Roberto / 15 diciembre 2021

Crisis de AdBlue: una amenaza para los vehículos diésel

Uno de los diarios más importantes de Italia, ‘La Repubblica’, ha anunciado que el Adblue (un aditivo para el diésel) no se encuentra por ningún lado. Esto ha generado una creciente preocupación en el sector transportista, pues el desabastecimiento de Adblue implica una alza considerable en los precios. En consecuencia, la asociación de transportistas Transportounito ha vaticinado que el sector experimentará una situación de bloqueo ante la desaparición de dicho aditivo. 

Esta crisis se lleva gestando desde el pasado mes de octubre, cuando los productores detuvieron la producción de Adblue debido a los precios elevados del gas. La reducción del suministro de Adblue, sin duda, representa un gran inconveniente para los conductores de diésel, pero para los transportistas es un problema mucho más grave que puede causar grandes estragos en el sector. Cabe destacar que los diesel modernos, junto con los últimos modelos de vehículos de transporte pesado, necesitan Adblue para poder funcionar.

Cómo puede afectar la crisis del AdBlue a tu coche diésel

¿Qué sucede si escasea el Adblue?

Si hay escasez y desabastecimiento de Adblue, dejarán de funcionar todos los vehículos modernos que requieren de este aditivo. Esto afectaría tanto a conductores particulares como a transportistas. En este sentido, no hay duda de que, principalmente, afectará al sector del transporte. Es más, con esta crisis, muchos camiones pueden quedar fuera de servicio y solo quedarán activos los vehículos más viejos del parque italiano, que, por ende, son mucho más contaminantes.

La crisis del AdBlue en Italia, al detalle

Conforme a los datos aportados por el diario la Repubblica, con la crisis de Adblue pueden acabar  fuera de servicio un millón y medio de camiones diésel (solo en el territorio italiano). Asimismo, según Transportounito, el Adblue se está agotando en casi todas las localidades italianas, lo que genera un reacción en cadena que se destapó a raíz de la subida de los precios del gas, lo que también ha afectado a otros sectores desde hace meses (como sucede en el área de la energía eléctrica). 

Los precios elevados del gas, usado para producir amoníaco y la urea que se disuelve para fabricar el aditivo, ha ocasionado el paro de la producción en algunos de los principales fabricantes europeos. Por ejemplo, en el territorio italiano, la producción de Adblue de Yara lleva parada desde octubre. Desde ese momento los transportistas advirtieron sobre las compras compulsivas de este aditivo, provocadas por el pánico y la reducción en los stocks.

En concreto, Yara, una empresa noruega especializada en la industria química (y productora de Adblue), conocida por sus fertilizantes y productos de nitrógeno y CO2, se vio obligada a paralizar el trabajo que desarrollan en la planta situada en la Emilia-Romagna. Cabe destacar que esta empresa es la encargada de abastecer hasta un 60% de la demanda de Adblue en el mercado italiano. Con estas cifras podemos hacernos una idea de lo grave que serán las consecuencias de la crisis, la cual ha ocasionado el cierre temporal de la fábrica.

Consecuencias negativas del AdBlue para el sector

De acuerdo con los transportistas italianos, el parón en la planta de Yara generó un aumento del 100% del precio del Adblue. Sin embargo, el mayor problema al que se enfrentan los transportistas y conductores italianos es el desabastecimiento. Todavía Italia no ha llegado a una situación de bloqueo, es decir, aún es posible encontrar Adblue en las estaciones de servicio, pero la alerta de los transportistas es una llamada de atención que invita a las autoridades a tomar cartas en el asunto antes de que sea demasiado tarde. 

Por ejemplo, Eslovaquia previó esta situación y decidió adquirir 50.000 litros de Adblue. Asimismo, invitó a sus distribuidores y productores a dedicar sus stocks a los transportistas eslovacos. De este modo, el país se está preparando efectivamente para lo que pueda suceder a futuro.

En cualquier caso, lo importante es que se puede evitar el desabastecimiento de Adblue. Además, para algunos es poco probable que se llegue a la situación de bloqueo. Esta circunstancia no es tan positiva para otros sectores, como sucede en la industria automotriz, cuyos paros en las fábricas no se deben a la escasez de Adblue, sino a una decisión empresarial derivada de los altos precios del gas. 

La escasez del AdBlue en España y el resto de Europa

España todavía no ha llegado a la situación de la nación italiana. Cabe resaltar que sí se han producido algunos paros: por ejemplo, en octubre se detuvo la fábrica principal de Adblue del país; asimismo, ocurrió un paro temporal en la fábrica de Palos de la Frontera, cuya planta pertenece a la empresa Fertiberia. 

Por otro lado, la crisis también ha afectado a otros países europeos. La empresa Duslo, ubicada en Eslovaquia, se vio forzada a detener su producción. Así, como mencionábamos anteriormente, se decidió “tomar cartas en el asunto” para asegurar el suministro de Adblue. 

No podemos predecir cómo terminará esta crisis. Sin embargo, los expertos aseguran que las autoridades todavía están a tiempo de evitar un bloqueo en la producción. Como precaución, el ADAC (la mayor asociación automovilística de Europa) recomienda a los conductores de diésel rellenar el depósito de Adblue, especialmente si se deben recorrer muchos kilómetros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sigue leyendo en Renting Finders

Entradas relacionadas

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

O llámanos tú al
91 078 39 50

Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h