Eva / 4 julio 2020

Los motores diésel podrían dejar de ser contaminantes

¿Sabías que tu coche diésel podría estar contaminando hasta mil veces más de lo normal? Los motores diésel se encuentran en el centro de la polémica debido a las cada vez más restrictivas normas en torno a las emisiones de sustancias contaminantes. Un informe ha puesto de manifiesto que, en algunos momentos, un motor diésel de última generación es capaz de contaminar hasta mil veces más de lo normal.

Esta es una de las muchas razones por las que los diésel están viviendo un verdadero declive, tras años de popularidad. Incluso, las administraciones están trabajando para que su utilización sea más racional, y para colmo, cada cierto tiempo se rebelan ciertas irregularidades en el funcionamiento de los propulsores diésel, que los coloca en una posición mucho más delicada de la que ya están.

El nuevo sistema de inyección que podría salvar a los diésel
Two young repairmen in workwear standing by car engine and consulting websites for maintenance information

Cabe recordar, que Europa puso fecha de caducidad de los coches diésel más contaminantes en ciudades como Roma y París para el año 2024, y en Madrid para el año 2025. Los vehículos diésel tendrán prohibida su circulación en estas ciudades.

Afortunadamente, no todo son malas noticias, ya que recientemente se ha desvelado que el funcionamiento de un mechero podría salvar a los motores diésel y hacer que éstos dejaran de ser contaminantes. Esta posibilidad de contaminación cero haría de los diésel un nuevo rival a batir por los coches eléctricos.

El nuevo sistema de inyección que podría salvar a los diésel

Cumplir con la normativa medioambiental ha dado lugar a múltiples investigaciones en torno a la reducción de emisiones de óxido de nitrógeno en el sector automovilístico, para evitar así las multas correspondientes. Entre ellas, destaca la investigacion del Centro de Investigación de Combustión de los Sadia National Laboratories, donde se está desarrollando un nuevo sistema de inyección por conductos denominado Duct Fuel Injection o DFI. 

El funcionamiento de este nuevo sistema de inyección se basa en la lógica de un mechero o quemador Bunsen. De este modo, el inyector no coloca el gasoil en un punto abierto del cilindro para su combustión, sino en un tipo de precámara circular desde la cual entra en el cilindro a través de varios conductos radiales. Con este cambio la mezcla es más homogénea y la combustión más dispersa, rápida y eficaz.

Dicho de otro modo, este nuevo sistema lleva a cabo una combustión previa del combustible antes de que éste llegue al cilindro, en lugar de que el inyector introduzca el combustible en el cilindro y la compresión provoque que el diésel se inflame. Esto significa un gran paso para eliminar la emisión de partículas y sentaría las bases para eliminar las emisiones de NOx.

Ventajas del nuevo sistema de inyección diésel

Esta investigación tiene como objetivo la reducción de las emisiones, sin tener en cuenta el consumo de combustible. Según las pruebas realizadas, mediante este sistema se puede llegar a reducir a la mitad el porcentaje de las partículas expulsadas al aire, y en el mejor de los casos, eliminar totalmente este tipo de emisiones. Otra ventaja de este sistema de inyección es que podría reducir la temperatura de la combustión, reduciendo así la emisión de NOx.

En resumen, las ventajas de este novedoso sistema de inyección son un mejor rendimiento de los motores diésel y una reducción e incluso desaparición de las emisiones de partículas y de NOx. Sin duda, se trata de un gran avance que puede alargar la vida del diésel e incluso, quizás, convertirlo en una de las tecnologías más limpias, junto con los coches eléctricos.

Sigue leyendo en REnting Finders

Entradas relacionadas

top