Eva / 9 noviembre 2020

España gastronómica: tres rutas en coche

Si eres de los que disfrutan de coger el coche y salir a conocer sitios nuevos, y además eres una amante de la comida y un conocedor gourmet, a continuación te presentamos tres rutas gastronómicas de la geografía española. Podrás recorrer en coche algunos de los lugares más bonitos de nuestro país y deleitarte con las delicias de cada lugar. 

Y si aún no lo has hecho, conoce las ofertas para particulares de Renting, el sistema que te permite arrendar un coche a largo plazo que está revolucionando la forma de obtener un vehículo.

Origen de la riqueza gastronómica en España

La cocina española se ha ido formando a lo largo del tiempo con la influencia de distintas culturas como la cristiana, la judía y la árabe. Esta última tuvo más impacto dada su larga estadía en el país.

Los árabes introdujeron los condimentos, el arroz, las frutas, la nuez moscada, la canela y ciertas combinaciones de alimentos. También dejaron las albóndigas, los siropes, el mazapán, el tajín y los escabeches.

El inicio de la producción de cereales en la península permitió tener dietas basadas en pan y otros platos con el sabor del pasado. Por otro lado, el descubrimiento de América permitió incorporar ciertos alimentos nuevos, como las patatas y el chocolate, y renovar los gustos y los usos gastronómicos. Fue justamente a partir de ese evento que se dieron grandes cambios en la cocina española.

Posteriormente, en el siglo XVIII, la cocina española es fuertemente influenciada por la francesa, haciendo que muchas de nuestras tradiciones culinarias quedaran relegadas. Es a partir del siglo XX, tras las guerras, que poco a poco se vuelve a las costumbres españolas y se crean platos modernos, pero con el sabor tradicional.

Más allá de las diferentes influencias extranjeras, la  privilegiada ubicación de la Península Ibérica le permite tener gran variedad de alimentos. Por el norte, en la Costa Cantábrica y las Rías Gallegas existe una amplia variedad de toda clase de pescados y mariscos, además de las carnes propias de la zona. Adicionalmente, el Mediterráneo, las huertas, el frío del interior y las condiciones de cada región para criar animales y cosechar  productos tan diversos, justifican la riqueza gastronómica de la cocina española.

Tres rutas en coche para conocer la gastronomía española

Existen varios tipos de turismo, y así como podemos encontrar turismo enfocado a las ciudades o paisajes de un país, también existe el turismo gastronómico. Recorriendo los distintos rincones del país podrás probar los platos inspirados en la tradición, historia y cultura de cada región. Te invitamos a seguir estas tres rutas, en las que podrás constatar la variedad y la alta calidad de la gastronomía española.

De Castellón a Alicante

En toda la comunidad valenciana destaca el arroz en muchos de los platos principales y  en distintos preparados. En Castellón puedes visitar diversos restaurantes y probar el arroz negro, el arroz con espardeñas, el ximo y la coca de tomate y verduras.

Al salir de la ciudad, dirígete por la AP-7 y V-21 hacia Valencia; esto te tomará aproximadamente 55 minutos. Y como en Valencia el plato principal también es el arroz y la paella, podrás probarlos en diversos restaurantes.

La paella valenciana es el plato tradicional más famoso de toda la comunidad, y está caracterizada por la variedad de ingredientes que pueden emplearse para su preparación. Sin duda, es la comida perfecta para pasar las tardes en familia y con amigos.

Además de los arroces y paellas, en Valencia debes probar otros preparados como la fideuá o fideuada (en valenciano), la olla valenciana, el esgarraet (una ensalada fría con pimiento rojo y bacalao) y el aspencat (una preparación con berenjena, pimientos y bacalao). Y para el postre puedes pedir los fartons y los buñuelos de calabaza, acompañados de un vaso de horchata de chufa.

La última parada de esta ruta te espera tras conducir hasta Alicante por la A-7 durante casi dos horas. Algunas de las comidas típicas que se sirven en esta ciudad son el pastel de carne, la paella, el gazpacho, el arroz con costra, la fogaseta y el turrón.

De Huelva a Cádiz

Pasando de los arroces a los platos marineros, esta ruta recorre parte de Andalucía. La comida de esta región se caracteriza por los embutidos, pescados, verduras, el aceite de oliva y demás alimentos que dan su sabor inconfundible a los preparados de esta provincia.

El punto de partida es Huelva, donde algunos de los platos típicos son el jamón ibérico, las gambas de Huelva, las patatas con choco, las coquinas de Huelva al ajillo, la mojama de atún, la raya al pimentón y los gañotes.

Dirígete después hacia Sevilla por la A-49. El trayecto dura aproximadamente una hora. Una vez allí, podrás probar el pescaíto frito, el cazón en adobo, los soldaditos de Pavía, los huevos a la flamenca, el bacalao con tomate y muchos otros platos entre los que te costará elegir, dados su seductora apariencia, aromas y sabores.

Finalizando esta ruta, la última parada será Cádiz. Conduce por la AP-4 durante 1 hora y 15 minutos y comprobarás al llegar que al igual que las demás ciudades de esta ruta, Cádiz se caracteriza por sus platos con pescados y mariscos.

Esta ciudad te ofrece las tortillitas de camarones, la urta a la roteña, el atún rojo, la cabaña con piriñaca, las huevas y ortiguillas, el atún con tomate, el pollo a la canilla. Para el postre, te recomendamos el pan de Cádiz, los alfajores y los pestiños.

De Bilbao a San Sebastián

La última ruta parte en Bilbao. Tras aparcar el coche y disfrutar de la visita obligada al Museo Guggenheim y la estatua de Puppy, el perro floral, puedes aparcar el coche y recorrer el casco histórico o casco viejo donde podrás degustar los pintxos. Comprobarás que hay una gran variedad, con distintas combinaciones de sabores. Otros platos de la gastronomía vasca a destacar son las rabas, el famoso bacalao al pil pil, el pastel de arroz,la purrusalda, el revuelto de setas, el pisto a la bilbaína, los callos a la vizcaína, el txangurro (hecho con centollos), los pimientos rellenos, el chuletón, los pintxos morunos y las trufas.

Si te diriges a Indautxu, el centro de Bilbao, comprobarás que es el sitio perfecto para recorrer a pie, potear y seguir probando los pintxos, la mermelada de tomate, el bombón de foie y las yemas con patata.

Por la AP-8 llegarás a San Sebastián en aproximadamente una hora y cuarto. En esta hermosa ciudad te esperan preparados de pescado y marisco fresco, el marmitako (un guiso de bonito o atún blanco), el bacalao y, por supuesto, la típica tortilla de bacalao. 

El casco histórico de San Sebastián (o Donosti, en euskera) tiene renombre en todo el País Vasco por tener una amplia gama de locales con barras de pintxos muy elaborados y de todos los ingredientes y precios. El pintxo no es un plato en sí, sino más bien un aperitivo que se suele comer en uno o dos bocados. De postre podrás disfrutar del pastel vasco, el goxua, un postre vasco de referencia y la pantxineta, un bollo de hojaldre. Y para acompañar los sabores de la cocina vasca, podrás probar vinos como el txakoli o la popular sidra

Estas tres rutas te permitirán acercarte a la gastronomía de España. En todas ellas los platos principales son preparados a partir de los alimentos que predominan en cada región. Solo te queda coger el coche y salir a recorrerlas, acompañando cada plato con buenos vinos y mejor compañía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sigue leyendo en Renting Finders

Entradas relacionadas

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

    O llámanos tú al
    91 078 39 50

    Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
    Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h