Eva / 4 abril 2020

Todas las claves sobre las etiquetas ambientales de la DGT

Las etiquetas ambientales de la DGT constituyen un sistema para clasificar los vehículos de acuerdo a sus emisiones. De esta manera se determina su eficiencia energética y su impacto sobre el medioambiente. Esta iniciativa surge del Plan Nacional de Calidad del Aire y Protección de la Atmósfera 2013-2016.

La DGT (Dirección General de Tráfico) establece esta clasificación a partir del análisis de los perfiles del parque de vehículos español. El objetivo es obtener la información necesaria para discriminar positivamente a los vehículos más respetuosos con el medioambiente.

El uso de las etiquetas ambientales no es obligatorio en el ámbito nacional por parte de la DGT. Sin embargo, los Ayuntamientos de Madrid y Barcelona sí lo demandan, ya que cuentan con ZBE (Zonas de Bajas Emisiones) cuyas restricciones se basan en la clasificación de los vehículos según su impacto medioambiental. No contar con este distintivo puede suponer sanciones de hasta 150 euros en Madrid y 100 euros en Barcelona.

Las claves sobre las etiquetas medioambientales de la DGT

¿Qué objetivo tienen las etiquetas medioambientales?

La DGT ha considerado conveniente estimar el volumen de partículas y gases contaminantes que emiten los vehículos a la atmósfera. De esta manera puede evaluarse el impacto sobre la calidad del aire en grandes ciudades como Madrid y Barcelona.

Durante nueve años consecutivos (2010-2018) Madrid ha rebasado los límites legales de dióxido de nitrógeno (NO2). La legislación europea establece el valor límite horario de NO2 en 200 µg/m3. Una de las medidas ante esta situación es la activación del Escenario 3 del Protocolo de actuación para episodios de contaminación por dióxido de nitrógeno para evitar el deterioro atmosférico por emisiones. Al alcanzarse niveles de 180 µg/m3 de NO2 durante dos horas consecutivas, se activa el nivel de preaviso.

Antes esta situación, se necesita la implementación de políticas como el uso de las etiquetas medioambientales cuyo objetivo es:

  • Discriminar positivamente a los vehículos más respetuosos con el medioambiente.
  • Ser un instrumento para orientar políticas municipales relacionadas con la restricción del tráfico en episodios de contaminación.
  • Promover el uso de nuevas tecnologías por medio de beneficios fiscales y de movilidad urbana. 

Medidas derivadas de la implementación de las etiquetas ambientales

Algunas de las acciones derivadas del uso de los distintivos medioambientales que benefician a los vehículos de bajas emisiones:

  • Permiso de circulación por el carril bus-VAO para los vehículos con etiqueta Cero, incluso con un solo ocupante. 
  • Disfrutar de zonas de estacionamiento regulado especiales dispuestas por el Ayuntamiento de Madrid para los vehículos Cero emisiones.
  • Libre circulación por Madrid Central para los vehículos con etiquetas Cero, Eco y B. Los coches sin distintivo ambiental de quienes no sean residentes ya no pueden circular ni acceder a plazas de garaje privadas.

¿Quiénes no pueden optar por una etiqueta medioambiental?

Debido a sus limitaciones tecnológicas y al alto nivel de emisiones de gases que producen, los siguientes vehículos no son considerados vehículos limpios y no pueden acceder al uso de la etiqueta medioambiental:

  • Todos los vehículos de gasolina matriculados antes del año 2000.
  • Los turismos y las furgonetas ligeras de gasolina matriculados antes de enero de 2001.
  • Las motos de todos los modelos anteriores a 2003.
  • Los vehículos de gasolina con más de 8 plazas y los vehículos pesados matriculados antes de 2005.
  • Todos los vehículos diésel anteriores a 2006.

Tipos de etiquetas ambientales de la DGT

La DGT ha diseñado cuatro categorías para los distintivos medioambientales de los vehículos, que señalan su impacto medioambiental a través de una codificación por colores. Con esta estrategia se clasifica el 50% del parque de vehículos más eficiente. Esta clasificación de la DGT establece niveles de eficiencia en una escala de mayor a menor.

Etiqueta Cero

La Etiqueta 0 emisiones es de color azul e identifica los vehículos más eficientes. Comprende los coches de tecnología avanzada y menor nivel de emisiones contaminantes que son: 

  • Eléctricos de batería (BEV).
  • Eléctricos de autonomía extendida (REEV).
  • Eléctricos híbridos enchufables (PHEV) con una autonomía de 40 km.
  • Vehículos de pila de combustible (FCEV).

Etiqueta Eco

La Etiqueta Eco es de color azul y verde y pertenece a los vehículos híbridos, de gas o ambos, de mayor eficiencia:

  • Eléctricos enchufables con una autonomía inferior a 40 km.
  • Híbridos no enchufables (HEV).
  • Vehículos propulsados por gas natural comprimido (GNC), gas natural licuado (GNL) o gas licuado del petróleo (GLP) que cumplan con los criterios de la etiqueta C.

Etiqueta C

La Etiqueta C es de color verde y comprende los vehículos de combustión interna ajustados a los últimos parámetros de emisiones de la normativa Euro:

  • Turismos y furgonetas ligeras de motor de gasolina matriculadas a partir de enero de 2006.
  • Turismos y furgonetas ligeras de motor de diésel matriculadas a partir de septiembre de 2015. 
  • Vehículos pesados y de más de 8 plazas, con motor de gasolina o diésel, matriculados desde 2014.

Etiqueta B

La Etiqueta B es amarilla e identifica los vehículos con motor de combustión interna, que no cumplen con las últimas especificaciones de la normativa EURO pero si las precedentes:

  • Turismos y furgonetas ligeras de motor de gasolina matriculadas desde el 1 de enero de 2001.
  • Turismos y furgonetas ligeras de motor de diésel matriculadas a partir de 2006.
  • Vehículos pesados y de más de 8 plazas, con motor de gasolina o diésel, matriculados desde 2006.

Cómo adquirir una etiqueta medioambiental

La DGT implementa un sistema de dotación de etiquetas medioambientales al parque automovilístico español estimado en 32 millones de unidades. Al principio se distribuyeron de forma gratuita, pero actualmente hay que pagar 5 euros para realizar el trámite en línea. En el caso de los vehículos nuevos la etiqueta es solicitada por el concesionario o gestoría.

Se puede adquirir la etiqueta con el permiso de circulación y el DNI del propietario del vehículo. Una vez comprobado el derecho a portar una etiqueta medioambiental, se puede comprar la pegatina en los siguientes sitios:

  • En cualquier oficina de Correos.
  • En los talleres de la CETRAA (Confederación Española de Talleres de Reparación de Automóviles y Afines).
  • En la red de Gestores Administrativos.
  • A través de la página web de la DGT con el apoyo del servicio de Correos, que realiza el envío de la etiqueta medioambiental al domicilio correspondiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sigue leyendo en REnting Finders

Entradas relacionadas

top