Roberto / 28 julio 2020

Tecnología híbrida: los coches más recomendables para tiempos de crisis

Está claro que los futuros compradores de coches se andan planteando qué tipo de vehículo comprar. Cada vez se escucha más hablar de los vehículos eléctricos, es decir, coches que funcionan con un motor eléctrico y coches que usan pila de combustible de hidrógeno. Pero aún parece que queda un poco lejano que estas opciones se asienten.

Coches híbridos vs eléctricos

Una de las razones por las que aún hay que esperar para adquirir un coche de renting eléctrico es que los fabricantes están trabajando para ofrecer mayor autonomía, así como para mejorar los tiempos de recarga y crear puntos de carga rápida o, lo que es lo mismo, invertir en la infraestructura de recarga de vehículos.

A día de hoy, los fabricantes siguen lanzando nuevos modelos de coches eléctricos para cumplir la normativa europea en lo que a emisiones contaminantes se refiere. Sin embargo, la mayoría de estos vehículos no están hechos para todos los bolsillos, ya que su precio es demasiado elevado.

Vehículos híbridos: los coches más recomendables para tiempos de crisis

De cualquier forma, los datos económicos hablan por sí solos. En época de bonanza, las ventas de vehículos 100% eléctricos representaron un 1% del total de las ventas. No obstante, los coches de motor de combustión actuales son menos contaminantes que hace unos años, aunque siguen siendo una solución menos ecológica que los coches híbridos.

Estos son los motivos por los que la tecnología híbrida parece que es la más adecuada y asequible hoy en día, para los compradores de vehículos que buscan cumplir con las normativas medioambientales cada vez más restrictivas.

Tipos de vehículos híbridos

Híbrido

El coche híbrido, también llamado híbrido no enchufable, es la opción más asequible, un vehículo cómodo y fácil de conducir. Se trata de una tecnología híbrida auto recargable, con el que las frenadas y retenciones facilitan la recarga de una pequeña batería de hasta 2 kWh con una autonomía de entre 1 y 3 km. Cuenta con un motor eléctrico que puede mover el coche con el térmico apagado, gastando cero combustible.

En zona urbana, este vehículo permite realizar un recorrido con el motor apagado la mitad del tiempo, ya que entre semáforo y semáforo se puede circular en modo eléctrico. Esto lo convierte en una opción muy interesante para reducir tanto consumo de combustible como emisiones contaminantes.

Durante 20 años, Toyota ha sido líder del mercado en coches híbridos con su modelo Toyota Prius. En la actualidad, otros fabricantes también se han sumado a producir vehículos de esta gama.

Híbrido enchufable

Si cuentas con un espacio donde poder recargar la batería del coche cada noche, la mejor alternativa es un híbrido enchufable. Este permite realizar entre 60 y 100 km en modo eléctrico, en función del modelo de coche. Cuando se acaba la carga de la batería, entra en funcionamiento el motor de gasolina o diésel del vehículo.

Los coches híbridos eléctricos tienen como objetivo obtener la etiqueta 0 de la DGT para poder moverse por la ciudad con libertad en cualquier momento, además de poder obtener ciertas ventajas en el aparcamiento e incluso de circular por carril bus, según la ciudad.

Semihíbrido

Si buscas un coche con un precio menor y un nivel de emisiones reducido, puedes decantarte por un sistema “mild hybrid” o sistema suave. Esta tecnología permite optimizar la gestión del sistema eléctrico. Además, el consumo de combustible se reduce entre medio y un litro por cada 100 km recorridos, dependiendo del modelo de coche.

A diferencia del híbrido convencional, este sistema no es capaz de arrancar el coche o moverlo, sino que funciona de asistente del motor térmico. Esto quiere decir que no tiene tanta potencia como para ser capaz de llevarlo en solitario. Eso sí, no hay que enchufarlo para recargar la batería, como en el caso del híbrido enchufable.

Ventajas de la tecnología híbrida

La tecnología híbrida presenta una serie de ventajas para los conductores, que se pueden resumir en:

  • Menor consumo de combustible.
  • Reducción de emisiones contaminantes.
  • Conducción silenciosa y suave en modo eléctrico.
  • No hace falta recargar la batería, excepto en el caso de los híbridos enchufables.
  • Menor coste.

En conclusión, la mayoría de los fabricantes ofrecen vehículos híbridos, que son más accesibles que los eléctricos y menos contaminantes que los modelos de combustión. Mientras tanto, siguen trabajando en la mejora de la autonomía y el coste de sus modelos eléctricos.

Sigue leyendo en REnting Finders

Entradas relacionadas

top