Glosario de términos

Cristalización de los neumáticos

La cristalización de los neumáticos es un proceso que hace que los neumáticos se endurezcan, pierdan elasticidad, y con ella la adherencia a la superficie. Los neumáticos cristalizados afectan la conducción y ponen en peligro la vida de los ocupantes del coche y la seguridad de otros.

Los neumáticos son el único contacto entre el vehículo y la carretera; si no tienen un agarre adecuado se incrementa el riesgo de sufrir accidentes graves.

Efectos negativos de la cristalización de los neumáticos

La falta de adherencia es el efecto negativo más importante; sin embargo, hay otros efectos de la cristalización de los neumáticos que pueden influir negativamente en tu conducción:

  • Aumenta la distancia de frenado, pues los neumáticos tardan más en responder al comando.
  • Se incrementa el uso de combustible.
  • La dureza de los neumáticos aumenta las vibraciones del coche en movimiento.
  • Se ve comprometida la precisión en la dirección del vehículo, por lo que es posible que ante superficies mojadas aumenten las posibilidades de aquaplaning.

¿Por qué se produce la cristalización?

La cristalización de los neumáticos no es fácil de descubrir, debido a que no hay cambios detectables a simple vista. Sin embargo, la cubierta disminuye su agarre y se vuelve más rígida.

Algunos factores que influyen en la cristalización de los neumáticos son:

  • Exposición a altas temperaturas.
  • Exposición prolongada a zonas húmedas.
  • Exposición prolongada a la radiación solar.
  • Exposición prolongada en la intemperie.

Aunque la mayoría de los factores son ambientales, el paso del tiempo también es responsable de la cristalización de los neumáticos.

¿Cómo reconocer unos neumáticos cristalizados?

Si sospechas que los neumáticos de tu coche han sufrido cristalización, puedes comprobar su estado con este simple truco: aprieta con la uña de uno de tus dedos el dibujo del neumático. Sabrás si se encuentra en perfecto estado si la goma sigue blanda. Si no puedes hundir la uña y la goma se encuentra endurecida, deberás hacer un cambio de neumáticos con la mayor brevedad posible.

Si aplicando este método aún tienes dudas, la consulta a tu mecánico de preferencia será la solución. Cada fabricante señala una presión adecuada para el neumático en el dibujo de cada rueda. Aunque el caucho que recubre la rueda no tiene fecha de caducidad, sus propiedades disminuyen con el paso del tiempo. Los expertos recomiendan que cada cinco años todos los neumáticos del coche sean revisados por un mecánico. Ten en cuenta que no es posible recuperar un neumático una vez que se ha cristalizado. Lo recomendable y más seguro es sustituirlo por uno nuevo

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

    O llámanos tú al
    91 078 39 50

    Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
    Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h