GLosario de términos

Autonomía

La autonomía es la distancia, en kilómetros, que puede recorrer un coche antes de detenerse para repostar de nuevo, en coches de combustión para repostar combustible y en coches eléctricos para recargar la batería.

Para conocer la autonomía de un coche de combustión interna se divide la cantidad de combustible consumido entre la distancia recorrida con el vehículo. La autonomía puede variar en función del consumo, del recorrido y de la velocidad, por tanto, un depósito de mayor capacidad se traduce en una mayor autonomía.

La autonomía de un coche también está determinada por la relación entre el peso del depósito del coche y su peso total. En los coches eléctricos, el peso de los acumuladores influye en su autonomía. Además, la autonomía de un coche eléctrico también depende de factores como el terreno, la temperatura o la conducción.

Evolución de la autonomía vehicular

Los avances tecnológicos en los últimos años han dado lugar a la aparición de coches con funciones autónomas que liberan al conductor y tienen la capacidad de aparcar solos o de controlar la velocidad.

Por lo que, con la aparición de estos avances ha derivado en la creación de una clasificación para indicar el nivel de independencia de un vehículo, es decir, para medir la capacidad de conducción autónoma que tiene un coche. A continuación se describen los principales niveles de autonomía de un coche:

  • Nivel 0: el coche no tiene ningún tipo de control o sistema automatizado.
  • Nivel 1: los coches tienen velocidad de crucero, regulan la velocidad o asistencia para mantenerse en el carril, pero la mayoría de las acciones las realiza el conductor.
  • Nivel 2: este nivel se refiere a la automatización parcial, en los cuales los coches tienen el control de la conducción pero el conductor debe estar atento de igual forma a todo momento.
  • Nivel 3: se cuenta con un sistema de apoyo al conductor que detecta los cambios de carril de otros vehículos e identifica coches cercanos. Hablamos de automatización condicionada pero sin prescindir de la atención del conductor en todo momento.
  • Nivel 4: a partir de este nivel hablamos de automatización elevada; el vehículo puede circular sin requerir la atención constante del conductor e incluye un sistema de respaldo en caso de fallos.
  • Nivel 5: en este nivel no se requiere de conductor. Volante, pedales o palancas, el coche realiza todo y cuenta con un sistema de respaldo total en caso de fallos.

Con el paso del tiempo y las mejoras tecnológicas la gran mayoría de los coches disfrutarán de un nivel 5 de autonomía.

top