Raquel / 11 noviembre 2020

5 inventos que pueden parecer modernos pero no lo son

Basta con mirar cualquier coche salido este año al mercado para comprobar que incorporan muchos dispositivos y avances de tecnología punta. El despliegue tecnológico de la industria automotriz está integrando novedades constantemente, y aunque muchos de estos inventos puedan parecer modernos, sus orígenes datan de fechas no tan recientes. Nos referimos, por ejemplo, al GPS o a las cámaras traseras. 

Estos avances de los vehículos enfocados al confort y la seguridad de los usuarios se han ido incorporando a nuestro modo de vida. En consecuencia, no es de extrañar que avances que produzcan bienestar al conducir sean requeridos cada vez más por los conductores, razón por la que las compañías de renting actualizan las flotas con los mejores coches de renting para particulares a fin de cubrir estas expectativas.

En los siguientes apartados descubriremos 5 inventos que no son tan recientes y cuyos predecesores ya han cumplido muchos años.  

El GPS tiene su origen en la navegación

El GPS o Sistema de Posicionamiento Global (siglas del inglés, Global Positioning System) permite establecer con gran precisión la ubicación de cualquier objeto en la Tierra.

El “Iter Avto”, su antepasado, no requería asistencia satelital como sí lo requiere el actual GPS. El aparato apareció en los años treinta, su inventor fue un italiano de nombre desconocido que ingenió un lector de mapas de papel enrollados que iban mostrándose a medida que el coche avanzaba.  

Para que el innovador aparato se sincronizase con el avance del vehículo, se conectó al velocímetro, y el mecanismo interno hacía girar un cilindro dentro de la consola con el mapa adecuado. De esta forma el sistema mecánico actualizaba la posición del coche a medida que avanzaba el recorrido.

Este asistente de conducción pionero ocupaba en el salpicadero, lugar destinado en los coches actuales a las pantallas táctiles. Cuando el conductor requería ubicarse en el lugar, consultaba aquel mapa en movimiento.

El inconveniente del uso de este aparato era que si el conductor se desviaba o tomaba otra carretera, debía detener el vehículo y sustituir manualmente el cilindro de ese mapa por otro, ubicar el sitio donde se encontraba y así poder seguir aprovechando la asistencia del rudimentario implemento de navegación. Un procedimiento ciertamente más complejo que la consulta del GPS, no hay duda.

El coche eléctrico, un invento más antiguo de lo que aparenta

Aunque hace algunos años el coche eléctrico pudiera parecernos un concepto sacado de los episodios futuristas de las series de ciencia ficción de los setenta, hoy en día son una realidad de la vanguardia tecnológica de coches. Ahora bien, su origen no es tan reciente, dado que es el primer automóvil desarrollado, habiendo prototipos eléctricos anteriores a los de diésel y gasolina. 

Existen divergencias a la hora de determinar quién fue el inventor del coche eléctrico. No obstante, sucedió en el siglo XIX. Aunque la fecha es incierta, entre los años 1832 y 1839, el escocés Robert Anderson desarrolló el primer vehículo eléctrico puro. Ya más próximo al siglo XX, en 1880, el francés Gustave Trouvé ensambló un motor eléctrico Siemens con un triciclo y una batería.

Otra versión se inclina por atribuirle el primer coche eléctrico al británico Thomas Parker, quien inventó un modelo en 1884. Sin duda avanzó mucho en la iniciativa, al producir estos vehículos eléctricos en su empresa Elwell-Parker.

La cámara trasera, un dispositivo futurista 

La cámara trasera en un comienzo fue un detalle lujoso de los coches, pero hoy constituye un asistente fundamental para el conductor. La incorporación de la cámara trasera en los coches a partir del año 2001 fue el paso que propulsó nuestra cultura audiovisual tan contemporánea.

A muchas personas les sorprende saber que ya en 1956 el ingeniero estadounidense Chuck Jordan la había incluido en su “concept car” de ese año, el Buick Centurion XP-301. El gran angular de esta cámara trasera enviaba las imágenes a la pantalla de 4×6 pulgadas, ubicada en el salpicadero.

La primera pantalla táctil para coches 

Cuando vemos los catálogos del equipamiento de los coches más recientes resalta la presencia de las pantallas táctiles. Estos implementos multifunción pueden controlar y monitorear diversas operaciones del vehículo. La tecnología LCD (siglas del inglés Liquid Cristal Display) ha hecho posible su desarrollo y utilización.

Aunque pueda parecer un candidato improbable a incluir en nuestra lista de inventos que son menos contemporáneos de lo que aparentan, te sorprenderá saber que hizo su debut hace más de 30 años. El Buick Riviera del año 1986 incorporó el “Graphic Control Center”. Dicho dispositivo consistía en un aparato de televisión catódica en blanco y negro, que permitía controlar funciones básicas de la radio o el aire acondicionado.

Otro antecedente todavía más remoto es la pantalla plana de 8 centímetros de grosor que inventó el ingeniero norteamericano William Ross Aiken. Aunque su desarrollo fue en la década de los 50, el rechazo de RCA y General Electric, líderes del mercado de televisores, relegaron este invento por atentar contra su tecnología de tubos de rayos catódicos.

Equipos de música dentro del coche

Escuchar música mientras se conduce es un concepto que forma parte de la cultura contemporánea. Sin embargo, la incorporación de equipos de música en los coches ocurrió de forma temprana.

Cuando no existía un puerto USB, Apps, Bluetooth y ni siquiera un cable para conectar reproductores de música, se apelaron a soluciones temerarias. Los diseñadores de los años 50 insertaron un tocadiscos en el salpicadero. Tales fonógrafos creados por Columbia complementaban los modelos de coches de Chrysler, DeSoto o Dodge.

El conductor podía disfrutar del sistema instalado en la parte delantera del coche. Dispuesto en un compartimento desplegable, bastaba con pulsar un botón para abrirlo y, luego ajustar el volumen con un control.

En cuanto a la calidad del sonido, el plato giratorio dejaba a capricho de los baches del camino o de las curvas muy cerradas los saltos del vinilo. Habría que esperar algunos años para mayores desarrollos en la tecnología y poder disponer con sistemas menos vulnerables en los coches. Echando la vista atrás y conociendo estos antecedentes de la tecnología de punta para los coches, podemos entender cómo su desarrollo ha sido el producto de superposiciones de unos inventos sobre otros. ¿Qué nos deparará la tecnología del futuro?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sigue leyendo en Renting Finders

Entradas relacionadas

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

    O llámanos tú al
    91 078 39 50

    Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
    Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h