Eva / 21 febrero 2020

¿Es cierto que los coches rojos tienen más accidentes?

Si estás pensando comprar un coche y buscas información y opiniones en foros de coches, un tema recurrente es la asociación del color con la siniestralidad, se cree que la tonalidad del vehículo influye de manera directa en la posibilidad de tener un accidente. Existe una creencia popular de que los coches rojos sufren más accidentes que el resto de vehículos por el comportamiento más agresivo de sus conductores.

Podemos encontrarnos con diferentes convicciones sobre la relación directa entre el color del coche y la accidentalidad. Se cree que coches de colores como el rojo o el amarillo, colores más chillones, sufren mayor número de accidentes, que el color influye en la peligrosidad. Es cierto, que el color rojo es un tono asociado al peligro, el dolor e incluso la agresividad, más adelante veremos si estas creencias están o no en lo cierto.

Existen varias hipótesis para demostrar o desmontar estos mitos, por un lado, la personalidad del propietario del coche, que se refleja en el color que elige para el vehículo. Un estudio de la Universidad de Carlos III de Madrid afirma que las personas que conducen coches de colores vivos como el rojo, asumen más riesgos al volante, mientras que los conductores de coches con colores discretos son personas con más experiencia y cautos conduciendo.

Por otro lado, la visibilidad de los coches en la carretera, los coches oscuros son más difíciles de ver cuando es de noche o se dan condiciones adversas como niebla o lluvia intensa, mientras que los coches en colores claros tienen mayor visibilidad, tanto de día como de noche, y las probabilidades de que sufran accidentes graves son menores.

¿Es cierto que los coches rojos tienen más accidentes?

Estudios sobre el color de los coches

Existen diversos estudios sobre la relación entre el color del coche y la posibilidad de sufrir un accidente. 

Uno de los primeros estudios sobre este tema fue realizado en el 2003 por The Health Reasearch Council en Nueva Zelanda. Los resultados afirman que los automóviles grises o plateados, en comparación con los vehículos blancos, tienen accidentes con heridos leves. Por el contrario, los coches de colores oscuros tienen mayor riesgo de accidente con heridos graves.

Otro estudio realizado en Australia por la Universidad de Monash, afirma que los vehículos con colores oscuros, azul, negro, verde, gris o rojo, tienen mayor riesgo de sufrir accidentes que los automóviles blancos. Este hecho se debe a la visibilidad de los coches por la noche o ante climatología adversa.

La Universidad de Granada ha elaborado otro estudio constatando que el comportamiento del conductor no está influenciado por el color y por tanto, no se puede afirmar que un coche rojo representa mayor peligro y tiene más accidentes en comparación con vehículos de otro color.

Se analizaron las reacciones y el comportamiento de los participantes del estudio ante diferentes situaciones de peligro en la carretera con coches de distintos colores. Los resultados demostraron que el comportamiento de los 100 conductores expuestos no estaba influenciado por el color del coche. El color rojo en un coche por tanto, no tiene un impacto directo en la seguridad vial.

Según estos estudios no existe ninguna base científica para afirmar que el color rojo está ligado directamente con la probabilidad de sufrir un accidente. Se trata por tanto, de una leyenda urbana, un coche rojo no induce una mayor sensación de riesgo ni una respuesta impulsiva ante el peligro.

Los expertos reiteran que un accidente de tráfico depende de varios factores y causas. La personalidad del comprador influye a la hora de elegir el color del vehículo, algunos consideran los colores más oscuros más elegantes y discretos, por otro lado, los coches que salen de fábrica suelen ser en color blanco por tanto, más asequibles, otro factor relevante en la compra.

¿Es más caro el seguro de un coche rojo?

Otra leyenda urbana apoya que los coches rojos pagan más seguro que los vehículos de otros colores. El color no es un factor determinante en la siniestralidad de los coches por lo que, la mayoría de las compañías de seguros no tienen en cuenta el tono del coche, al menos en España, es cierto que otros países sí tienen en cuenta el color del vehículo, pero aquí no es el caso.

Las aseguradoras han desmentido que el color sea una prima extra en el seguro del coche, no incrementan el precio de la póliza por asegurar un coche rojo, ni consideran a sus conductores más agresivos o peligrosos al volante. Las compañías de seguros valoran factores como la edad del conductor, su historial de accidentes o las características coche, pero no el color.

Por tanto, el color del coche no influye de forma directa en las probabilidades de tener un accidente y tampoco las compañías de seguros incrementan el precio del seguro según la tonalidad escogida para el coche. Si bien es cierto, a la hora de comprar un coche, desde la perspectiva de la seguridad vial, es conveniente tener en cuenta su color.

Sigue leyendo en REnting Finders

Entradas relacionadas

top