Glosario de términos

Sistema de refrigeración

El sistema de refrigeración es muy importante para cualquier tipo de vehículo ya que sin él, el motor puede explotar. Cabe recordar que el motor convierte la energía térmica en energía mecánica. La misión del sistema de refrigeración es que no se sobrecaliente el motor, así como mantener la temperatura de los lubricantes para que no se pierdan sus características.

Tipos de sistemas de refrigeración

  • Por aire: se usa en las motos y en algunos modelos de coche como Porche, Chevrolet o Volkswagen y vehículos grandes. Evita que el motor se sobrecaliente mediante una banda que va acoplada a la polea del cigüeñal. Esta mueve la polea del ventilador para que llegue el aire hasta las aletas de los cilindros del motor. Asimismo, el termostato controla la posición de las mamparas para regular el aire. Cuando el aire enfría el motor, una parte se expulsa y la otra pasa al radiador, donde se enfría y se reinicia el ciclo.
  • Por líquido: también se ha denominado termosifón y es el sistema más empleado por la mayor parte de los motores actuales. La banda que se acopla a la polea del cigüeñal mueve la polea de una bomba, que tiene como cometido que el líquido refrigerante recorra el circuito de refrigeración. Tras pasar el motor y absorber el calor que se genera en la cámara de combustión, el líquido caliente va al radiador, donde un ventilador genera una corriente de aire que lo enfría. En el caso de que el motor funcione por debajo de la temperatura de operación, el termostato bloquea el líquido refrigerante hacia el radiador. Sin embargo, este continúa circulando por los circuitos que componen el motor con el objetivo de mantener una temperatura homogénea.

Problemas habituales en el sistema de refrigeración

  • Incremento excesivo de la temperatura: esto suele deberse a una apertura del termostato, bien por suciedad en las aletas del radiador o porque el conducto se encuentra obstruido. Otra posible causa es que haya un problema con el ventilador o que haya un desgaste de la bomba refrigerante.
  • Pérdida de líquido refrigerante: suele deberse a una fuga en la bomba, bien en el eje o bien en la unión. También puede ser causado por una perforación en el radiador, por una rotura del manguito o algún tipo de problema en las juntas. A veces, el causante es el propio motor, que debido a algún problema en la culata, consume en todo el refrigerante.
  • El líquido refrigerante y el aceite del motor se mezclan: cuando la junta de culata no aísla correctamente la cámara de combustión, puede dar origen a perforaciones en el bloque motor o a generar problemas en la camisa de los cilindros. El aceite puede mezclarse con el líquido refrigerante, alterando sus prestaciones.

Qué hacer para evitar las averías

  • No forzar el motor para que este no se sobrecaliente.
  • En los viajes largos, parar cada dos horas para que el motor se enfríe.
  • Prestar atención al indicador de temperatura del motor ubicado en el salpicadero.
  • Si se detecta que el motor se sobrecalienta, acude a un taller porque puede haber un fallo del circuito de refrigeración.

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

    O llámanos tú al
    91 078 39 50

    Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
    Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h