Ruben / 3 marzo 2021

¿Es legal fumar conduciendo? 7 Mitos y bulos de la conducción

Si no eres un experto conocedor de las normas de tráfico, seguramente te habrás creído más de un mito de la conducción. Uno de los más comunes es si es legal fumar conduciendo. A continuación te desmontamos los 7 mitos y bulos más comunes de la conducción.

¿Es legal fumar conduciendo?

Este es uno de los mitos que más se ha extendido entre la comunidad de conductores. Y la verdad es que no, fumar mientras se conduce no está considerado como una infracción. Sin embargo, la Dirección General de Tráfico (DGT) recomienda evitar fumar mientras se conduce, ya que es una causa de distracción y pone en riesgo la seguridad vial.

El reglamento de circulación no tiene estipulado sancionar a los fumadores al volante, pero las autoridades insisten en que el 60% de los accidentes graves de tráfico son producto de las distracciones.

Ahora bien, la ley sanciona a los conductores y pasajeros que tiran objetos a la vía pública con el coche en marcha, incluyendo las colillas de los cigarrillos.

Existe una excepción

Ahora ya sabes que fumar mientras conduces no es delito, pero ¿qué sucede cuando ocurre un accidente mientras el conductor encendía un cigarrillo o fumaba? Los agentes de vigilancia de tráfico podrían declarar negligencia ante el volante por fumar conduciendo. En este caso, el conductor sería sancionado de acuerdo a la gravedad del siniestro.

La Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria y la Sociedad Española de Medicina del Tráfico invitan a los conductores a abstenerse de fumar mientras se conduce. El humo de tabaco en estas circunstancias aumenta el riesgo de sufrir enfermedades respiratorias, además de afectar la salud del resto de los pasajeros.

El responsable del accidente es quien frene de golpe

La verdad es que cuando se presenta un accidente el responsable de la colisión suele ser quien va al volante del coche posterior. Aunque el conductor del coche de enfrente haya frenado de manera brusca, la conducción segura depende de mantener una distancia prudencial entre un coche y otro.

En este caso, el conductor de atrás debe mantener siempre una distancia que le permita maniobrar en caso de que el coche que le sigue deba frenar o cambiar de carril.

Sin seguro, no te indemnizan

Este es otro de los mitos más extendidos entre los conductores. Aunque lo más conveniente es que todos los conductores cuenten con la protección de un seguro de coche a todo riesgo, con o sin seguro no se pierde el beneficio a ser indemnizado.

  • Cuando el responsable del choque no tiene seguro, el Consorcio de Seguros es el encargado de cubrir los gastos de indemnización; estos incluyen las reparaciones del coche del conductor afectado, los trámites legales y, en algunos casos, los gastos médicos.

Posteriormente, el conductor sin seguro y responsable de la colisión deberá entrar en pleito legal con el Consorcio de Seguros.

  • Si el conductor no causante de la colisión no cuenta con seguro, posee iguales derechos de indemnización. La desventaja es que no contará con el apoyo de agentes autorizados por alguna empresa de seguro, quienes podrían respaldar sus reclamos ante los daños ocurridos. 

Si conduces ebrio no te indemnizan

Cuando ocurre un accidente de tráfico, los agentes de seguridad hacen el levantamiento de los hechos. Si se comprueba que el conductor ebrio no fue el responsable del siniestro, entonces recibirá indemnización. Sin embargo, el alcoholímetro será el instrumento que permitirá conocer el grado de la sanción por conducir en estado de ebriedad; en este caso, aunque resulte indemnizado por el accidente deberá cancelar la multa correspondiente.

Conducir con bultos en el maletero o interior del coche que afectan la visibilidad

La Dirección General de Tráfico establece dentro de su normativa un mínimo de dos espejos retrovisores para conducir un coche promedio, de uso familiar o empresarial. Esto, siempre y cuando no falte el espejo retrovisor exterior del conductor.

Si viajas con toda la familia, no te preocupes si la luna trasera del coche está tapada con todas las maletas y demás bultos, esto no representa una sanción siempre y cuando el resto de los retrovisores te ofrezcan una óptima visión del exterior del vehículo.

¿Está prohibido conducir con zapatos de tacón alto?

La DGT no sanciona por conducir con zapatos de tacón alto, pero un agente de seguridad de tráfico puede llegar a la conclusión de que el calzado reduce la capacidad de respuesta al conducir. Si esto sucede, la multa podría llegar a los 200 euros.

Lo más recomendable es conducir con calzado cómodo, cerrado, de tacón bajo y ligero. Siempre podrás cambiarte al llegar a tu destino.

Prohibido conducir con ropa de invierno

Al igual que sucede con los zapatos de tacón alto, conducir con abrigos muy gruesos, habituales durante el invierno o viajes a la nieve, puede reducir la capacidad de respuesta del conductor.

Aunque la ley no establece una sanción por llevar un abrigo grueso de invierno, el agente de seguridad de tráfico puede considerar que tu indumentaria afecta tu seguridad, la de los pasajeros y la del resto de los conductores de la vía. La sanción puede ascender hasta los 200 euros.

En materia de seguridad para niños, los abrigos pueden resultar un problema dado que reducen la sujeción, aumentando la holgura y el peligro de lesiones graves ante una colisión. 

Infracciones que no son mitos

Te hemos revelado los mitos más frecuentes en materia de conducción; sin embargo, es importante que recuerdes que existen acciones que son sancionadas por la ley y que pueden ocasionar graves daños. Algunas de ellas son:

  1. Adelantar por la derecha sí está prohibido: salvo en situaciones que realmente lo ameriten, el Reglamento General de Circulación establece que solo se podrá adelantar por la derecha en caso de que todos los carriles se encuentren ocupados, y el tráfico obligue a los conductores a manejar a baja velocidad. De lo contrario, está prohibido. El incumplimiento de esta norma podría ocasionar accidentes de gran magnitud.
  2. Los ciclistas son un vehículo más: considerar a los ciclistas como peatones es un error muy común. En el paso de peatones o en el cambio de luz de los semáforos, deberán respetar las señales de tráfico al igual que un coche.
  3. No mover los restos del coche si ocurre un accidente: aunque muchos puedan pensar que lo mejor es dejar los restos de la calzada del coche esparcidos, la verdad es que esta acción puede ocasionar un nuevo accidente. Si la colisión no ha sido grave, lo mejor es despejar la vía cuanto antes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sigue leyendo en REnting Finders

Entradas relacionadas