Glosario de términos

Valvulina

La valvulina es un lubricante de elevada densidad que se emplea en las cajas de cambios. La función de la valvulina es mantener engrasado y operativo dicho componente de la transmisión. Este aceite no suele cambiarse de manera periódica, como ocurre con el líquido de frenos o el líquido refrigerante. 

Si se detecta una fuga de valvulina ha de actuarse con rapidez, con el fin de evitar una avería más costosa y compleja. De hecho, en la ITV o Inspección Técnica de Vehículos, una de las cuestiones que comprueban los técnicos es si la caja de cambios pierde valvulina y en qué cantidades. Si se detecta esta pérdida, puede considerarse falta grave. 

¿Por qué es tan importante estar pendiente de la valvulina?

El perder valvulina ocasiona un deterioro de las coronas de los cambios. Asimismo, el constante goteo repercute en el embrague, por lo que la única solución es la sustitución tanto de las coronas como del propio embrague.

Causas de la pérdida de valvulina

La fuga de este denso aceite puede ser por varias razones:

  • Demasiado aceite: no se debe sobrepasar el límite marcado como máximo para evitar las filtraciones en la salida de los ejes. Hay que tener en cuenta que la cantidad de este lubricante es mucho menor que la del aceite del motor.
  • Juntas deterioradas: entre las carcasas de la caja de cambios se ponen juntas con el fin de conseguir un compartimento estanco. Pero si estas juntas se deterioran, el lubricante puede escaparse. Lo peor es que la sustitución de estas juntas por otras nuevas conlleva el desmontaje del cambio.
  • Tornillos medio sueltos: el paso del tiempo y las vibraciones causadas por el movimiento en los desplazamientos pueden dar lugar a que los tornillos se aflojen. En este caso la solución es tan simple como ajustarlos.
  • Tapón: para comprobar el nivel de la valvulina hay un tapón que nos permite vaciarlo y llenarlo. El problema aparece si el tapón se ha colocado mal y se puede estar filtrando lubricante por el orificio. 

Síntomas para detectar la pérdida de valvulina

Existen dos modos de averiguar si se está perdiendo valvulina:

  • Manchas debajo del coche: el modo más sencillo es colocar cartones debajo del coche. De esta manera se puede observar fácilmente si aparecen manchas debajo del coche. El color de la valvulina no es tan oscuro como el del aceite. Además, posee un olor muy característico y desagradable. Recuerda al olor de los huevos podridos.
  • Ruidos al cambiar la marcha: otra manera que nos va a ayudar a detectar si los engranajes están perdiendo lubricación es si se escuchan ruidos al cambiar de marcha o es difícil cambiarla. Ambos síntomas nos están indicando que hay fugas. Una solución temporal para taponar estas pérdidas es utilizar un aditivo que se le añade a la valvulina.

¿Quieres saber más detalles?

Completa el formulario y te llamamos

    O llámanos tú al
    91 078 39 50

    Revisa nuestras preguntas frecuentes para más información
    Nuestro horario es de L-J de 9h a 20h y V de 9h a 18h