GLosario de términos

Wallbox

Wallbox hace referencia a los puntos fijos de recarga para los vehículos eléctricos. El término viene de la palabra compuesta por “wall” (pared) y “box” (caja) ya que suele tener aspecto de caja. Estos se colocan en la propia pared del garaje donde se va a realizar la instalación eléctrica.

El aparato recibe la energía de dicha instalación, bien en la vivienda o en un garaje. Gracias a los circuitos incorporados en el interior de la caja, se comunica la electricidad con la batería del coche eléctrico, permitiendo su recarga. El wallbox puede utilizarse en instalaciones eléctricas monofásicas y trifásicas.

Funciones del wallbox

  • Proteger contra las descargas eléctricas, así como los picos de tensión, mientras el vehículo eléctrico está recargándose. De este modo, se protegen las baterías de los coches.
  • Conocer el consumo eléctrico: miden la energía que se consume, para evitar sorpresas en la factura de la luz y también resolver posibles conflictos con la comunidad, si este está colocado en un aparcamiento comunitario.
  • Facilita programar procesos largos de recarga: se suele emplear cuando las tarifas eléctricas son más baratas.

Modelos de wallbox

  • Plug & Charge: son los más baratos del mercado y es un sistema de carga efectivo y sencillo. Se activa en cuanto se conecta el coche. Asimismo, se puede añadir un comando de actividad, por ejemplo para bloquear el acceso al cargador.
  • Cargadores inteligentes: son perfectos para aquellos lugares que cuentan con energía disponible limitada. Así, si el consumo de energía de un lugar es alto, la carga será lenta. Por el contrario, si el consumo es bajo, la recarga del coche eléctrico será más rápida.

Ventajas del wallbox

Por lo general, cuando se compra un coche eléctrico, el concesionario suele entregar un cargador que se puede conectar con un enchufe normal. Pero disponer de un wallbox va a permitir una serie de ventajas que un schuko o enchufe convencional, no.

  • Seguridad de la instalación: los enchufes domésticos tienen una potencia de 2,8 kW en una instalación monofásica doméstica. Si se recarga en un enchufe convencional, puede reducir la vida útil de las baterías. No obstante, el punto de recarga o wallbox cuenta con un sistema de protección para que esto no ocurra. Además, con un sistema trifásico, la carga es mucho más rápida que en un enchufe doméstico.
  • Ajuste de la intensidad de carga: el wallbox va a facilitar el poder adaptar la intensidad de carga, sobre todo cuando hay más dispositivos eléctricos conectados a la red eléctrica a la vez. Asimismo, si no hay dispositivos conectados, la carga es más rápida.
  • Mantenimiento de las baterías: al ser un tiempo de carga no muy largo y tampoco muy rápido, va a ayudar a que la vida útil de las baterías sea mayor.

Requisitos de instalación de un wallbox

  • Potencia mínima 4,6 kW: se recomienda tener contratada una potencia mínima de 4,6 kW, ya que una potencia inferior no dejaría utilizar el wallbox de manera eficiente.
  • Comunicación a los vecinos: si se va a instalar el wallbox en una zona comunitaria, será necesario hacérselo saber al presidente o al administrador de la comunidad.