas gracias al efecto equilibrado de los pistones.

Desde que fueron patentados estos motores en 1896 por Karl Benz y hasta la actualidad, su tecnología se ha potenciado como uno de los propulsores más confiables y duraderos del mercado. Esto obedece a que su sistema hace que el coche mejore su rendimiento en carreteras y autopistas.

Ventajas de un motor Bóxer

No solo cuentan con una forma más compleja que los convencionales. Su estructura garantiza diversas ventajas:

  • Menor centro de gravedad: esta característica aporta estabilidad, pues se evitan los movimientos o vibraciones comunes en los motores tradicionales. El equilibrio del motor Bóxer se logra gracias a que cada impulso del pistón se contrapone con el pistón del lado contrario.
  • Sin contrapeso: debido a su equilibrio dinámico, los motores Bóxer no requieren de contrapesos en el cigüeñal como puede suceder con motores convencionales. Esto significa un peso menos para el motor y una mejor suspensión del coche.
  • Mayor potencia: este tipo de motores permiten modificaciones para aumentar velocidad y potencia, sobre todo en vehículos de alto valor con fines deportivos.
  • Sin vibraciones: al mantener un equilibrio no son necesarios los árboles de estabilidad, como en el caso de los motores V o los en línea. Esto es gracias a la velocidad que alcanza el pistón al llegar al PMS.