Glosario de términos

Trócola de coche

En el contexto automotriz, una trócola se refiere a una polea. Las poleas son discos con una ranura en el borde donde se coloca una correa, también conocida como correa trapezoidal o correa de transmisión. 

Estas poleas son parte del sistema de accesorios del motor de un automóvil y están diseñadas para transmitir energía a varios componentes como el alternador, el compresor del aire acondicionado, la bomba de dirección asistida, entre otros.

La trócola más comúnmente mencionada en el contexto del automóvil es la polea del cigüeñal. 

Las mejores ofertas de Renting SUV

Estrena coche nuevo con nuestro renting

Kia Stonic 1.0 T-GDi MHEV iMT Concept
desde 330 € mes / IVA incl.
Renting Kia Stonic 1.0 T-GDI Concept MHEV Sin Entrada
Más información
Citroën C4 Puretech 130 S&S 6v
desde 363 € mes / IVA incl.
Renting Citroën C4 Puretech 130 S&S 6v Sin Entrada
Más información
Nissan Qashqai DIG-T MHEV 4×2 Acenta 5P
desde 376 € mes / IVA incl.
Renting Nissan Qashqai DIG-T 103kW MHEV 4×2 Acenta Sin Entrada
Más información

¿Cómo funciona y para qué sirve la polea del cigüeñal?

La polea del cigüeñal está conectada directamente al cigüeñal del motor. Cuando está en funcionamiento, el cigüeñal gira, y esa rotación se transmite a la polea. Esta, a su vez, transfiere esa energía a través de una correa a los accesorios del motor, como el alternador, el compresor del aire acondicionado, la bomba de dirección asistida y, en algunos casos, la bomba de agua.

Vale destacar que esta polea también cumple una función de equilibrio. Al estar ubicada en el extremo del cigüeñal, ayuda a mantener el equilibrio y la estabilidad del mismo en su rotación, reduciendo las vibraciones y mejorando el rendimiento general del motor.

Existe un error común al utilizar el término «trócola» para referirse a las juntas homocinéticas. Las juntas homocinéticas, o CV (Constant Velocity) joints en inglés, son los componentes ubicados en los ejes de transmisión que conectan las ruedas con la salida del diferencial. 

Estas juntas permiten que los ejes de transmisión se muevan en diferentes ángulos sin perder la transferencia de potencia. Las juntas homocinéticas no son poleas, pero son esenciales para la transmisión eficiente de la potencia del motor a las ruedas.

¿Para qué sirven las juntas homocinéticas?

Las juntas homocinéticas permiten transmitir la potencia del motor a las ruedas mientras se adaptan a los cambios de ángulo y movimiento de la suspensión. Estas juntas están ubicadas en los extremos de los ejes de transmisión, que son los componentes que transfieren el par motor desde el diferencial a las ruedas. 

Una de las principales ventajas de las juntas homocinéticas es que mantienen una velocidad de rotación constante entre el eje de transmisión y la rueda, incluso cuando el ángulo del eje cambia debido al movimiento de la suspensión o el giro de las ruedas al tomar curvas. Esto es importante para garantizar una transmisión de potencia suave y sin vibraciones.

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

O llámanos tú al
91 198 75 45

Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h