Roberto / 5 marzo 2021

¿Cómo afecta el frío a mi coche eléctrico?

Hemos atravesado el invierno con las temperaturas y nevadas más extremas de los últimos 50 años. ¿Alguna vez te has preguntado si el frío y las bajas temperaturas afectan a los coches eléctricos o dificultan la conducción de alguna manera?

En el caso de los coches de combustión interna, antes de la aparición de líquidos anticongelantes y del desarrollo de compuestos como el diésel azul, muchos conductores se enfrentaban a problemas de congelación del combustible y demás líquidos del motor en temperaturas bajas durante el invierno. 

Pero… ¿podemos despreocuparnos de estos problemas con los coches eléctricos? ¿Afectan las bajas temperaturas a las baterías y autonomía de estos coches, como ocurre con las baterías de los Smartphones? 

Imagínate esta situación: estás en un viaje largo y te percatas de que la carga de tu batería es inferior a la que habías calculado para llegar a tu destino. ¿Qué ha pasado y a qué se debe? A continuación te explicamos por qué ocurre esto y cómo puedes evitarlo.

¿En qué afecta el frío a mi coche?

Los coches eléctricos continuamente siguen mejorando, evolucionando e incorporando tecnologías que cada vez los hacen más interesantes. Pero no son perfectos, y tienen ciertas desventajas como el precio o la autonomía, y los efectos del cambio de temperatura se cuentan entre estas desventajas.

Los coches son sensibles al frío, especialmente sus baterías. La Asociación Americana del Automóvil ha publicado un estudio que revela que en una temperatura de 7 grados bajo cero la autonomía de la batería del coche eléctrico disminuye hasta en un 12%

Por supuesto, esto puede ser un problema al momento de hacer un viaje o necesitar el coche durante muchas horas.

Pero no se trata del frío en sí, sino del gasto de energía que supone la calefacción del coche para la pila. Esto representa un gasto adicional para la batería, y por lo tanto provoca una disminución agilizada de la autonomía.

Esta es la razón por la cual al mantener el habitáculo caliente el kilometraje por recarga se ve disminuido y te ves obligado a hacer paradas imprevistas. Por ello, en caso de que vayas a viajar con temperaturas bajas, lo más conveniente es hacer una buena planificación.

Los coches de combustión generan el calor para la climatización directamente de la batería, pero esto no supone un gasto de energía adicional. Por el contrario, los coches enchufables también la generan en la batería, pero en este caso sí se convierte en un gasto adicional.

Y no solamente la climatización del coche afecta la autonomía. En invierno también se necesitan los parabrisas, la luneta térmica… y usar todo al mismo tiempo requiere de más energía.

Por otra parte, el frío reduce la rapidez en la que fluye la energía por el coche. Esto significa que tanto la aceleración como la rapidez de repostaje no serán iguales a cuando hay una temperatura óptima, de entre 21 y 24 grados.

Esto además limita la frenada regenerativa, y todo, en conjunto, provoca una pérdida de alrededor de 25% de kilómetros entre repostajes.

Otros factores que afectan a las baterías

Las baterías eléctricas funcionan con iones, los cuales crean reacciones electroquímicas que permiten el funcionamiento del coche. Cuando entran en contacto con bajas temperaturas este proceso se ralentiza.

Esto afecta tanto la autonomía como la aceleración del coche. De hecho, si el vehículo se encuentra en un ambiente con siete grados bajo cero, su autonomía se reduce hasta un 4% y con el climatizador activado, hasta un 40%.

Además, los aceites se vuelven más espesos por las bajas temperaturas. Por lo tanto, el fluido que recorre la transmisión crea fricciones internas y que afectan el funcionamiento del coche.

Esto además se traduce en que aumente la tensión al girar por el grado de viscosidad del aceite. Incluso, provoca que al momento de arrancar el coche el motor no encienda, y solo suene un chasquido por la lentitud de la reacción de los iones.

Pero aunque la batería se vea afectada, esto no interfiere en el proceso de carga del coche, ya que puedes repostar en cualquier punto sin inconvenientes. Ahora bien, no es igual cuando se utiliza un punto de carga rápida.

Ten en cuenta que el coche debe estar a cierta temperatura para poder ser cargado en estas estaciones, de modo tal que pueda cargar de manera óptima. Se recomienda, justamente, repostar después de haber conducido.

Recomendaciones para tu coche en las épocas de frío

A medida que la tecnología de los coches eléctricos avanza, el problema de las baterías frente a las bajas temperaturas ha ido disminuyendo. No obstante, aún no se ha resuelto del todo.

Por lo tanto, la temperatura del lugar donde vives es un punto a tener en cuenta antes de tomar la decisión de conducir un coche eléctrico.

Pero el frío puede afectar de diversas formas a los coches. Si el tuyo ha estado expuesto a las bajas temperaturas durante varios días y quieres evitar que sufra daños internos, sigue estas recomendaciones:

  • La cerradura puede estar congelada, al igual que la llave. Por eso es recomendable calentarlas con alcohol.
  • Los coches eléctricos utilizan neumáticos de baja resistencia a la rodadura, lo cual ocasiona que en las calles cubiertas con hielo tenga poca adherencia.
  • No dejes que la batería se descargue por completo; recarga cuando llegue al nivel normal y así no afectará la autonomía ni la velocidad de recarga.
  • Utilizar la calefacción en un máximo de 20 a 21 grados para no sobreexigir al coche.
  • Para evitar que la batería se enfríe, puedes dejar el coche enchufado cuando esté aparcado.
  • Recarga el coche después de haber conducido, así estará caliente y la batería tendrá mejor temperatura.
  • Si vas a realizar un viaje, precalienta el coche antes de salir; de esta forma  los efectos del frío no serán tan graves.
  • Mientras está enchufado el coche, enciende la calefacción para minimizar la carga auxiliar.
  • Durante los días de temperaturas extremadamente bajas, mantén el coche enchufado. De esta manera los controles internos mantendrán la temperatura y la batería tendrá más vida útil.
  • En lugar de aumentar la temperatura del habitáculo, utiliza el volante y los asientos calefactados para mantener el confort de los pasajeros.
  • Algunos coches permiten la opción de carga y precalentamiento en simultáneo, y pueden activarse a través de apps.

Conocer bien a tu vehículo es el primer paso para optimizar su funcionamiento. Ten en cuenta las recomendaciones que te hemos dado; de este modo, podrás disminuir la forma como el frío y las bajas temperaturas afectan a tu coche eléctrico.Ten en cuenta que con el renting puedes acceder a la mejor oferta de coches eléctricos. Hay muchos modelos de todas las marcas, y para todos los presupuestos.  Y si necesitas más información o asesoramiento, no dudes en contactarnos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sigue leyendo en Renting Finders

Entradas relacionadas

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

    O llámanos tú al
    91 078 39 50

    Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
    Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h