GLosario de términos

Eléctrico

El coche eléctrico es aquel vehículo impulsado por la energía almacenada en las baterías recargables incluidas en su diseño. Estos coches se impulsan con la fuerza generada por un motor alimentado por electricidad. Este motor transforma la energía eléctrica en mecánica por medio de interacciones electromagnéticas.

El uso de coches eléctricos es una alternativa sostenible con el medio ambiente, ya que disminuye el nivel de emisiones de CO2.

Componentes de un coche eléctrico

Lo elementos más importantes que destacan en los coches eléctricos son:

  • Cargador: se encarga de absorber la electricidad de forma alterna o lineal desde la red. Luego, la convierte en corriente continua para lograr el objetivo primordial del cargador, que es poder cargar la batería principal.
  • Batería: las baterías almacenan la energía que luego es llevada, transportada o cedida al cargador, en forma de corriente continua. La batería es lo que alimenta el funcionamiento del coche eléctrico.
  • Conversor: el conversor funciona como un transformador de la tensión de corriente continua, generada por la batería principal. Esta corriente es la más utilizada para alimentar diferentes baterías auxiliares de 12V, que, a su vez, le dan energía a los diversos componentes electrónicos del coche eléctrico.
  • Inversores: son los encargados de llevar la corriente continua de la batería principal convertida en corriente alterna. Esto permite la alimentación del motor con corriente alterna y el funcionamiento del coche eléctrico.
  • Motor eléctrico: existen dos tipos de motores eléctricos, el de corriente alterna y el de corriente continua. El de corriente alterna se sustenta a través de la energía que genera la batería que se recarga de forma constante. En cambio, el de corriente continua funciona gracias a que se alimenta sin intermediarios de la misma batería y la agota, por lo que se debe recargar.

Tipos de recarga de coche eléctrico

Existen varias opciones para recargar un coche eléctrico:

  • Puntos de recarga convencional (230V): este tipo de recarga eléctrica funciona con la aplicación de diferentes niveles de potencia, lo que conduce a que la carga dure unas 8 horas.
  • Recarga semi-rápida: como su nombre lo indica, esta implica una carga rápida con una duración cercana a las 4 horas.
  • Recarga rápida: parecida a la anterior, pero tiene una mayor intensidad eléctrica; gracias a esto, en 15 minutos se puede cargar un poco más de 65% de la batería.

Ventajas de un coche eléctrico

En primer lugar, el nivel de emisiones de gases es muy bajo o incluso nulo durante su funcionamiento, por lo que no contaminan la atmósfera, se reduce el impacto medioambiental. Además, los vehículos eléctricos apenas hacen ruido y sus vibraciones son imperceptibles.

Por otro lado, los motores eléctricos se producen en serie, son más económicos y más simples que un motor de combustión. Un coche eléctrico carece de un motor de combustión y de un cambio de marchas tradicional por lo que las averías mecánicas son menores. Además, el mantenimiento de un coche eléctrico se reduce a una revisión de las baterías y los motores eléctricos cada cierto tiempo.Entre otras ventajas, también podemos destacar las ventajas fiscales, la posibilidad de circular por ciudades con zonas con restricciones sin problema o las facilidades para el aparcamiento.