Glosario de términos

Carga

La carga eléctrica es lo que permite que un coche eléctrico adquiera movilidad. Para ello necesita de un punto de recarga y un cargador eléctrico, es decir, un sistema que comunique la corriente de red eléctrica con el vehículo. De este modo, podrá recargar su batería para tener autonomía y poder desplazarse.  

Los vehículos eléctricos están diseñados para que se puedan cargar en casa por la noche con una carga lenta. Sin embargo, a día de hoy, cada vez son más los coches que ofrecen la posibilidad de utilizar una mayor potencia para su recarga

Tipos de carga

Veamos a continuación los diferentes tipos de carga que existen:

Carga súper lenta

Esta es la recarga menos común. De hecho, existen poco puntos de este tipo. La intensidad de la corriente es de 10A o menos. Con esta potencia se necesitan de 10 a 12 horas para la recarga completa de un coche eléctrico con una batería de 25 kWh.

Carga convencional

A pesar de que también es un tipo de recarga lenta, es una de las más habituales. La intensidad y voltaje de la corriente es de 13A y 230V, similar a los de una vivienda. El tiempo de recarga de un coche eléctrico tendrá de media entre 6 y 8 horas. Esta es perfecta para una recarga por la noche, mientras el vehículo está en el garaje.

Se trata de la carga más sencilla porque no necesita ningún tipo de instalación. Además, cuenta con otra ventaja, la del ahorro eléctrico, ya que la demanda de energía es menor y, por tanto, se produce un menor gasto.

Carga semi-rápida

Para esta clase de recarga, sí es necesaria una instalación previa de una caja o wallbox. Esta última irá fijada en la pared y es capaz de proporcionar una potencia de hasta 7,3 kW. En cuanto al tiempo de carga, este será de 4 horas con una intensidad de 32 A y 230 VAC.

Carga rápida

Cuenta con una potencia que puede llegar hasta los 350 kW. La gran ventaja de este tipo de carga es la rapidez con la que el coche puede recargar la batería. En 15 minutos puede haber recargado hasta un 80% de la batería. Por el contrario, tiene la gran desventaja de que puede reducir la vida útil de las baterías. Además, requiere la instalación del cargador eléctrico que tiene un alto coste económico.

Carga ultra-rápida

Esta está aún en fase experimental. Únicamente se ha probado en prototipos de vehículos eléctricos. El tiempo de carga es de 5 minutos. Lo malo es que las baterías no aguantan las altas temperaturas de este tipo de recargas. Como consecuencia, la vida útil de las baterías de los coches eléctricos se ven reducidas.

Carga inalámbrica

Aquí los cargadores eléctricos se ubican en la calzada en forma de carriles. De esta manera, los coches recargan sus baterías mientras circulan por ellos. Su funcionamiento es similar a la carga inalámbrica de aparatos como cepillos eléctricos o teléfonos móviles, que emplean la inducción electromagnética para la carga de la batería. Aún no está extendido esta tipo de recarga para coches eléctricos, debido a que su coste es elevado.

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

    O llámanos tú al
    91 078 39 50

    Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
    Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h