Glosario de términos

Carga semi-rápida

El mercado del automóvil está mostrando un interés cada vez más creciente en los coches eléctricos. Esta tendencia viene impulsada por el desarrollo de una mayor conciencia medioambiental. Los vehículos eléctricos ofrecen ventajas al no emitir gases contaminantes y disponer de un combustible más económico.

Algo importante a tener en cuenta en este tipo de coches es la forma y disponibilidad de recarga de las baterías. Una de las opciones más demandadas es la carga semi-rápida, la cual requiere la instalación de un punto fijo de recarga o wall-box.

¿En qué consiste la recarga semi-rápida?

La carga semi-rápida de la batería se puede realizar en instalaciones trifásicas o monofásicas con una potencia elevada de 11 y 22 kW en un periodo de una hora y cuarto aproximadamente. Preferentemente, se practica en aparcamientos públicos, oficinas, centros comerciales y empresas, y en menor medida en viviendas particulares, donde normalmente se realiza la carga lenta.

El tipo de corriente utilizada puede ser alterna o continua, dependiendo del vehículo. Generalmente, la mayoría de los coches aceptan recarga rápida o semi-rápida en corriente continua. Algunas marcas como Renault y el Tesla S pueden emplear corriente alterna para realizar la recarga semi-rápida de 22 kW.

Cuando la recarga emplea corriente alterna monofásica a 230 voltios y 32 amperios, la demanda de potencia es de 7,4 kW. El tiempo estipulado para abastecer la batería es de unas 4 horas. Esta forma de recarga no requiere instalación trifásica y se hace en menos tiempo que la lenta.

Si la carga semi-rápida de la batería se realiza con corriente trifásica, las intensidades están entre los 16 amperios a 400 voltios (con una potencia de 11 kW) y de 32 amperios a 400 voltios (con una potencia de 22 kW). 

En el primer caso, la recarga se completaría en 3 horas, mientras que en el segundo se reduciría a una hora y media aproximadamente. Si bien el tiempo de carga se reduce al usar corriente trifásica en lugar de monofásica, la inversión para la instalación del sistema es bastante significativa.

Ventajas de la carga semi-rápida

La disponibilidad de un sistema de carga semi-rápida en casa permite el aprovechamiento de las tarifas nocturnas, más económicas. La inversión en la instalación se compensa con el menor tiempo de carga y con el aprovechamiento de los mejores horarios.

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

    O llámanos tú al
    91 078 39 50

    Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
    Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h