Raquel / 28 diciembre 2020

¿Cómo afecta el estrés y el cansancio nuestra seguridad al volante?

El ajetreo de la vida cotidiana nos mantiene constantemente ocupados y llenos de tareas, y en más de una ocasión a todos nos ha sucedido que hemos tenido que conducir cansados o estresados. Pero esto es algo que debemos evitar, ya que a la larga no solo puede perjudicar nuestra salud o seguridad, sino que incluso podría ocasionar un accidente de tráfico. 

De hecho, los estudios muestran que un 30% de los accidentes viales ocurren por causas vinculadas al cansancio del conductor. También se sabe que la falta de descanso (junto con la deshidratación) puede reducir hasta un 50% la atención frente al volante. 

Hay que tener en cuenta que, cuando estamos frente al volante, debemos estar muy atentos y con todos nuestros sentidos bien enfocados; sin la concentración adecuada, cualquier despiste nos podría generar un buen susto. A continuación te contamos cómo el estrés y la fatiga afectan nuestra conducción y te damos algunos consejos para evitar esta situación.

¿Qué efectos tienen el estrés y el cansancio en nuestro cuerpo cuando conducimos?

  • Mayor probabilidad de distracción: cuando estamos cansados, se ve afectada nuestra capacidad de concentración. Para una conducción óptima, es elemental que nuestros niveles de atención estén al máximo de su capacidad; de esta forma evitamos accidentes de tráfico. 
  • Disminución de nuestras capacidades motoras: el cerebro se ve potencialmente afectado cuando no ha podido descansar lo suficiente, lo que perjudica nuestras habilidades corporales y sensoriales al momento de estar frente al volante. 
  • Al estar distraídos, ya sea por falta de sueño o cansancio, también se ve afectada la capacidad de la mente y el cuerpo para reaccionar frente a eventos imprevistos. Durante la conducción, podría suceder que no veamos un bache, animal o persona a tiempo o cualquier otro obstáculo que se presente en el camino, por lo que reaccionar a tiempo es vital.

¿Cuáles son los factores que nos generan cansancio y estrés? 

Aunque la mayoría de las personas concuerdan en que estar cansado frente al volante es peligroso, un 80% de los conductores admiten haber conducido en estado de somnolencia o fatiga. Esto sucede porque se trata de un fenómeno común, que puede deberse a varios factores:

  • Mala gestión del descanso y pocas horas de sueño: muchas personas afirman que no duermen lo suficiente antes de conducir, ya sea por cuestiones de trabajo, insomnio, problemas personales o simplemente por falta de tiempo. Este factor es una pésima combinación con la conducción, pues se sabe que la falta de descanso afecta considerablemente nuestras habilidades motoras.
  • Deshidratación: pocas veces se le presta la atención necesaria a la hidratación, la cual es fundamental para que nuestro cuerpo y mente se mantengan activos y alerta. Es común al conducir, y sobre todo en viajes largos, descuidar la ingesta de agua, por lo que muchas personas se deshidratan. Para evitar esto, te recomendamos tener siempre a mano un envase con agua fresca en el coche y beber con frecuencia.
  • Excesos de comida o alcohol: puede suceder que, aunque hayas dormido lo suficiente, de todas formas experimentes fatiga mientras conduces. Es probable que esto se deba a que estás consumiendo alimentos muy pesados antes de iniciar tu viaje. Otro factor que puede generar sueño o fatiga durante la conducción consiste en el consumo de alcohol, que incluso en dosis pequeñas puede alterar nuestros niveles de atención. Es preferible no consumirlo antes de sentarnos frente al volante.
  • Estrés por exceso de trabajo o problemas laborales o personales: además de los factores que nos generan cansancio, también destacan por lo mucho que influyen en la conducción, los los factores que nos causan estrés. Sin duda el estrés está vinculado con las responsabilidades y asuntos laborales, académicos o personales que afronta cada uno. Por ello, es recomendable no ponerse al volante en situaciones en las que estamos bajo presión, con prisas, muy estresados o pendientes de reuniones, llamadas u otros acontecimientos similares. Cualquier inconveniente como un atasco o conductor maleducado puede detonar enfados y estados de nerviosismo o furia. Antes de arrancar el coche, debemos concienciarnos de que durante todo el trayecto deberemos mantenernos tranquilos, alerta y concentrados únicamente en la carretera, sin mirar el móvil o pensar en otras cuestiones, que aunque nos puedan parecer urgentes y muy relevantes, no son prioritarias a la seguridad y vida propia y de la de los que nos rodean. 

¿Cómo podemos evitar el cansancio y el estrés al momento de conducir?

Teniendo en cuenta el punto anterior, a continuación te damos unos tips que te ayudarán a disminuir la fatiga y a estar más concentrado frente al volante:

  • Haz un horario: aunque no podemos anticipar eventos imprevistos, para evitar la somnolencia, te recomendamos que realices un horario. En él definirás aquellos días de la semana en los que debes conducir distancias más largas; esto te permitirá planificar las horas de sueño y descansar de forma adecuada antes de emprender la carretera. 
  • Realiza paradas siempre que puedas: en caso de que debas recorrer distancias largas, lo mejor es que realices paradas que te permitan tomarte una bocanada de aire fresco y estirar las piernas. La práctica más usual es detenerse por lo menos cada dos horas. 
  • Evita el consumo de alcohol y comidas pesadas: antes de iniciar la conducción, procura alimentarte con alimentos nutritivos y saludables, los cuales te llenen de energía y no te produzcan sueño. Igualmente, no ingieras ningún tipo de alcohol. Si has bebido, lo mejor es que pidas un taxi, Uber o Cabify, o que alguien más conduzca en tu lugar. 
  • Mantente hidratado: como ya hemos mencionado anteriormente, es conveniente tener siempre en el coche un recipiente (o varios, dependiendo de la distancia) con agua fresca. Esto te mantendrá mucho más enfocado durante la conducción.
  • Practica una actividad relajante: es muy difícil lidiar con el estrés y las preocupaciones diarias, pero un truco que puedes aplicar consiste en tener un pasatiempo relajante que te ayude con el estrés. Por ejemplo: salir a caminar a un parque, dibujar, escuchar música… Aunque no lo creas, este pequeño gesto te ayudará a reducir las preocupaciones y a mantenerte más enfocado cuando vayas a conducir.

Elige un buen vehículo

Para asegurar una conducción segura y mantenerse tranquilo y concentrado al volante, es fundamental contar con un vehículo con el que nos sintamos cómodos y que nos transmita seguridad. Conducir un coche que puede averiarse en cualquier momento o que nos ha dado sustos en el pasado, es un elemento extra de estrés. Si tu coche está en buen estado, no estarás distraído ni tendrás que prestar atención a cada ruido o indicio menor de falla o avería. 

Actualmente cuentas con servicios de renting para particulares, lo que te permite acceder a un coche de calidad que se adapte a tus necesidades. En Renting Finders encontrarás muchos modelos y marcas de coche, los cuales sin duda garantizarán una conducción óptima y cómoda. 

Además, con un contrato de renting también cuentas con la ventaja de ahorrarte impuestos como el de matriculación o de circulación, gastos de mantenimiento y seguro, e incluso tendrás incluidos varios cambios de neumáticos. 

Como puedes ver, hay muchas formas de disminuir o evitar el cansancio y el estrés al volante. Recuerda que es muy importante tomar precauciones antes de emprender un viaje, pues de lo contrario tu seguridad y la de los demás puede verse seriamente afectada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sigue leyendo en REnting Finders

Entradas relacionadas