En qué casos no te cubrirá el seguro a todo riesgo

Seguro a todo riesgo: 11 casos donde esta póliza no te cubrirá los daños

Tanto si tienes un coche nuevo como uno de segunda mano, contratar un seguro a todo riesgo es la opción más recomendable y completa. De hecho, el objetivo de esta póliza es ayudarte a pagar la reparación o el reemplazo de tu vehículo.

Generalmente, un seguro a todo riesgo te cubre en casos de daños por incendio, caída de objetos como árboles, granizo, etc., desastres naturales como huracanes, tornados, etc., desorden civil o vandalismo. También puede cubrir los supuestos en los que el vehículo sea robado. 

No obstante, existen ciertas excepciones en la cobertura del seguro. Por ejemplo, es usual que la póliza no te cubra las reparaciones del coche si el conductor se encontraba en estado de ebriedad; asimismo, tampoco te cubrirá si la ITV está caducada o no se ha aprobado. A continuación te contamos en qué casos el seguro a todo riesgo no te cubrirá los daños. 

Las mejores ofertas de Renting Furgonetas

Estrena coche nuevo con nuestro renting

Opel Combo Life 1.5 TD Edition Plus
desde 397 € mes / IVA incl.
Renting Finders Opel Combo Life Edition Plus Furgoneta 5 Plazas Manual Blanco
Más información
Fiat Doblò Cargo Combi N1 SX 1.6 Multijet
desde 422 € mes / IVA incl.
Renting Fiat Doblò
Más información
Fiat Ducato 35 L2H2 Multijet
desde 529 € mes / IVA incl.
Renting Fiat Ducato 33 l2h2
Más información

1. Conducir en estado de ebriedad

Ninguna empresa de seguros cubrirá las reparaciones del coche si sucede un accidente mientras el conductor está ebrio. Asimismo, tampoco las cubrirá en caso de haber consumido drogas o algún tipo de sustancia que altere el las capacidades de reacción y buena conducción. 

2. Daños a mala fe (intencionales)

Los seguros a todo riesgo tampoco cubren aquellos daños que se hayan hecho con mala intención; es decir, las averías que hayan sido ocasionadas por el asegurado de forma voluntaria o por una conducción temeraria. 

Por esta razón, las aseguradoras cuentan con investigadores que se cercioran de que la falla o el daño del coche sean consecuencia de un accidente o inconveniente no intencional. 

3. Demasiada gente dentro del coche

Es importante no pasar por alto el límite máximo de pasajeros que pueden viajar en el coche, ya que un seguro a todo riesgo tampoco nos cubrirá los daños si excedemos el límite permitido de pasajeros. ¿Cuál es el límite de pasajeros de tu coche? Siempre viene marcado por el número de plazas disponibles. 

Este supuesto incluye aquellos accidentes en los que los pasajeros viajan en el maletero, en la zona de carga de una furgoneta o camión o en la caja abierta de las camionetas tipo pick-up.  

4. Morosidad 

Si tienes algún retraso en el pago de la póliza, el seguro tampoco te cubrirá el accidente o avería; por ello es importante mantenerse al día y evitar endeudarse. Ten en cuenta que, con un coche de renting, el seguro a todo riesgo está siempre al día, por lo que no tienes nada de que preocuparte en caso de accidente o avería.

5. Choques con vecinos o familiares

En ocasiones, las aseguradoras no cubren los accidentes que se generaron entre familiares o vecinos, ya que se pueden considerar como intención de fraude. En estos casos, ninguna de las empresas de seguros (es decir, tanto la del culpable como la del afectado) querrán hacerse responsables. 

6. Conductores menores de 25 años

Las compañías de seguros suelen ser un poco quisquillosas con los conductores muy jóvenes; de hecho, es probable que exijan pólizas más altas o que ni siquiera deseen brindar el servicio. 

Por esta razón, muchos usuarios deciden asegurar el vehículo a nombre de otra persona, pero esto no es una buena idea, ya que si el conductor que sufrió el accidente es menor de 25 años y no figura en la póliza, la aseguradora podría no hacerse cargo de los daños. 

7. Circular sin haber pasado la ITV 

Pasar la Inspección Técnica de Vehículos es obligatorio a partir de los cuatro años de vida del coche. En caso de no aprobar la inspección o circular con ella caducada, se puede incurrir en multas y otras penalizaciones; por ejemplo, el seguro puede negarse a cubrir el accidente o la avería si la ITV no fue aprobada. 

8. Participación en carreras legales o ilegales

Si deseas participar en carreras legales, como pruebas en circuito o rallies, debes solicitar un seguro específico, el cual se encargue de cubrir estas actividades. Un seguro a todo riesgo no te cubrirá los daños que puede sufrir tu coche si participas en estas carreras, y mucho menos si se trata de carreras ilegales. 

9. Modificación no comunicada del coche 

Si piensas realizar una modificación a tu vehículo, ya sea a nivel estético o mecánico, es importante que se lo notifiques a la empresa de seguros. De lo contrario, puede que se niegue a cubrir los daños; como mucho, accederá a cubrir las piezas originales del coche. Si deseas tunear tu vehículo, puedes solicitar un seguro específico para coches tuneados. 

10. Omisión del deber de socorro en un accidente

En caso de accidente, se debe atender a los posibles heridos, ya que huir del lugar de la colisión está penado por la ley. Además, las aseguradoras no cubren los daños si el culpable huyó del accidente; no obstante, sí cubrirán los daños a terceros. 

11. Accidente en un mar o lago

Si tu vehículo cae a un lago o al mar por negligencia al conducir, tampoco podrás contar con la ayuda de la aseguradora. Asimismo, si vas a transportar el coche en un barco o ferry, la responsabilidad del vehículo queda en manos del seguro de la embarcación, no del seguro propio.

Como puedes ver, los seguros a todo riesgo cuentan con varias excepciones. Es importante que estés al tanto sobre todas ellas y que revises detenidamente el contrato antes de firmarlo. Además, recuerda conducir con prudencia para que puedas aprovechar la póliza correctamente en caso de accidente o avería. 

Esperamos que este post te haya sido de utilidad, y si estás leyendo esto porque acabas de tener un accidente o el coche te ha dejado tirado, recuerda mantener la calma y contactar primero con los servicios de emergencias en caso de que haya heridos en la vía. Si no es el caso, ponte en contacto con tu aseguradora. 

También queremos recordarte que si contratas un coche de renting tienes un seguro a todo riesgo sin franquicia garantizado, y no tendrás que preocuparte por pasar la ITV ni asumir los gastos de accidentes, averías, visitas al taller, recambio de piezas y hasta cambios de neumáticos. Disfruta de la conducción libre de preocupaciones y con la tranquilidad de un seguro completo y todos los servicios cubiertos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sigue leyendo en Renting Finders

Entradas relacionadas

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

O llámanos tú al
91 198 75 45

Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h