Roberto / 27 abril 2020

Las distracciones más comunes al volante entre los españoles

Muchas veces nos exponemos a distracciones mientras conducimos que pueden ser la causa de peligrosos accidentes en carretera. Desviar nuestra atención por breves segundos de la vía puede poner en riesgo nuestra vida y también la de los demás. Esto es tan cierto que la DGT ha determinado que más de un 30% de los accidentes ocurren por una distracción durante la conducción, y esa no es una cifra baja. 

Algunos estudios han comprobado que si circulamos a 100km/h, en tan solo un segundo de distracción recorremos una distancia de unos 28 metros. En ese tiempo-distancia podemos perder el control de nuestro vehículo, desviarnos de la vía o chocar con otros coches, por ejemplo. Y habría que tener en cuenta los daños materiales o las pérdidas humanas que podría haber como consecuencia. 

Por su parte, el estudio “Emotional Driving 2019: Españoles al volante, distracciones y uso del móvil”, establece que más de 3 de cada 4 conductores españoles (76,98%) declaran que se suelen distraer cuando conducen. Continúa leyendo y sabrás cuáles son las distracciones más peligrosas al volante.

Sin duda, la mejor manera de saber qué cambios realizar para ser un mejor conductor es conocer cuáles son las distracciones más comunes al volante. Así que veamos a continuación cuáles son las que más afectan a los españoles durante la conducción, para así hacer un proceso de concienciación y contribuir a la seguridad vial. 

Las distracciones más comunes al volante

El uso del móvil y otros dispositivos

Entre las distracciones más comunes al volante está el teléfono móvil, hasta 9 de cada 10 pérdidas de concentración tienen que ver con el uso de estos dispositivos mientras se conduce. Y te preguntarás, ¿qué puede hacer un conductor en la vía con un móvil? 

Más del 80% de los encuestados en el estudio Emotional Driving antes mencionado, señaló que usan el móvil mientras conducen para buscar información, leer y escribir mensajes, leer noticias, hacer fotos o grabar videos. 

Estos dispositivos constituyen distracciones de reciente data y absolutamente innecesarias. Lo más recomendable es avisar a las personas con quienes conversamos de que vamos a conducir, ser prudentes y no utilizar el móvil mientras estamos al volante. 

En el mismo estudio se hace referencia a la percepción de seguridad, 1 de cada 4 españoles, un 22,42% de los conductores perciben (y llegan a creer que es cierto) que pueden desviar la atención de la carretera al teléfono sin correr peligro. En el caso de los más jóvenes, aseguran que llegan a desviar la atención hasta 3,55 segundos, esto equivale a recorrer más de 100 metros a ciegas si se va a una velocidad de 100km/h.

Lo cierto es que casi 1 de cada 4 españoles, asegura haber tenido algún incidente menor o haberse llevado un susto por alguna distracción con el móvil mientras iban al volante, mientras un 2,18% reconoce haber tenido un accidente grave por esta causa.

Manejar otros dispositivos durante la conducción, como puede ser el navegador, el reproductor de música o el climatizador, suponen también una distracción al volante, por lo que es recomendable programarlos antes de iniciar la marcha.

El consumo de alcohol y drogas

El alcohol y las drogas son capaces de alterar nuestra capacidad mental para conducir, por lo que no pueden ser consumidos por quienes tengan la responsabilidad de guiar un vehículo. Sin duda, su consumo es una de las distracciones más comunes al volante, y aunque las leyes son claras al respecto, es sorprendente el gran número de conductores que se detectan diariamente en controles de rutina bajo los efectos de estas sustancias.

Los medicamentos también pueden afectar de esta forma, así que ante cualquier receta médica es importante leer el prospecto y consultar al médico si estamos capacitados para conducir después de su consumo.

Cansancio y fatiga

No solo las distracciones anteriores son las más peligrosas, ya que conducir cuando se está cansado o fatigado puede afectar a nuestros reflejos o capacidad de reacción ante un imprevisto en la carretera.

En caso de notarse cansado, es conveniente tomar un descanso antes de retomar la marcha, hacer tantas paradas como sean necesarias e incluso alternarse el turno al volante.

Otro tipo de distracciones

Cualquier actividad que signifique desviar la atención del volante puede ser peligrosa, por inocente que parezca: comer, beber, fumar o el clásico de maquillarse mientras se conduce. Buscar los cosméticos en la bolsa o colocarse el labial mirándose en el retrovisor mientras se trata de mantener la atención en la vía puede generar un accidente innecesario. Lo mejor es hacerlo antes de arrancar o una ves llegado al destino.

También los acompañantes pueden ser causa de distracciones, un niño que pide agua o un copiloto que discute acaloradamente, por ejemplo. En el caso de los niños, lo ideal es detenerse en un espacio seguro para resolver la situación que se presente, y los adultos deben ser responsables y recordar que el conductor debe estar atento a la vía y no puede tener distracciones.

Respecto a los animales, la DGT establece que deben ser transportados con el sistema de retención para animales adecuado según la normativa, y separado del conductor, ya sea dentro de un transportín, tras una rejilla o con un arnés de seguridad homologado.

Otras causas de accidente son los desperfectos mecánicos, el desconocimiento de las normas de circulación y la ausencia de los elementos de seguridad requeridos. 

¿Es posible reducir los accidentes de tráfico?

Ciertamente, es posible reducir los accidentes de tráfico a la mitad solo con ser más responsables. Ahora ya sabemos que es lo que más afecta a los españoles al volante, veamos algunos ajustes que todos los conductores deben hacer para que los reflejos y la concentración estén siempre a tono:

  1. No utilizar el móvil ni ningún dispositivo mientras se conduce.
  2. No consumir drogas ni alcohol.
  3. No manejar si se está cansado o fatigado.
  4. Evitar cualquier distracción externa.
  5. Mantener el coche a punto.
  6. Redoblar la atención hacia los peatones y los ciclistas.
  7. Cumplir con los sistemas de seguridad obligatorios.
  8. Elegir las vías en mejor estado y más seguras.

La mayoría de las personas considera que lo que le motiva a conducir con prudencia es el miedo a tener un accidente, la responsabilidad de llevar pasajeros en el coche y pensar en su familia. Lo importante entonces es tomar conciencia de las distracciones más comunes al volante, y de la enorme responsabilidad que tienes como conductor al conducir un coche.

Sigue leyendo en REnting Finders

Entradas relacionadas

top